CLOSE
Follow 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Photography

Ayesha Malik: Retratos de los surrealistas suburbios californianos construidos en Arabia Saudita

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik
Words mor.bo

La fotógrafa Ayesha Malik se considera norteamericana de nacionalidad, paquistaní de herencia, y saudita de la educación. Pero en realidad es aramconesa. No, no busquen en el mapa: Malik ha pasado la mayor parte de sus 28 años en Dhahran Camp, una exclusiva comunidad cerrada donde los empleados del gigante saudita petrolero Aramco viven con sus familias.

Unas 10.000 personas viven en una comunidad de la mitad del tamaño de San Francisco; un oasis de callejones sin salida llenos de árboles, piscinas y tropas de scouts. Es un planeta que documenta maravillosamente en su nuevo libro Aramco: Above The Oil Grounds.

“Se parece a donde creciste, si creciste en una ciudad suburbana de Estados Unidos. Imagínate eso, pero también imagínate que está en plena Arabia Saudita, y de repente estás en otro planeta”.

Aramco produce unos 10,5 millones de barriles diarios de petróleo y tiene reservas estimadas en más de 260.000 millones de barriles, lo que la convierte en la mayor compañía petrolera del mundo. La compañía construyó el campamento de Dharhran poco después de su fundación en 1933 para alojar a empleados expatriados. Ofrece todas las comodidades de los suburbios, incluyendo canchas de tenis, de bowling y otros toques occidentales.

El padre de Malik consiguió un trabajo con Aramco en 1980 y la fotógrafa creció dentro de sus límites jugando fútbol y softbol, ​​refrescándose en la piscina después de la escuela y aprendiendo a conducir en el estacionamiento cerca de su casa, un privilegio negado a la mayoría de las mujeres de Arabia Saudita.

Nunca apreció lo inusual que era el lugar hasta que se mudó a Nueva York en 2007 para estudiar en la Parsons School of Design: durante sus visitas a casa, montaba su bicicleta a través de la comunidad, casualmente sacando fotos de cualquier cosa que le llamara la atención. Su padre se jubiló en 2012 y trasladó a la familia a la capital, Riyadh, pero regresó siete veces el año pasado para terminar el proyecto, en donde surrealistas fotografías revelan una comunidad insular en la intersección de dos culturas: un mundo en el que Malik todavía habita, incluso si ahora llama a Nueva York a su hogar.

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Aramco: Above The Oil Fields. Fotografía: Ayesha Malik

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 4
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 3
    WTF!
  • 1
    Me confunde