Los conciertos siempre son lugares míticos cuando estamos viendo a algunos de nuestros artistas favoritos: rodeados de tanta gente, la adrenalina fluye sin cesar y los sentimientos están a flor de piel, pues la emoción de escuchar nuestros temas preferidos en vivo tiene un encanto particular que no se compara con nada.

Sin embargo, mientras muchos disfrutamos del show con tranquilidad, hay gente que pierde los cabales y se deja llevar, pues su satisfacción no es sólo poder ver a los artistas: también los quieren tocar, abrazar o besar, y por eso a veces terminan corriendo al escenario en un intento por lograr su épico objetivo. Algunas veces lo logran, sí, pero la mayoría de las veces una multitud de hombres vestidos de negro los logran someter, y ese febril sueño queda roto a golpes.

Pero no siempre son los fanáticos los que atacan en el escenario: no, señor. Más de una vez algún famoso ha decidido subirse a una tarima cuando no le tocaba para, eh… hacerse sentir, y es por eso que esta lista de invasiones y ataques comienza con un momento icónico protagonizado por Kanye West.

1. Kanye West vs. Taylor Swift

En uno de los momentos más inolvidables de la historia de los VMAs, Kanye West interrumpió a Taylor Swift, quien estaba recibiendo el premio como Mejor Video Femenino por el tema You Belong With Me, ganándole al clip Single Ladies de Beyoncé. Un apasionado Kanye se apareció a la mitad del discurso para pronunciar las ahora legendarias palabras,
“Yo, Taylor, estoy feliz por ti y ya te voy a dejar terminar, pero Beyoncé tenía uno de los mejores videos de todos los tiempos.” Spoiler alert: Kanye tenía razón.

2. Un fan apasionado en Brasil casi le arranca la peluca a Beyoncé

Parece mentira, pero hasta Beyoncé tiene que enfrentarse a algunos fanáticos furibundos de vez en cuando. Hace un par de años mientras cantaba el tema Irreplaceable durante un show en Brasil, un fan la agarró de forma tan agresiva, que casi la tumba del escenario. Pero como si no hubiese pasado nada, Bey se levantó y siguió cantando como su nada hubiese pasado.

3. Adam Levine abre los ojos… y encuentra una película de terror

Al parecer a Adam Levine de Maroon 5 siempre le están saltando mujeres encima del escenario, pero una de las ocasiones más aterradoras fue en el 2015 cuando mientras cantaba con los ojos cerrados, una fan logró traspasar el cerco de seguridad y colgarse de su cuello. El cantante trató de quitársela de encima varias veces, y terminó con un rasguño en la cara.

4. La agorafobia no existe en el tour Saint Pablo

Uno de los elementos más espectaculares del tour Saint Pablo de Kanye West es la gran plataforma en conde el cantante canta en el medio del aire, casi desafiando la gravedad, lo cual haría pensar que cualquiera se desanimaría a tratar de subirse. Saben, miedo a las alturas, instinto de supervivencia y esas cosas. Pues no: la semana pasada un valiente fan trató de subirse a la estructura, y decir que su intento fue fallido es quedarnos cortos con la descripción.

5. Michael Jackson y un fan tienen un momento Titanic

En el año 1996, Michael Jackson hizo su tour Dangerous alrededor del mundo y durante su parada en Korea, uno de sus fans más temerarios terminó subiéndose con él a una plataforma desde la que cantaba Earth Song. El cantante sostuvo al chico durante un par de minutos para evitar que se cayera, pero apenas la plataforma llegó de nuevo al suelo, un equipo de seguridad se deshizo del fan en segundos.

6. ¿Y quién invitó a Lil Mama?

Una de las canciones más sonadas del 2009 fue sin duda Empire State of Mind, el dueto entre Jay Z y Alicia Keys, que ambos estuvieron interpretando en los VMA de ese año. En plena presentación, la rapera Lil Mama decidió darle su toque personal a la canción subiendo al escenario y cantando mientras Keys y Jay Z se preguntaban qué estaba pasando.

7. Una belieber vs. un piano vs. Justin Bieber

Seamos honestos: todos sabemos que las Beliebers son una especie única de fan en su intensidad, pero una de ellas tuvo un momento incomparable durante un concierto en el 2013, mientras el cantante estaba sentado en el piano. La chica no sólo terminó en el piso gracias al equipo de seguridad de Bieber, sino que también terminó volteando el piano. Pero no se preocupen: tanto Bieber como el piano siguieron sonando mágicamente sin problema alguno.

8. No te metas con Earl Sweatshirt

El rapero y miebro de Odd Future Earl Sweatshirt siempre ha mantenido un perfil bajo tanto en sus redes sociales como en sus shows en vivo, pero eso no significa dejarse abusar: el año pasado un fanático se subió al escenario y agaró al artista por detrás ganándose unos cuantos puñetazos del artista y su equipo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?