Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Politics

5 puntos claves que resumen la tensa crisis política que vive Myanmar con el golpe militar

Personas protestan contra el golpe de Estado ante la embajada de Myanmar en Bangkok, Tailandia. Fotografía: Athit Perawongmetha/Reuters
Words Carlos Turmero Reading 8 minutos

Febrero comienza movido y sacudido con la noticia de que un golpe de estado se llevó a cabo en Myanmar, gestado por los militares de la nación asiática, quienes detuvieron a la líder civil del país, Aung San Suu Kyi, y a muchas otras figuras importantes del gobierno. La líder Suu Kyi y varios ministros de estado están detenidos en la capital, Naipyidó, así lo afirmó un portavoz de la gobernante Liga Nacional para la Democracia, de acuerdo con CNN en Español.

A través de un mensaje televisado, los militares afirmaron que el ejército había tomado el control del país durante un año, con la entrega del poder al comandante en jefe, el general Min Aung Hlaing. La medida se produce después de meses de creciente fricción entre el gobierno civil y el poderoso Ejército, conocido como Tatmadaw, por supuestas irregularidades electorales.

Publicidad

La noticia desde luego que ha generado reacciones en diversas partes del mundo, debido a que diversos analistas señalan que esto se trata de un nuevo golpe a la democracia, teniendo en cuenta que Myanmar estuvo sometido a una dictadura militar de entre 1962 y 2011, cuando se inició la transición hacia la democracia. Por esta razón, quisimos hacer un resumen en cinco claves para entender la situación de la nación asiática.

¿Por qué se da el golpe de estado en Myanmar?

El anuncio, emitido por la televisión militar Myawaddy, citaba el artículo 417 de la Constitución del país, que permite a los militares tomar el mando en tiempos de emergencia. Los militares aseguraron que la crisis del coronavirus y el hecho de que el gobierno no pospusiera las elecciones de noviembre durante la pandemia eran las razones de la emergencia. Los militares redactaron la constitución en 2008 y conservan el poder en virtud de la carta en detrimento del gobierno democrático y civil. Human Rights Watch ha descrito la cláusula como un “mecanismo golpista en espera”, según reseña AP.

La constitución también reserva a los militares los principales ministerios del gabinete y el 25% de los escaños del Parlamento, una parte que limita el poder de un gobierno civil y descarta la modificación de la carta sin el apoyo militar.

En las elecciones de noviembre, el partido de Suu Kyi obtuvo 396 de los 476 escaños de las cámaras baja y alta del Parlamento. La Comisión Electoral de la Unión confirmó este resultado en su momento. Pero los militares, poco después de las elecciones, afirmaron que hubo millones de irregularidades en las listas de votantes de 314 municipios que podrían haber permitido a los votantes emitir varios votos o cometer otras “malas prácticas de votación”. Las elecciones del 8 de noviembre fueron apenas las segundas después de más de medio siglo de dictadura militar.

Los rumores de golpe comenzarona tomar fuerza el martes pasado, cuando el portavoz militar Zaw Min Tun se negó a descartar una toma del poder por parte del Ejército. Informaciones que tomaron fuerza en las horas siguientes luego de que el jefe del Ejército, Min Aung Hlaing, señalara en un discurso ante personal militar que la Constitución debería ser abolida si no se cumple, lo que se tomó como una amenaza velada.

¿Cuál es la reacción del gobierno derrocado?

Una declaración atribuida a Aung San Suu Kyi reseñada por The Guardian, indica que los militares estaban tratando de reimponer una dictadura. “Insto a la gente a que no lo acepte, a que responda y proteste de todo corazón contra el golpe de Estado de los militares”, decía el comunicado.

El lunes por la mañana, el portavoz Myo Nyunt declaró a Reuters que Suu Kyi, el presidente Win Myint y otros líderes habían sido “capturados” por los militares. “Quiero decirle a nuestro pueblo que no responda precipitadamente y que actúe de acuerdo con la ley”, dijo, añadiendo que también esperaba ser detenido. También, un legislador de la NLD, que pidió no ser identificado por temor a represalias, aseguró que otro de los detenidos era Han Thar Myint, miembro del comité ejecutivo central del partido, de acuerdo con France24.

Las telecomunicaciones

Las telecomunicaciones quedaron prácticamente paralizadas por la mañana y a primera hora de la tarde de etse lunes. En la capital, el acceso a Internet y al teléfono parecía estar bloqueado. Muchas personas del resto del país que aún podían acceder a Internet descubrieron que sus cuentas de redes sociales habían sido suspendidas temporalmente. La conexión de Internet padeció una caída al 75% de su capacidad habitual, según el observatorio NetBlocks, mientras que la televisión MRTV informó a través de Facebook que no podía iniciar su transmisión debido a problemas técnicos.

Un último reporte de la compañía informó que la coenctividad a internet en el país se había reestablecido en un 75%.

Se instalaron bloqueos de carretera con alambre de púas en toda Yangon, la ciudad más grande, y empezaron a aparecer unidades militares en el exterior de edificios gubernamentales como el Ayuntamiento.

¿Qué viene ahora para Myanmar?

Es complicado avizorar un futuro claro cuando se dan estos golpes de estados, más aún si tenemos en cuenta que la situación vivida con las telecomunicaciones a primeras horas de este lunes en el país, por lo que cualquier esfuerzo para organizar alguna respuesta política y de calle ante el golpe se haría de manera clandestina.

En tanto, testigos consultados telefónicamente por Reuters dijeron que soldados fueron desplegados fuera del ayuntamiento de Rangún y que vehículos militares recorrían la zona.

Los residentes acudieron a los cajeros automáticos y a los vendedores de comida, mientras que algunas tiendas y hogares retiraron los símbolos del partido de Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia, que suelen adornar las calles y las paredes de la ciudad. Los bancos de todo el país también fueron cerrados temporalmente, y las operaciones cesaron hasta que mejore la conexión a internet, según un comunicado de la Asociación de Bancos de Myanmar, de acuerdo con CNN en Español.

Las reacciones a nivel internacional

Tras conocerse la detención de la líder Suu Kyi, el Gobierno de Estados Unidos, aseguró que habrá represalias en caso de que Myanmar cambie de rumbo. “Estados Unidos se opone a cualquier intento de alterar el resultado de las elecciones recientes o impedir la transición democrática de Myanmar, y tomará medidas contra los responsables si no se revierten estos pasos”, indicó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado. 

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo en un tuit el lunes: “Condeno el golpe y el encarcelamiento ilegal de civiles, incluida Aung San Suu Kyi, en Myanmar. El voto de la gente debe ser respetado y los líderes civiles deben ser liberados”.

Australia pidió el lunes la liberación inmediata de Suu Kyi y otros líderes de alto rango que están detenidos por el Ejército. En un comunicado, Marise Payne, ministra de Relaciones Exteriores, dijo: “El Gobierno de Australia está profundamente preocupado por los informes de que el Ejército de Myanmar está tratando una vez más de tomar el control del país”.

“Las acciones de los militares muestran un absoluto desdén por las elecciones democráticas celebradas en noviembre y el derecho del pueblo de Myanmar a elegir su propio gobierno”, fue el comentario hecho por Brad Adams, director para Asia de la ONG Human Rights Watch, en un comunicado reseñado por CNN en Español. “Instamos a los gobiernos preocupados a que se pronuncien enérgicamente contra las acciones de los militares y consideren sanciones selectivas contra los responsables”.

Por su parte el secretario general de la ONU, António Guterres, a través de un comunicado de su portavoz expresó su “condena enérgica a la detención” de Aung San Suu Kyi, el presidente Myint y otros líderes políticos. De igual manera, Guterres, expresó “su profunda preocupación por la declaración del traspaso de todos los poderes legislativo, ejecutivo y judicial a los militares”, y valoró que “estos acontecimientos representan un duro golpe para las reformas democráticas”, del país asiático.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE