CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Perspectives

5 ideas dañinas que nos enseña el porno y que debemos desechar

No es ningún secreto que la pornografía es tremendamente irreal. Fotografía: The Daily Beast
Words mor.bo Reading 7 minutos

Hace unos días, Billie Eilish estuvo de invitada en el programa de radio de Howard Stern en Estados Unidos, en donde habló de su nuevo disco, sus luchas con el COVID-19 y de cómo sentía que si no se hubiera vacunado, el desenlace para ella quizás habría sido fatal. Sin embargo, en la conversación, Eilish sacó a la luz un tema que suele ser un poco tabú para muchos: el consumo de pornografía en Internet por parte de los niños. La cantante de 19 años confesó que comenzó a ver porno en línea cuando apenas era una niña. “Creo que el porno es una desgracia. Solía ver mucha pornografía, para ser honesta. Comencé a ver porno cuando tenía como 11 años”, porque pensaba que la hacía sentir “cool” y como si fuera “otro de los chicos”. “Creo que realmente destruyó mi cerebro y me siento increíblemente devastada por haber estado expuesta a tanto porno”, añadió, diciendo que sufrió pesadillas porque algunos de los contenidos que veía eran muy violentos y abusivos.

Lo peor quizás, es que cuando comenzó a ser sexualmente activa, esa influencia de lo que había visto en pornografía continuaba en su mente. “Las primeras veces que, ya sabes, tuve sexo, no decía que no a cosas que no eran buenas. Era porque pensaba que eso era lo que se suponía que me atraía”, dijo. Eilish, por supuesto, no es ni la primera ni la última, y mucho menos la única a la que le ha pasado esto. Si bien la pornografía a menudo se llama “material para adultos”, muchos de sus consumidores están muy por debajo de la edad legal. Un estudio de 2016 reveló que la mayoría de los jóvenes están expuestos a la pornografía a la edad de 13,2 años e incluso menos, y uno de 2020 demostró que aproximadamente el 45% de los adolescentes que consumieron pornografía lo hicieron en parte para aprender sobre sexo. De manera similar, uno de cada cuatro jóvenes de 18 a 24 años (24.5%) incluyó la pornografía como la más fuente útil para aprender a tener relaciones sexuales.

Publicidad

No es ningún secreto que la pornografía es tremendamente irreal y, a menudo, increíblemente tóxica, pero los resultados de la encuesta también mostraron que más de la mitad de los niños de 11 a 16 años (53%) y más de un tercio de las niñas de 11 a 16 años (39%) informó que creía que la pornografía era una representación realista del sexo. Cuando crecemos y tenemos más experiencia, nos damos cuenta de que esto es falso, pero aún así, muchas personas pasan el resto de su vida con su sexualidad marcada por lo que aprendieron viendo pornografía, y lo cierto es que esta está en todas partes, incluidos los lugares en los que no está. La estética de la industria del porno se encuentra en los rodajes de moda, en la publicidad, en las novelas literarias, en las películas de adolescentes. Está tan arraigada en nuestra mente, que comenzamos a olvidar lo que es real y lo que no lo es, creando mitos sobre la sexualidad que debemos eliminar para siempre. Hoy te contamos algunos de ellos.

1. Los cuerpos del porno no son el estándar en la vida real

Esto significa, por ejemplo, que los niños y jóvenes que ven pornografía están creciendo con la creencia de que las mujeres no tienen vello público y necesitan tener pechos grandes, mientras que los hombres necesitan penes grandes que duren erectos mucho tiempo, así como el pecho pulido necesario. Incluso si saben lógicamente que estas cosas no son ciertas, son tan difíciles de ignorar como cualquier otro estándar de belleza. Algunos estudios también muestran que los jóvenes luchan por separar lo que es real y lo falso en la pornografía.

2. La única forma de ser bueno en el sexo es decir sí a cualquier cosa

Sí, estar abierto a nuevas ideas (dentro de lo razonable) puede ayudar a desarrollar una vida sexual satisfactoria. Pero hay una diferencia, por supuesto, entre estar dispuesto a escuchar nuevas ideas y decir que sí a literalmente cualquier cosa como en el porno: desde tríos hasta bondage y juguetes sexuales extraños, puede hacer que los jóvenes se sientan presionados a decir sí a todo. Hay que estar claro: los actores porno pueden disfrutar de lo que hacen en una escena determinada, pero también lo hacen porque están en el trabajo. Pero hay más que eso. Conocer tus propios límites (y límites sexuales) y ser honesto al respecto es saludable pues te deja sentirte cómodo y disfrutar más.

3. La penetración lo es todo

Si nos basamos en la pornografía, y la forma en que la mayoría de las actrices y actores porno parecen tener orgasmos gritando después de meros momentos de penetración (ya sea vaginal o anal), cualquiera podría pensar que la penetración es todo lo que hay en el sexo. También se podría pensar que si no se puede tener un orgasmo solo con una penetración, hay algo mal. Pero nada podría estar más lejos de la verdad: por ejemplo, el 75% de las personas con vagina no pueden tener un orgasmo solo con la penetración vaginal, y las que sí pueden, necesitan más de un minuto.

Publicidad

4. Un encuentro sexual exitoso implica recrear el Kama Sutra

Hay que recordar algo importante: cuando se rueda porno, por lo general se piensa en los ángulos de la cámara, y lo que se vea mejor en determinada posición. Así, vemos muchas rodillas en los hombros, gente de cabeza, y piernas en ángulos vertiginosos que nos hacen preguntarnos por qué a nadie le da un calambre. La respuesta es que todo lo que se ve está hecho para el espectador. En la vida real, las mujeres no se contorsionan sobre un tipo, ni los hombres hacen todas esas acrobacias. Esto es un alivio porque, francamente, ese tipo de esfuerzo físico no sería posible para muchos de nosotros.

5. El sexo violento es la norma

En el porno suele haber más violencia o escenas duras que en los encuentros sexuales de la vida real. En el caso de los estudios éticos, los intérpretes sexuales son profesionales que han consentido esas escenas y disfrutan haciéndolas, y son capaces de realizarlas con seguridad. Las escenas hardcore suelen representarse por la misma razón por la que se ve mucha violencia en las películas: a los espectadores les gusta ver algo intenso, rudo, crudo y fuera de su experiencia cotidiana. Además, puede ser un sustituto de la pasión, que en realidad es mucho más difícil de captar en una porno. Ver todo ese sexo duro en el porno puede dar a algunos espectadores la idea de que el sexo oral implica necesariamente gargantas profundas y penetraciones con puños, nada de lo cual es ni remotamente necesario para una buena experiencia oral, y que no debería imponerse a una pareja no dispuesta o desprevenida.

Publicidad

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña para un café para nuestro crew. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 11
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 19
    Lo amé
  • Me deprime
  • 5
    WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE