CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Mental Health

5 formas de desmantelar la cultura de las dietas

El mensaje de la cultura de las dietas es claro: para ser aceptado o digno, hay que ser delgado. Fotografía: Allure
Words mor.bo Reading 7 minutos

Diciembre es por lo general un mes de celebración, uno en donde las comidas y las bebidas para compartir tienden a ser el punto focal. Sin embargo, es también un mes difícil para quienes tienen una relación turbulenta con la comida. Tal vez hayas escuchado a un de tus amistades expresar preocupación porque “no puede controlarse” frente a ciertas comidas, o que incluso está a dieta para poder disfrutar de la cena navideña o de año nuevo. Eso sin hablar de que en enero volverá sin falta al gimnasio. Y lo cierto es que todos hemos dicho algo parecido a estas cosas. O al menos, las hemos pensado. Esto es la cultura de las dietas: la creencia de que la delgadez es uno de los objetivos más importantes (si no el más importante) de la vida, especialmente para las mujeres. La cultura de la dieta dice que la restricción severa, el ignorar las señales de nuestro cuerpo y el demonizar ciertos alimentos vale la pena e incluso debe ser alabado.

La cultura de las dietas enseña que la delgadez es un producto básico, el principal indicador de salud, y que está al alcance de todos, si uno se esfuerza lo suficiente. En última instancia, la cultura de la dieta nos engaña para que pensemos que nuestro valor proviene de cómo nos vemos, que no podemos confiar en nuestro cuerpo y que sentirnos así es normal. En su forma más severa, la cultura de la dieta conduce a la intimidación y la opresión de cualquier individuo que no cumpla con sus estrechos requisitos de salud, belleza y valor. El estigma del peso provoca un estrés perjudicial, una vergüenza corporal paralizante, falta de autoestima, depresión y trastornos alimentarios debilitantes y mortales. Todo esto para mantener una industria mundial de millones y millones de dólares cuya gasolina es nuestra vergüenza. El mensaje es claro: para ser aceptado o digno, hay que ser delgado.

Publicidad
Tu peso corporal no define tu valor como persona: 5 maneras de desmontar esta idea absurda

Y lo cierto es que no, no es “normal” andar por ahí con hambre voraz, odiando tu cuerpo y sintiéndote completamente desconectado de ti mismo. Así que si quieres tener un vida más feliz, reconocer que la salud no tiene peso ni talla, dejar de pensar en las calorías y dejar de sentirte culpable o superior en función de la comida que ingieres, estás en el lugar correcto. Hoy te damos algunos tips para dejar que la cultura de las dietas domine tu vida y tener una relación más saludable con tu cuerpo.

1. Rechaza la mentalidad de la dieta

Deshazte desde ya las cosas que te mantienen como rehén en la mentalidad de la dieta, como los libros de cocina bajos en calorías y la báscula. Deja atrás las dietas y las restricciones para siempre, y no te distraigas con la última dieta que viste en Instagram o TikTok. Deja de poner la pérdida de peso y la delgadez en un pedestal y de hacer girar tu vida en torno a su consecución en detrimento de tu salud y bienestar. Comprométete a detectar cuando vuelvas a hablar de dietas en situaciones sociales, y empieza a reconocer tus reglas alimentarias interiorizadas para poder practicar el abandono de las mismas.

2. Desafía el lenguaje que utilizas

Una vez que sepas cómo suena el lenguaje de la cultura de la dieta, empezarás a notarlo en todas partes. Evita el lenguaje que moraliza la comida, como bueno, malo, limpio, pecaminoso, tramposo, cheat day, etc. Evita relacionar la comida con el ejercicio, como “me gané este trozo de pizza”, “me merezco esta donut”, “necesito quemar este plato de pasta”. Jamás avergüences o degrades a las personas por sus elecciones de comida, como “los refrescos te matarán”, “el cardio es una pérdida de tiempo” o “creo que ya has comido suficiente”. Evita centrarte en juzgar el cuerpo de los demás con frases como “deberías pensar en perder algo de peso, me preocupa tu salud” o “te ves increíble, ¿as perdido peso?”. Además, también puedes desafiar con delicadeza a los que utilizan este lenguaje explicándoles lo problemático que es. Hagámosle caso a Jonah Hill.

3. Ahórrate los comentarios de “preocupación por la salud”

Todos tenemos derecho a buscar la alegría y a florecer en los cuerpos que tenemos; no deberíamos tener que cambiarlos para hacerlo, y ciertas personas no deberían pensar que está bien hacerle daño a quienes no tienen los cuerpos que ellos consideran “ideales” para hacerlos cambiar. Nadie debería tener que deshacerse de sí mismo para existir en público (o en Internet) sin comentarios. No puedes saber la salud de alguien por su aspecto, no tienes derecho a conocer el historial médico o el recorrido de salud de la gente y eres realmente malo con los límites si no puedes guardarte tus opiniones no solicitadas. La positividad corporal tiene que ver con el respeto. No de quién te parece atractivo ni de percepciones no solicitadas sobre la salud de otras personas. La positividad corporal se basa en la creencia de que todos los cuerpos merecen ser tratados con respeto, independientemente de su aspecto o de su funcionamiento. Si eso no es algo que crees que se debe hacer… simplemente admite que tu “preocupación” no tiene nada que ver con la salud. Simplemente no te gusta ver ciertos cuerpos.

Publicidad

4. Cultiva tu relación con la nutrición y el ejercicio como una forma de autocuidado

Deja ir tus prácticas anteriores arraigadas en la obsesión y el perfeccionismo en lugar del verdadero autocuidado. Si la idea de dar menos de 10.000 pasos al día te llena de miedo, es hora de dejar de usar el monitor de actividad. Si estás acostumbrado a que todas tus elecciones alimentarias se guíen por las calorías, deja de contarlas. Da prioridad a los alimentos y al movimiento corporal que te haga sentir bien en lugar de los alimentos y el movimiento que esperas que te hagan lucir de cierta manera. Una buena prueba de fuego es preguntarte: “¿Seguiría haciendo x cosa si supiera con certeza que mi cuerpo no cambiará como resultado?”.

5. Considera la alimentación intuitiva

La alimentación intuitiva es un enfoque creado en 1995 por las dietistas tituladas Evelyn Tribole y Elyse Resch. Se basa en 10 principios básicos, como honrar el hambre, desafiar a la policía de la comida y afrontar las emociones con amabilidad, gracias a los cuales dejas que tu cuerpo te guíe en qué y cuánto comer. Con la alimentación intuitiva, en lugar de comer de fuera hacia dentro, en lugar de seguir las reglas de una dieta, la gente aprende a utilizar sus señales físicas internas para decidir cuándo, qué y cuánto comer. Al desestigmatizar las elecciones alimentarias, la alimentación intuitiva te devuelve a tu propio cuerpo: la mayoría de las personas se han acostumbrado tanto a comer lo que deben y no deben comer, lo que es “bueno” y “malo”, que han perdido el contacto con lo que quieren y lo que les satisface. Reencontrarse con las señales naturales de hambre, los antojos y las necesidades de su cuerpo puede llevar tiempo, pero cuando la mentalidad de escasez de las dietas disminuye, también lo hace la necesidad de comer en exceso por miedo a no volver a comer algo.

Publicidad

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña para un café para nuestro crew. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • 1
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE