Durante buena parte de los años 90, un puñado de bandas del otro lado del atlántico lograron gobernar los oídos de los fanáticos musicales de todo mundo. Bajo la influencia de sus antepasados guitarreros pop como The Kinks y The Beatles, grupos como Blur, Oasis y Pulp se alzaron como un contraste directo a la escena grunge de los Estados Unidos en el momento, y llevaron la antorcha británica para una nueva invasión musical. Su reinado fue breve, con la etiqueta de britpop esfumándose a finales de los 90, y cuando Radiohead lanzó el disco OK Computer, estaba claro que los aficionados más fieros del britpop y del grunge dejaron a un lado las diferencias y siguieron a Thom Yorke y compañía hacia el futuro.

Pero 20 años después, la influencia del Britpop sigue siendo innegable. Y si bien es cierto que el grunge contaba con la leyenda de Nirvana y grupos como Pearl Jam, Soundgarden y Alice in Chains, la era dorada del britpop era irresistible.

“Si el punk nació para deshacerse de los hippies, ¡entonces nosotros nos encargaremos del grunge!”

Eso fue lo que dijo Damon Albarn en 1993 a NME, y esa fue justamente la atmósfera dentro de la que llegó Girls & Boys, el primer single de Parklife: llevando Fred Perrys en vez de camisas a cuadros; canciones que hablaban del estado del tiempo; cortes de pelo que recordaban a los mods de los 60; y un glamour, encanto, ingenio e ironía perfectamente ingleses que desafiaba a la angustia adolescente de Seattle.

Aunque tu corazón siga perteneciendo a Kurt Cobain, aquí una lista de divertidos argumentos que demuestran que la década de los 90 fue mucho mejor gracias al britpop.

1. Tuvo la mejor rivalidad musical de la década

Blur vs. Oasis

Fotografía: NME

Nadie sabe realmente cómo comenzó uno de los conflictos más intensos de la historia de la música, excepto que ambas bandas solían enviarle saludos a la otra cuando recibían premios. Como nadie supo si los saludos eran irónicos o no, comenzaron a decirse cosas en la prensa, y claro, las revistas musicales y diarios hambrientos de sangre comenzaron a provocar más conflictos con titulares. Las cosas se pusieron tan intensas que hasta Liam Gallagher dijo una vez que esperaba que Damon Albarn muriera de SIDA, pero tranquilos: su madre lo regañó de manera tal que debió disculparse públicamente por decir algo tan terrible.

2. Causó que esta portada con Brett Anderson existiera

Brett Anderson en la portada de Select

Fotografía: Select

Suede, al igual que las bandas de grunge, hacía música para los marginados, pero su estilo era más que de miseria de celebración, y con influencias de David Bowie, The Smiths y T-Rex, la banda creó un aura de glamour clase media que acompañaba a sus canciones pop sobre drogas, sexo terrible y apartamentos para pobres. Se hicieron muy famosos en los 90, y con esa popularidad, llegaron portadas como ésta. No hay suficientes emojis con ojos de corazón para describirla.

3. Se trajo Common People de Pulp

Sin duda alguna, una de las mejores agrupaciones de esta era fue Pulp, cuyo tema Common People se convirtió prácticamente en un himno, uniendo a los alienados con el público más mainstream. Condenando a quienes hacían ver la pobreza como algo glamoroso, este es el tema número 1 de cualquier lista esencial del britpop: aunque tiene un feeling un poco retro, es increíblemente divertida y muy inteligente.

4. Nos dio el soundtrack de Trainspotting

No importa a quién se lo preguntes: si vas a la calle y haces una encuesta en el bus sobre cuál es la mejore banda sonora de los 90, no hay chance de que alguien mencione a alguno que no sea el de Trainspotting. A menos que le preguntes a tu tía, quien probablemente es fan de Whitney Houston y mencione el de The Bodyguard. Con tracks de Underworld, Sleeper, Primal Scream, Elastica, Blur y Pulp se convirtió en uno de los mejores soundtracks de todos los tiempos.

5. Hizo que Brian Molko entrara en nuestras vidas

Brian Molko, 1997

Fotografía: Scarlet Page

¿Existe algún mejor argumento que él?

6. Nos regaló el video Bitersweet Symphony de The Verve

Seamos sinceros: ver a Richard Ashcroft caminar por las calles de Londres mientras cantaba el tema y se llevaba por delante a todo el mundo ignorando protestas, insultos y hasta gritos sin perder su camino fue prácticamente inspirador, y uno de los mejores videos musicales de los años 90.

7. El britpop siempre estuvo de mejor ánimo

Si bien es cierto que en más de una oportunidad Noel Gallagher reveló que después de escuchar Nevermind alteró varias canciones de Oasis, también es verdad que escribió temas como Live Forever para reflejar su deseo de ser visto como el opuesto absoluto de Kurt Cobain: “Recuerdo que Nirvana tenía una canción llamada I Hate Myself and I Want to Die, o algo por el estilo y me dije, ‘¿qué mierda es esa?’ No quiero tener gente deprimida en mis conciertos, drogados y diciendo que se odian y se quieren morir. Así que escribí Live Forever, que era algo diagonalmente opuesto a lo que estaban haciendo en el grunge.”

8. Hizo que nos enamoráramos de Justine Frischmann

Justine Frischmann

Fotografía: ElasticaOnline

En la retaguardia de una arena predominantemente masculina, Justine Frischmann fue algo así como un prodigio del britpop. Co-fundadora de Suede, Frischmann tuvo una relación con Damon Albarn durante siete años, y luego de su separación llegó el álbum 13 de Blur. Pero su mayor victoria fue la capacidad de su banda, Elastica, de superar a todos los hombres del género y triunfar en Norteamérica. Con un rostro casi sin género con un mínimo de maquillaje (cuando lo usaba), cabellos cortos y sueltos y un armario lleno de camisas para hombres, chaquetas de cuero y botas Doc Martens, Frischmann se adjudicó el título de reina del britpop.

9. El disco Parklife de Blur

Aunque para muchos Blur hizo sus mejores discos al final de su carrera, la banda estableció la supremacía del britpop como género con su álbum Parklife de 1994. Con singles poperos como Girls & Boys o con temas llenos de emoción como To the End, Damon Albarn y compañía hicieron uno de los álbumes más ingleses de la década.

10. Su influencia continúa

El britpop dejó un legado que, aunque no apreciado por muchos, sigue siendo creativo. Mezclando sonidos de los 60, hizo hincapié sobre las letras y en gente como Jarvis Cocker produjo un compositor de clase mundial, y la última gran estrella del pop británico verdaderamente carismática. También marcó la fusión de las culturas de la música rock y dance, como se ejemplifica con Chemical Brothers, Fatboy Slim y The Prodigy. Pero sobre todo, su humor, y calidez hacen que la nostalgia se sienta menos cliché, y que dos décadas se sientan como una. Gracias a ese género hoy tenemos a bandas como Travis, Coldplay, Bloc Party y Gorillaz, por tan sólo nombrar a algunas, cuyos sonidos a veces nos hacen recordar ese mundo musical breve y perfecto que existió en los 90.

Despues de leer, ¿qué te pareció?