Espera un poco!

No tienes nada aún.

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Lists Perspectives

Yayoi Kusama nos da 5 lecciones sobre la vida, el arte y la salud mental

Yayoi Kusama. Imagen: Artsy
Words mor.bo

La artista plástica Yayoi Kusama es sin duda alguna la reina japonesa de lunares y una maestra psicodélica y trippy del color: es una de esas artistas prolíficas que pueden hacerlo literalmente todo, ya sea pintura, escultura, instalación, cine, performance o moda. Durante su carrera, Kusama se ha convertido a sí misma en parte vital de sus obras de arte: su estilo es la personificación de moda y arte.

Su estilo es surrealista, expresionista abstracta, art brut e increíblemente vanguardista, y ha tenido el honor de exhibir en innumerables muestras alrededor del mundo junto a leyendas como Andy Warhol, George Segal o Claes Oldenburg, y además, ha tenido exhibiciones en el MoMA, el Whitney, y el Tate Modern, además de romper un récord de la casa de subastas Christie’s como la artista femenina viva de mayor valor (por unos USD $7.1 millones), al menos hasta la semana pasada, cuando Jenny Saville rompió la barrera de los USD $12 millones.

Sin embargo, no muchas personas están conscientes de que gran parte de su trabajo ha sido marcado por la obsesión y el deseo de escapar del trauma psicológico, y en un intento por compartir sus experiencias, crea mundos que sumergen al espectador en su visión obsesiva de puntos y redes, así como espacios que se reflejan en espejos hacia el infinito.

Cuando su negocio como comerciante de arte en Japón quebró, Kusama comenzó a experimentar graves problemas de salud mental e ingresó en un hospital japonés en donde ha vivido desde 1977. Desde entonces ha seguido creando arte, publicando novelas y escribiendo poesía en un estudio que mantiene cerca del hospital. Aunque viaja varias veces al año a sus exhibiciones alrededor del mundo, tiende a quedarse allí, donde se siente más segura.

Ya que hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, queremos destacar algunas lecciones de vida de esta icónica artista, que todos los días se enfrenta a la ansiedad, el miedo y el pánico, pero que logra transformarlo en algo increíble y hermoso.

1. No tengas miedo de expresarte a través del arte

Cuando tenía unos 7 años, Kusama comenzó a escuchar calabazas, violetas y perros hablando con ella. A menudo veía auras alrededor de objetos y estallidos de resplandor a lo largo del horizonte montañoso del pueblo donde vivía, y que hacía que los objetos alrededor de ella relampagaran y brillaran.

“Cada vez que me sucedían cosas como estas, me apresuraba a volver a casa y dibujar lo que acababa de ver en mi cuaderno de bocetos. Ponerlos sobre papel me ayudó a aliviar el shock y el miedo de estos episodios. Ese es el origen de mi arte”.

2. Dibujar un lunar puede salvarte la vida

En más de una oportunidad, Kusama ha revelado que sin su arte, probablemente se habría suicidado hace mucho tiempo, y se refiere a sus icónicos lunares como el poder más grande de su vida.

“Un día estaba mirando los patrones de flores rojas del mantel sobre una mesa, y cuando miré hacia arriba vi el mismo patrón que cubría el techo, las ventanas y las paredes, y finalmente por toda la habitación, mi cuerpo y el universo. Sentí como si hubiera empezado a borrarme, a girar en la infinitud de un tiempo interminable y en la absolución del espacio”.

3. Nuestros momentos más oscuros también pueden inspirarnos

El arte de Kusama refleja sus experiencias, ya sean alucinaciones, su obsesión por los puntos o su lucha por comprender la sexualidad. Sus alucinaciones se convirtieron en su serie Infinity Net; sus obsesiones con los puntos, la serie Obliteration Room; y su lucha con la sexualidad, la serie Accumulatons, demostrando que aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos.

“La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”.

4. No te tomes muy en serio

En 1948, Kusama abandonó su hogar para ingresar en la Escuela Municipal de Kyoto para las Artes, que estaba regida bajo el sistema japonés tradicional de Maestro y Discípulo, lo cual encontró no solo rígido y aburrido, sino axfixiante para su salud mental. Decidió crear por su cuenta, sin tomarse muy en serio a sí misma, y simplemente dejándose llevar por la inspiración y por el sentimiento de bienestar que le provocaba transformar su dolor en algo más grande que ella.

“Conviértete en uno con la eternidad, conviértete en parte de tu entorno. Quitate la ropa, olvídate de ti mismo y haz el amor. La autodestrucción es el único camino a tu propia paz”.

5. Nunca es tarde para crear

Yayoi Kusama cumplió 89 años de edad el pasado mes de marzo, y en sus exhibiciones más recientes, los visitantes que han tenido la fortuna de ver su obra, han podido incluso ver restrospectivas que abarcan hasta 70 años de su trabajo, lo que demuestra que todavía está haciendo arte de manera prolífica, algo admirable en alguien de su edad. ¿Cuántos de nosotros nos hemos lamentado de nuestra impotencia creativa una vez que cumplimos 25?

“Lucho contra el dolor, la ansiedad y el miedo todos los días, y el único método que he encontrado para aliviar mi enfermedad es seguir creando arte. Seguí el hilo del arte y de alguna manera descubrí un camino que me permitió  encontrar algo por lo que seguir viviendo. Me queda mucho por dentro. Creo que mi arte durará 500 años, 1.000 años y para siempre. Para mí, el arte es todo. Me esforzaré por crear obras de arte hasta que muera, con la esperanza de que mi trabajo continúe tocando los corazones de las personas, incluso después de que haya muerto”.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 10
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 34
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • 1
    Me confunde
Magazine SALE!

ISSUE #02

$5.000 $4.250
Limpiar