Este ha sido un año de grandes emociones para el director franco canadiense Xavier Dolan, que con tan sólo 27 años ya se ha convertido en una de las figuras más conocidas del cine actual, y una que no teme hacer películas con temas poco comunes o quizás controversiales. Luego de tener un paso casi perfecto en el Festival de Cine de Cannes, este año fue casi destrozado por la crítica por su filme Juste La Fin du Monde, pero eso eso no impidió que al final lograra llevarse el Gran Premio del Jurado.

Ahora, Dolan prepara lo que será su primera película en inglés con The Death and Life of John F. Donovan, en la que contará con un elenco impresionante: Kit Harington, Jessica Chastain, Natalie Portman, Susan Sarandon, Kathy Bates, Ben Schnetzer, Michael Gambon, Bella Thorne, Thandie Newton, Chris Zylka y Emily Hampshire, entre otros. Esta semana concedió una entrevista a Vulture, en la que habla de los críticos de Cannes, la importancia de la música en sus películas y de su amor incondicional por Kate Winslet.

“Kate Winslet me ha inspirado a convertirme en actor, director, diseñador de vestuario… me ha ayudado a crecer como artista y como ser humano de una manera que ella nunca sabrá. Cuando la vi en Titanic, tenía 8 años. Vi la película y me dije: ‘Oooh, mira eso’. Grandes ideas, ambición, más grande que la vida, me enseñó que no había límites para las cosas que uno podía soñar.”

De hecho, Dolan cuenta que desde los 8 a los 16 años, Winslet fue el rostro de sus sueños artísticos más salvajes y la representante de su adolescencia. Fue una influencia tan grande que lo definió como persona en muchos aspectos. Dice que todavía defiende Titanic “porque la gente es muy presumida” con respecto a la película. Incluso le escribió cartas a Leonardo DiCaprio durante años.

Es justamente ese deseo de darle su verdadero lugar a las cosas que muchos consideran cursi lo que lo impulsan a utilizar canciones en sus que muchos ven como tontas o poco cool, pero que para el director representan un momento importante de nostalgia y pueden llevar al espectador al lugar emocional correcto (“hay que dejar de tener miedo de ver ciertas canciones como demasiado comerciales o accesibles. El esnobismo proviene de negarte a tí mismo la legitimidad del placer”), como I Miss You de Blink-182, presente en Juste La Fin Du Monde, y White Flag de Dido, que utilizó en Mommy.

“Las películas son sobre lo que extraño de una manera nostálgica, lo que extraño de cuando era niño. Las texturas, los colores, son todas las cosas que echo de menos. Todas estas películas salen de la nostalgia, y también lo son estas canciones. Nos llevan de vuelta a los momentos precisos en que las escuchamos por primera vez. Lo absorbes y nunca te olvidas de estas cosas y de repente estás en una sala oscura de teatro con toda esta gente y no tienes nada que ver con esta película, no escribiste esta película. Pero esa es nuestra oportunidad como creadores de que los demás contribuyan a la historia que estamos contando porque de repente cuando escuchan esta canción, son sus emociones; es su sensibilidad, son sus memorias. De repente, el espectador se convierte en el escritor de la película y estamos escribiéndola juntos.”

Durante la conversación, Xavier también habló un poco del shock que le produjo haber recibido críticas tan viciosas y malintencionadas sobre su última película, que le generaron hasta secuelas físicas: durante el festival no podía ni moverse del estrés y además tiene meses con eczema en sus manos, que no se le quita con nada.

“Fue una experiencia agridulce. Soy una persona emotiva, y vine a Cannes emocionalmente abierto, como lo había hecho anteriormente. Mommy fue una experiencia increíble y había tanto amor, pero esta película, por alguna razón, ha provocado tanta bilis, tanto fuego, tanto odio y violencia. Algunas reseñas fueron lecturas erróneas tan importantes de la película que había hecho que pensé sin importar si estas personas tenían razón o no, nuestras divergencias eran irreconciliables.”

Con The Death and Life of John F. Donovan, Dolan dice que los rumores de que Adele está en la película son totalmente falsos, pero que la pasó muy bien dirigiendo el video de Hello. Además, reveló que extraña mucho actuar y que posiblemente lo haga en su próxima película, pero que no le gusta forzar su presencia e incluirse sólo porque es el director.

“Actuar es liberador. La cinematografía no es liberadora: la soledad y las responsabilidades te consumen. Cuando estás actuando, estás dejando salir algo, y cuando estás dirigiendo, estás absorbiendo todo.”

Cerramos con una divertida sección de la entrevista en donde Xavier Dolan termina revelando sus preferencias en cuanto al sexo. Cuando el entrevistador le recuerda Dolan que no puede recordar a otro director que haya sido un bottom en su primera película.

“¿Sabes qué? No creo que lo haría ahora. Y ni siquiera soy bottom, en realidad, si queremos ir allí.”

Luego, el periodista comenta que su película Tom at the Farm, se siente como que es sobre un bottom, y que incluso la forma en que fue filmada parece una danza entre un protagonista sumiso y un top dominador.

“Es un baile. No tengo ningún problema con ponerme en una posición de sumisión. [Pausa.] ¿Estás tratando de hacerme confesar? ¿Estás tratando de hacerme salir como bottom?”

Al final, el entrevistador le sugiere que puede salir como quiera, al fin y al cabo, también hay homosexuales versátiles. “”No lo soy,” dice Dolan. “¿Eres estrictamente…?”, vuelve a preguntar el periodista. “Soy estrictamente.”

Despues de leer, ¿qué te pareció?