Mientras esperamos el primer trailer de su próximo filme, The Death and Life of John F. Donovan, el director Xavier Dolan celebró el Spirit Day, una idea de la ONG norteamericana GLAAD cuyo objetivo idea es visibilizar la manera en que los medios de comunicación muestran a la comunidad LGBTI+, creando de esta manera la mayor (¡y más visible!) campaña anti-bullying del mundo.

Dolan recordó la fecha hablando su experiencia personal en un post de Instagram — que abre con una fotografía icónica tomada por el reconocido fotógrafo Alasdair McLellan — que cuenta cómo se enfrentó a su propia homosexualidad. Dolan relata que en el colegio interno en donde estudió desde que tenía 11 años de edad, su vida no fue fácil, y nunca se había sentido rodeado de una energía y una crueldad tan negativas, con violencia física e insultos.

“Todo esto coincidió con mi entendimiento de una verdad que no podía negar o ignorar más. Hacía un tiempo que sabía que no era como los otros chicos, y que los amaba más de lo que se ama a un amigo. Eso estaba claro. Lo que también estaba claro era que no quería ser gay, y no podía ser gay. No allí, y no en ese momento. Muy pronto me encontré confundiéndome con los demás para sobrevivir en esa jungla. Por año y medio, acosé a otros chicos, que hicieron lo mismo conmigo. Nos hacíamos bullying mutuamente. Era insoportable. Nos llamábamos amigos, pero queríamos destruirnos por una razón inexplicable”.

Dolan explicó que sencillamente por miedo fue alguien cobarde y malvado y que como resultado de sus acciones, incluso uno de sus compañeros llegó a abandonar la escuela. De esos tiempos, Xavier asegura no guardar nada bueno. Sólo a los 14 años, cuando convenció a su madre para volver a casa para terminar la secundaria, se sintió aceptado — porque se aceptó a sí mismo.

Asumió su homosexualidad, hizo amigos y el bullying no volvió a formar parte de su vida. Sin embargo, esa época se mantiene en su subconsciente, y el director relata que aunque han pasado 15 años, hay cosas que no se olvidan y lo hacen sentir una culpa inexplicable. Al final del post, Dolan le pide disculpas a sus víctimas y expresa todo su apoyo a la comunidad LGBTQI+:

“Lo que elegimos sentir y dar a los demás deja una marca permanente en sus corazones, ya sea amor o sea odio. Cuando finalmente me di cuenta de eso, era demasiado tarde. Como sucede con todos los tipos de intolerancia, pasiva o agresiva, el bullying nace de la ignorancia y el miedo. Nunca me he perdonado por lo que hice, pero este es el momento de amarte a ti mismo, y amar a los demás”.

A continuación, los dejamos con el post original de Xavier Dolan en Instagram:

Happy #spiritday 💜 Please read. Photo by me. Jk. Photo by A. McLellan

Una publicación compartida de xavierdolan (@xavierdolan) el

Despues de leer, ¿qué te pareció?