De cara a la segunda vuelta electoral a realizarse en Chile durante los próximos días, los candidatos presidenciales Sebastián Piñera y Alejandro Guillier se enfrentaron este jueves en la mañana en un debate organizado por la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), durante el que presentaron sus propuestas al país.

Si bien durante la discusión hablaron de temas como la inmigración, la economía, las pensiones y sus planes para Chile en lo que serían sus próximos períodos presidenciales, sin duda una de las preguntas más calientes del día fue hecha por la periodista Octavia Rivera al candidato de Chile Vamos acerca de los derechos de las minorías, en específico, sobre el caso de los niños transgéneros.

Aunque Piñera comenzó diciendo que no se iba a discriminar a nadie cuando se tratara de que los niños usaran el nombre que decidieran, ir al baño que deseen y vestir el uniforme con el que se sientan más cómodos, las cosas fueron en picada. Si bien al principio comenzó hablando de la disforia de género, algo que hay que enfrentar con “dignidad, con honestidad y con coraje”, dijo que se oponía al proyecto original porque un niño sin consultar a sus padres y siendo menor de edad podía cambiar su sexo prácticamente sin ningún trámite”. Además, parece que necesita una clase que lo ayude a diferenciar sexo y género:

“En los países desarrollados se estudia ese fenómeno de disforia, se acredita, porque tenemos que hacernos cargo de esos casos, pero en forma responsable, en forma seria. No transformando que el género es prácticamente como la camisa que uno se la puede cambiar todos los días”.

Como si eso fuera poco, el candidato de la derecha también insinuó que la transexualidad podía corregirse “con la edad”:

“Este es un tema muy delicado porque muchos casos de estos transgéneros o disforia de género se corrigen con la edad y, por tanto, tenemos que actuar, tenemos que respetarlos, tenemos que cuidarlos, pero no podemos pretender que el género es algo absolutamente cambiable todos los días a la sola voluntad de las personas”.

Como era de esperarse, los voceros de la ONG Movilh repudiaron las declaraciones del candidato con un comunicado en el que señalan que los asesores de Piñera parecen estar avalando estudios científicos que no existen, y que debería abrirse al diálogo: reunirse no sólo con quienes rechazan los derechos LGBTI+, sino también con quienes los promueven.

“Ni la transexualidad, ni la homosexualidad se corrigen. Afirmarlo es un insulto gratuito que daña la dignidad de personas, y más grave aún, que en este caso vulnera la integridad psicológica de niños y niños, lo cual es intolerable”.

La diputada Camila Vallejo también rechazó las afirmaciones de Piñera en su cuenta de Twitter, afirmando que para las personas transsesuales, “transicionar es su derecho y es deber de nosotros como parlamentarios y de un futuro Gobierno asegurar que puedan hacerlo sin ser patologizad@s, cuestionad@s o humillad@s. ¡No más transfobia!”

El presidente del Movilh, Ramón Gómez, denunció que hay un grupo internacional, denominado American College of Pediatricians (ACPed), que ha dicho que en más del 80 por ciento de los casos se revierte la transexualidad, y que al parecer, esta es la misma fuente que usan los opositores a la Ley de Identidad de Género en Chile y los asesores de Sebastián Piñera, quien aún no ha respondido a sus detractores directamente. Esto fue lo que dijo su vocera, Cecilia Pérez

“Lo que diga o no diga el Presidente Sebastián Piñera, lo que haga o no haga, siempre va a ser brutalmente criticado por el mundo de la izquierda, en las redes sociales y en toda ocasión que tengan. Acá lo que ha señalado es una convicción profunda de que hay que respetar la identidad y la libertad en las decisiones de los niños transgénero, sin dejar de lado a las familias y los padres”.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Chile se llevarán a cabo el próximo 17 de diciembre.

Despues de leer, ¿qué te pareció?