Aunque parezca mentira lo que les vamos a informar hoy en el año 2016, siglo XXI, 200.000 años después de la aparición del homo sapiens sobre el planeta, es cierto: un cura italiano llamado Giovanni Cavalcoli aseguró durante un programa de radio en una emisora católica que los terremotos que se acontecieron en los últimos días en el centro de Italia “fueron un castigo divino” debido a las uniones civiles homosexuales.

Los medios de comunicación italianos informaron hoy que este representante de la Iglesia Católica hizo las declaraciones el pasado domingo 30 de octubre, el mismo día en el que un sismo de magnitud 6,5 sacudió la región central de Umbría.

“Se tiene la impresión de que estas ofensas a la ley divina, pensad en la dignidad de la familia, del matrimonio, de la unión sexual, hacen pensar que estamos ante, llamémoslo… un castigo divino.”

Al Vaticano no le hicieron mucha gracia las declaraciones de Cavalcoli, a quien le fue suspendido de manera inmediata su programa en Radio María. El arzobispo italiano Angelo Becciu, número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano, dijo que las afirmaciones del sacerdote fueron “ofensivas para los creyentes, y escandalosas para los no creyentes.”

La emisora, por su parte, pidió disculpas a los damnificados por los terremotos que hayan podido sentirse ofendidos por las palabras del cura, ya que “no están en línea con el anuncio de la misericordia, que es la esencia del cristianismo y de la acción pastoral del Papa Francisco”.

Sin embargo, la respuesta del Vaticano no sirvió para hacer cambiar de opinión a Cavalcoli, quien repitió en otra emisora de radio que los sismos habían sido provocados por “los pecados del hombre.”

“¿El Vaticano? ¡Que revise el catecismo!”

Italia estableció por ley en julio de este año la unión civil de parejas del mismo sexo, siendo el último gran país de Europa Occidental en hacerlo, pese a la fuerte oposición de la Iglesia Católica.

Despues de leer, ¿qué te pareció?