Weronika Gesicka es una artista visual polaca graduada en la Academia de Bellas Artes de Varsovia, y cuyo trabajo está centrado en un tema que para ella es prácticamente un leit motiv: la memoria y sus mecanismos. Está interesada en las teorías científicas y pseudocientíficas, mnemotécnicas y diversos trastornos relacionados con la memoria, así como el proceso de memorización y olvido.

Aunque a menudo crea objetos, artefactos e instalaciones en colaboración con artesanos y otros artistas, su principal campo de actividad es la fotografía. Utilizando fotografías de stock vintage de varias fuentes y archivos como periódicos, revistas e incluso de la policía, crea collages digitales perturbadores que transforman nuestra idea del recuerdo en algo diferente, en donde la cotidianidad queda comprometida por la subversión en su serie Traces.

“Todas las imágenes de stock que utilizo son muy específicas: presentan un mundo pastel ideal, que hoy parece inaccesible. La introducción de componentes extraños y en ocasiones absurdos crea un enfoque completamente diferente de esas imágenes”.

Para la artista, las imágenes originales, antes de ser editadas, representan una realidad ideal y falsa, una en la que solo las familias blancas, conservadoras y heterosexuales tienen cabida. Para Gesika, representan la banalidad de la vida misma en un siglo 21 lleno de diversidad étnica, de género y sexual. Es por ello que busca irrumpir con ese mundo ideal pero falso con sus retoques digitales que nos muestran que lo que vemos no siempre es cierto, iluminando el impacto aterrador que nuestras memorias del pasado pueden tener en la comprensión del mundo hoy en día.

Podría decirse que es una manera de cuestionar nuestras propias memorias de un pasado en el que no siempre podemos confiar: es por ello que estas imágenes, modificadas de diversas maneras, están envueltas en un nuevo contexto, pues hace que nuestros recuerdos de estas personas y situaciones se transformen y gradualmente se difuminen en una nueva realidad.

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Traces. Fotografía: Weronika Gesika

Despues de leer, ¿qué te pareció?