En estos días, los diseñadores de moda constantemente se encuentran inspirándose en el trabajo de otras personas omo “homenajes” y “referencias”, algo que ha ocasionado que las acusaciones de plagio abunden en la industria. Desde gigantes del streetwear como Zara y Forever 21 hasta las casas de moda establecidas como Dolce & Gabbana, Jeremy Scott y Roberto Cavalli, no es raro que las etiquetas se enfrenten a este tipo de problemas.

Sin embargo, alguien a quien nunca esperamos ver en uno de estos líos fue a la icónica Vivienne Westwood, quien el pasado fin de semana presentó su colección Otoño/Invierno 2018 de manos de Andreas Kronthaler. Algunos ojos agudos notaron que la colección incluía algunos estampados en t-shirts que decían WE DO BIG SIZES! (¡hacemos tallas grandes!), como una denuncia a la manera en que las personas plus-size no son representadas en las pasarelas.

Pues bien, resulta que la idea y el diseño original de la t-shirt pertenece a los diseñadores independientes británicos Louise Gray y Rottingdean Bazaar, conocidos justamente por este estampado. Sin dejar pasar mucho tiempo, la marca reconoció su error y publicó en Instagram una disculpa pública por haber copiado el diseño sin haber pedido permiso con anterioridad, alegando que olvidaron contactarlos debido a que terminaron atrapados en la agitación previa al desfile:

Al final del post, la marca afirma que quieren resarcirlos por el error (¿quizás un porcentaje de las ganancias estaría bien?), pero como se imaginan, los comentarios no se han hecho esperar: la publicación tiene casi 20 mil likes, y los fanáticos de la icónica marca británica han dejado ver en la sección de comentarios su decepción ante la aparente falta de originalidad, diciendo que esto va en contra de todos los principios de Westwood, y que el plagio nunca puede ser justificado.

Sin embargo, no todos tomaron la misma postura crítica: Muchos elogiaron a Vivienne Westwood por su honesta admisión, y algunos argumentaron que reconocer, disculparse y acreditar al artista original es algo que muy pocos hacen cuando se dan cuenta de que han copiado a otro. “Ojalá otros grandes nombres del mundo de la moda hicieran lo mismo”, dijo un usuario de Instagram. Esperamos que esta sea la primera y última vez que esto sucede con una marca que se vanagloria por sus valores éticos.

Despues de leer, ¿qué te pareció?