Una de las citas más conocidas de la famosa fotógrafa holandesa Viviane Sassen, es que como artista es imposible hacer trabajos que complazcan a todos, pero complacer tampoco es el objeto del arte. Sin embargo, eso nunca ha sido un problema para Sassen, conocida por su versatilidad en la fotografía documental, de modas y de arte, en donde no sólo explora recuerdos de su infancia en África o teoría jungiana, sino también el colonialismo holandés y al sencilla belleza del ser humano.

Este es el aso de su más reciente libro, titulado Roxanne II y en donde la fotógrafa continúa en una colaboración con su musa, cuyo nombre le da título a este tomo lleno de poses inusuales y hechizantes, en donde las pinceladas de pintura son protagonistas en las imágenes y sobre la piel de Roxanne.

Las fotografías se destacan por el uso atrevido del color, la luz, la sombra y el encuadre, transformándolas casi en trucos visuales abstractos y provocadores, en donde se revela y se oculta casi siempre en la misma proporción, desafiando nuestras expectativas y recordándonos que a veces es divertido juguetear con los colores, pintando con los dedos y con la mirada.

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Roxanne II

Fotografía: Viviane Sassen

Despues de leer, ¿qué te pareció?