Durante nueve temporadas, el reality show RuPaul’s Drag Race ha pasado de ser un nicho para el público queer para convertirse en uno de los shows más vistos cada año, y uno que captura como ningún otro el zeitgeist de la cultura pop con su elenco siempre cambiante de drag queens que con su combinación de carisma, singularidad, valor y talento han logrado traspasar la pantalla para convertirse en favoritas de la audiencia, como Adore Delano (a quien entrevistamos el año pasado), Bianca del Rio, Alyssa Edwards o Yekaterina Petrovna Zamolodchikova… mejor conocida como Katya.

Luego de ganar su primer Emmy el año pasado y con una movida que llevó el show de Logo a VH1, RuPaul’s Drag Race continúa siendo un espacio en el que las artistas del drag deben luchar para ser seleccionadas: como ejemplo, la legendaria Alaska Thunderfuck, ganadora de la segunda temporada del All Stars, tuvo que enviar su audición al show al menos por cuatro años seguidos entes de ser escogida en la quinta temporada, pero este año, una recién llegada al mundo del drag logró colarse en su primer intento.

Su nombre artístico es Valentina, y nació en Los Ángeles con el nombre de James Andrew Leyva bajo el signo de su herencia mexicana y latina. Con el drama y la laca de las grandes figuras femeninas de telenovelas, con la voz de Rocío Durcal sonando en su casa en los 80 y admirando la caminata en stilettos y las lentejuelas de las misses del continente, era casi inevitable que no terminara emulando la poderosa identidad de la mujer latinoamericana en su drag. Incluso fantaseaba que era una sirena al salir del baño cuando se ponía la toalla en la cintura. mor.bo conversó con Valentina acerca de sus íconos de estilo, su experiencia en RuPaul’s Drag Race y su debut en el mundo drag.

Valentina

Fotografía: Cortesía de Valentina

Mencionaste al comienzo de esta temporada de RuPaul’s Drag Race que sólo habías estado trabajando como drag queen durante más o menos un año. ¿Cómo lograste tu estética pulida, tu confianza y tu personalidad en tan poco tiempo?

He sido un artista desde que era muy joven (¡a la edad de 11 años!), por lo que la confianza que tengo como Valentina realmente se deriva de mi confianza como intérprete en el escenario. Siempre he tenido gran amor y pasión por la moda y el maquillaje, y por medio de la práctica en privado he sido capaz de trabajar en una apariencia pulida, pero soy sinceramente una persona naturalmente confidente.

¿Podemos ir al pasado por un momento y recordar tu primera presentación y lipsync como Valentina? ¿Dónde estabas y qué es lo que más recuerdas?

Fue aquí en Los Ángeles, un martes en Micky’s Nightclub para una noche especial llamada Whore Haus, que es una noche de drag muy alternativo. Es más oscura y sucia, así que usé negro de pies a cabeza e interpreté Back to Black de Amy Winehouse. Fue un muy divertido y mágico debut para Valentina porque aquella noche llevaba un traje a la medida y había invitado a toda una comunidad de amigos que vinieron a verme. Fue una noche fabulosa desde el principio hasta el final.

Valentina, Semana 2 RPDR

Fotografía: RuPaul’s Drag Race/VH1

Desde el principio de esta temporada, Valentina ha sorprendido a los fanáticos del show y a los jueces no sólo por su belleza y su maquillaje perfecto, sino por los looks que ha ido revelando durante nueve semanas, y que demuestran una sensibilidad especial con el mundo de la moda. Entre sus diseñadores favoritos están Valentino, Dolce & Gabbana, Oscar de La Renta, Carolina Herrera, y además tuvo la oportunidad de trabajar en la tienda Prada de Rodeo Drive, en donde aprendió de muchas clientas la actitud de rich bitch poderosa que la acompaña cuando tiene que vender un look.

Y definitivamente lo ha hecho en Drag Race: comenzó sirviéndonos Mariachi Chic en el primer capítulo; y en el segundo salió a la pasarela con un vestido de novia que era prácticamente una fantasía Vera Wang con un bouquet de orquídeas. Valentina parecía estar lista para llegar al altar en la riviera maya, con un velo lleno de encajes y una sonrisa que sólo parece tener alguien que está a punto de casarse.

Las maravillas continuaron con un look rococó y un outfit de reina anaconda, que llegó a su clímax en la sexta semana del show durante el reto Madonna: mientras sus compañeras repitieron el outfit del video Material Girl, Valentina salió desnuda a excepción de dos barras negras de censura para mostrarnos una versión en vivo de la icónica fotografía de Madonna tomada por Steven Meisel en el libro SEX. No en vano, la drag queen neoyorquina Aja terminó enojada con ella tras bastidores simplemente debido a la frustración: “Eres perfecta. Eres hermosa. Pareces Linda Evangelista. Eres una modelo. Todo sobre ti es perfecto”. Hay hasta un remix sobre el arranque de celos de Aja.

Valentina, Semana 6 RPDR

Fotografía: RuPaul’s Drag Race/VH1

Si pudieras trabajar con tu fotógrafo y diseñador favorito para una sesión de fotos de ensueño, ¿a quién elegirías y por qué?

¡Annie Leibovitz en un abrir y cerrar de ojos! Y usaría Ralph & Russo.

Te han comparado varias veces con la modelo Linda Evangelista, así que queremos que nos cuentes un poco más sobre las figuras de moda que más admiras. ¿Es Linda Evangelista es una de ellas?

Me encanta la versatilidad de Linda Evangelista. Puede usar cualquier color o estilo de cabello pelo, o cualquier outfit, y ella siempre lo vende y se ve tan bien. Uno de mis mayores íconos de moda es María Félix. Pero cuando se trata de moda, no me gusta hacer referencia al estilos específicos de nadie. Más bien me inspiro en siluetas, colores, texturas y elementos. Muchas de mis referencias cuando se trata de moda son muy latinas.

Valentina

Fotografía: Cortesía de Valentina

Sorprendentemente, a diferencia de muchas otras queens, Valentina no tiene una drag mother, o una mentora que la haya guiado con respecto a su estilo, a su maquillaje o a su look. Sin embargo, podríamos decir que María Félix de cierta manera ha sido su guía espiritual en el camino hacia el estrellato, aunque sería injusto dejar de lado a la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, que siempre acompañaba a Valentina durante la competencia en una gran vela. Pero además de este par de mujeres, está rodeada de una familia que la apoya al 100%, así como de un grupo increíble de amigos, estilistas, diseñadores y maquilladores, todos latinos, que se encargan de hacerla ver increíble, y muestra de ello son algunas de las imágenes que acompañan esta entrevista.

Sin embargo, la apariencia de perfección puede ser a veces nuestra peor enemiga, como bien lo saben quienes siguen RuPaul’s Drag Race cada viernes. En un revés de fortuna inesperado para muchos (¡spoiler alert!), Valentina terminó en el bottom two después de que su piloto televisivo junto a Nina Bo’Nina Brown no impresionó a los jueces, así que debió hacer un lipsync por su vida al ritmo de Greedy de Ariana Grande. Pero al no saber la letra completa, intentó superar el reto bajo una máscara, pero Mama RuPaul no lo permitió, interrumpiendo el performance y exigiendo ver esos labios moverse. Al final, el tenso momento hizo que Valentina perdiera la compostura, y terminó escuchando las dos palabras que ninguna competidora quiere escuchar: sashay away.

¿Cuál es la mejor y peor parte de participar en RuPaul’s Drag Race?

La mejor parte de participar en RuPaul Drag Race es que en el futuro voy a ser capaz de ver que todo esto pasó en el comienzo de mi carrera. Y la peor parte de RuPaul’s Drag Race, es que tenga que llegar a su fin. Esta es una oportunidad que sólo pasa una vez en la vida, y el hecho de que sea temporal es la peor parte. Ojalá pudiera hacerlo para siempre.

¿Qué lección para tu vida y tu carrera aprendiste después de salir de RuPaul’s Drag Race, en especial porque fue tan impactante e inesperado?

Aprendí que siempre necesito estar preparada, sin importar cuál sea el desafío. También he crecido mucho en el arte del drag y he aprendido muchísimas cosas diferentes de todas mis hermanas en el programa.

Valentina

Fotografía: Cortesía de Valentina

Cuando tenía unos cuatro o cinco años, James siempre se sentía confundido y bastante perturbado al ver que sus primas destruían a sus muñecas Barbie, cortándoles el cabello, manchándolas con marcadores y hasta perdiendo sus hermosos y diminutos zapatos. Cuando las muñecas quedaban olvidadas en el suelo, era la oportunidad de darles una nueva vida: ¿Quiénes eran? ¿A dónde iban? ¿En quiénes iban a convertirse? Como el director de una obra de teatro, el pequeño James forjaba destinos de ensueño para juguetes rotos; y hoy como Valentina, tiene la oportunidad de hacer lo mismo con su propio personaje. Aun no sabemos cuál será el destino de esta fiera latina, pero estamos seguros de que lo mejor está por venir.

Despues de leer, ¿qué te pareció?