Sólo dos días después de que Blonde de Frank Ocean, uno de los más grandes lanzamientos del año, fuera lanzado en Apple Music como exclusiva, Lucian Grainge, el CEO de Universal Music Group (UMG) y ampliamente considerado como el ejecutivo más poderoso de la industria de la música, ordenó a todos los de la compañía detener la práctica de hacer acuerdos de distribución “exclusivos” con servicios de streaming.

De acuerdo con Bob Lefsetz, autor de un influyente boletín de la industria de la música, Grainge envió un correo electrónico a toda la compañía el lunes con la decisión. UMG, que contaba con 7 de los 10 discos más vendidos de 2015 y el 38,5% de las ventas de música grabada del año, es la primera disquera importante en prohibir la práctica, que muchos consideran ha comenzado a afectar en vez de mejorar la forma en la que se distribuye y consume la música.

La instrucción afectará a decenas de bandas bajo el paraguas UMG, incluyendo a los cinco nominados como álbum del año en los Grammy de este año: Kendrick Lamar, Taylor Swift, The Weeknd, Chris Stapleton y Alabama Shakes. Lefsetz, al igual que muchos otros en el negocio, cree que hacer tratos de distribución exclusiva es desleal a la competencia, y en última instancia perjudica al consumidor y al artista.

En su publicación, Lefsetz dice que Apple Music, que es dirigido por Jimmy Iovine (quien además es el ex presidente de Universal), debe ser investigada por el gobierno debido a “sus prácticas antimonopolio”, pues dice que hay una conspiración entre Apple Music y la industria para cambiar el juego y que la única manera de que la gente obtenga el contenido sea gracias a una suscripción de ese servicio que “pondrá la música detrás de un muro, exprimirá a los fans, y lanzará a los artistas independientes al fondo del barril a donde pertenecen.”

Despues de leer, ¿qué te pareció?