http://ismorbo.com/issue/

Te presentamos a la artista plástica Chantal Barlow, su proyecto fotográfico, Unconventional Apology Project, comienza como un reconocimiento lamentable, una especie de disculpa excepcional a un hecho que enlutó a su familia muchos años antes de su nacimiento. En 1975, su abuelo le disparó a su abuela, Mableine Nelson Barlow, durante una borrachera dos días antes de finalizar su divorcio. El crimen a esta madre de siete hijos no fue investigado, debido a la corrupción policial de la época y las conexiones de su abuelo; su padre que para el momento en que vio morir a su madre en sus brazos solo tenía 16 años, y sus seis hermanos también menores de edad, quedaron a cargo del asesino de su madre quien les reprimió durante los años de su crianza y se encargó de eliminar todo vestigio del paso por el mundo de Mableine, sin permitirles de ninguna manera sobrellevar su duelo o recordarla. Chantal cuenta que su familia nunca ha sido capaz de hablar del crimen cometido por su abuelo pero reconoce que la herida ha sido profunda para todos; a pesar de que con el paso del tiempo su abuelo se convirtió en un hombre profundamente religioso y se dedicó a documentar en fotografías el crecimiento de sus hijos, nietos y bisnietos en lo que quizás fue un intento de enmienda.

Chantal Barlow

Chantal Barlow

Aunque la familia nunca mencionaba el asesinato a sangre fría de su matriarca en su adolescencia, Chantal se enteró del oscuro secreto de su abuelo, con quien compartía una relación muy cercana y que le causó un profundo conflicto hasta que él murió y le heredó la cámara que durante tantos años usó para documentar –casi obsesivamente- su vida en familia. Hoy esa cámara es la herramienta que ella usa para retratar a mujeres que son sobrevivientes de la violencia doméstica, para que no sean silenciadas y que su historia no se pierda en el tiempo.

Entonces como una especie de memorial para su abuela, en el año 2015 inició este proyecto llamado Unconventional Apology Project compartiendo historias de mujeres tocadas por este terrible flagelo. Hay que reconocer que la historia de su abuela fue el disparador, pero Chantal también comparte parte de sus vivencias personales con una ex pareja abusiva. Con el apoyo de dos colaboradoras cercanas quienes también hacen parte en el proyecto, la intención es que las mujeres que aún están atrapadas en relaciones abusivas sean capaces de hablar, sepan que la violencia de pareja no es algo aceptable y que no es necesario desaparecer o estar bajo el radar sino que por el contrario sean capaces de empoderarse lo suficiente de contar su historia y sobreponerse al estigma social en el que se convierte ser víctima de abuso y por qué no, ayudar a otras que han pasado por lo mismo. Conoce a algunas de las mujeres que han participado contando su historia y prestando su rostro en este valiente proyecto:

Isabel Flores - Chantal Barlow

Isabel Flores: “Tan pronto como veas la primera señal, esa es tu señal de alerta.”

Lee la historia completa de Isabel, aquí.

Peggie Reyna - Chantal Barlow

Peggie Reyna (en honor a su hija, Dream Morse):

“Dream era una adolescente cuando yo me liberé de la violencia doméstica. Ella ya estaba saliendo con la persona con la que eventualmente se casaría y fue su abusador. (…) En 1995 él puso un arma en su cabeza y la mató.” Lee más de Peggie aquí.

Zoë La Placa - Chantal Barlow

Zoë La Placa

“Recuerdo que mi mamá me decía, ‘¡No lo hagas tu mundo! ¡No lo hagas tu mundo!’¿Sabes? Ahora entiendo lo que quería decir con eso. Eso fue lo que hice.” Lee la entrevista a Zoë aquí.

Misty Dawn Spicer - Chantal Barlow

Misty Dawn Spicer

“… Las dos estábamos borrachas, ella me agarró y me pegó contra un marco de fotos en la pared y mi cabeza golpeó el vidrio del marco lo rompió. Me desmayé.” Conoce su historia aquí.

Sharon Greene-Guidry - Chantal Barlow

Sharon Greene-Guidry

En honor a su madre, Edna Greene; Sharon Greene-Guidry: “… le disparó a mi mamá 5 veces en la acera en frente de nuestra casa delante de mí y mis dos hermanas.” Lee su historia completa aquí.

Estas fotos representan un foco de energía positiva para estas mujeres que tienen historias muy difíciles de contar, la idea de la artista es mostrar a estas mujeres como “seres humanos completos”, no enmarcadas dentro del estereotipo de ´sobrevivientes´. Barlow les pide a estas mujeres que para sus retratos vistan algo azul –el color favorito de su abuela-, que represente sus personalidades y las fotografía mientras comparten sus historias. Para las mujeres involucradas –que al principio eran conocidas y luego se sumaron otras que la contactaron por redes sociales- todo el proceso ha resultado de alguna forma catártico y una ayuda significativa a sus procesos de “sanación” personal, para algunas fue la primera vez que contaban su historia completa a otra persona y para otras fue una forma de sentirse fuertes y valoradas.

Conoce el proyecto de Chantal y lee las historias completas de todas sus participantes aquí.

Despues de leer, ¿qué te pareció?