Para quienes frecuentamos las redes sociales, sabemos que páginas como Facebook tienen sistemas de censura decimonónicos que en más de una oportunidad han dejado ver cómo sus algoritmos incluso han llegado a censurar obras de arte; pero en una escuela de Utah las cosas se complicaron cuando Mateo Rudea, un profesor de Historia del Arte de una escuela primaria fue despedido por mostrarle “pornografía” a sus alumnos.

Las “inmorales” imágenes en cuestión formaban parte de una colección de 100 postales adquirida por la escuela primaria años atrás (incluso antes de que Rueda formara parte del staff) en donde se pueden apreciar trabajos de clásicos como La Gioconda de Leonardo da Vinci, así como trabajos de maestros como Paul Klee, Claude Manet, Marc Chagall, Marcel Duchamp, Paul Gauguin, J.M.W. Turner, y Vincent van Gogh. El problema es que había algunos desnudos en la colección hechos por Jean-Auguste-Dominique Ingres, Amedeo Modigliani, Francois Boucher, y Agnolo Bronzino.

The Valpincon Bather (1808), de Jean Auguste Dominique Ingres.

The Valpincon Bather (1808), de Jean Auguste Dominique Ingres.

Cuando el profesor se dio cuenta de que sus alumnos estaban viendo algunos desnudos, decidió recoger esas postales, explicando que los mismos forman parte importante de la historia del arte, no sólo en esculturas y en pinturas, y que cuando estuvieran más grande, encotrarían muchos de ellos cuando visitaran museos, y que era algo natural.

Sin embargo, algunos padres dedicieron denunciar al profesor por enseñarle “pornografía” a sus hijos, así que la escuela le pidió a Rudea que renunciara. Como se negó, terminaron despidiéndolo, y la directora del instituto se dio a la tarea de meter en la destructora de papeles no solo las ofensivas postales, sino las páginas de libros de arte de la escuela que tuvieran ilustraciones de desnudos, como si estuviéramos en la edad media. Al menos así lo relata el diario local Herald Journal. Rudea dice que apelará contra su despido en la corte:

“Estoy decidido a luchar contra estas acusaciones ridículas y limpiar mi nombre. Le expliqué a toda la clase que el arte a veces puede mostrar imágenes que no siempre son cómodas para todos, que el arte se entiende mejor cuando se coloca en su contexto adecuado, que el cuerpo humano se representa a menudo en el arte y que las imágenes de la colección escolar eran íconos de la historia del arte y un patrimonio de la humanidad”.

Las autoridades locales explicaron que luego de hablar con el Fiscal General del estado, se había concluido que las imágenes no se correspondían en ningún momento con la definición de pornografía, y que el profesor despedido no enfrentaría cargos. Un grupo de padres de la escuela primaria están solicitando que se reincorpore al profesor luego de este escándalo puritano.

Despues de leer, ¿qué te pareció?