La ciudad brasileña de Río de Janeiro es conocida por ser uno de los lugares de Latinoamérica en donde la comunidad LGBT está más presente y en donde las políticas a favor de la igualdad han tenido un mayor apoyo, pero las cosas podrían cambiar para peor luego de que la ciudad eligiera a Marcelo Crivella, un polémico pastor evangélico como alcalde.

Crivella ha estado envuelto en polémicas por sus declaraciones desde que se postuló como candidato. Semanas antes de las elecciones se dieron a conocer algunas citas escritas por el alcalde en un libro publicado en el año 1999 en el que hablaba de sus experiencias como misionero en varios países africanos y cuyo polémico contenido fue recuperado por el diario brasilero O Globo.

Marcello Crivella y su esposa

Fotografía: BBC

En la publicación, Crivella decía que la Iglesia Católica y otras creencias cristianas “predican doctrinas demoníacas” y sostenía que otras religiones, como el hinduismo y algunas otras originarias de África, albergaban “espíritus inmundos”. Además, se refirió a la homosexualidad como una “conducta maligna”. Debido a las repercusiones negativas del texto, tuvo que disculparse por las ofensas que publicara “cuando era joven”, después de vivir en un ambiente de guerra y superstición.

Luego de haber sido elegido con el 59% de los votos, el nuevo alcalde de Río de Janeiro afirmó que sus creencias en la iglesia evangélica que representa no influirá en sus decisiones políticas. Sin embargo, sus declaraciones al respecto son vistas con escepticismo tanto por otros líderes religiosos como por analistas políticos, ya que en más de una oportunidad, Crivella se ha opuesto al aborto, las reformas de derechos LGBT y al matrimonio igualitario, lo cual representa un precedente peligroso para las comunidades gay y trans de Río, así como para las mujeres que defienden sus derechos reproductivos.

Despues de leer, ¿qué te pareció?