Espera un poco!

No tienes nada aún.

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Tortura, abusos y humillación: Las historias de los niños inmigrantes detenidos en EE.UU.

Niños en el centro de procesamiento centralizado del Valle del Río Grande del departamento de Aduadas y Protección de Fronteras en Texas. Fotografía: Reuters
Words mor.bo

Luego de que el pasado 20 de junio Donald Trump fuera obligado (gracias a la presión internacional) de firmar un documento en el que declaraba que su administración ya no separaría familias en la frontera de Estados Unidos y México, los avances no han sido tan significativos como se esperaba: hasta los momentos, solo 57 niños han sido reunidos con sus familias, pero han estado dando detalles acerca del trato que han recibido durante su detención.

Para cientos de niños bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, su separación forzada de sus padres fue solo el comienzo del abuso en las estaciones de patrulla fronteriza y en los centros de detención, y de acuerdo con un reportaje publicado por el diario The Huffington Post esta semana, el Centro de Derechos Humanos y Derecho Constitucional de Estados Unidos presentó una demanda federal basada en unos 200 testimonios de niños migrantes y sus padres quienes alegan que fueron golpeados, se les negó atención médica básica y de higiene, no fueron informados de sus derechos legales, fueron abusados verbalmente y nunca recibieron suficiente comida o agua mientras estuvieron detenidos.

Algunos de los testimonios provienen de madres y niños que fueron detenidos juntos, y muchos son de familias que fueron detenidas por separado. Esto fue lo que contó una joven de 16 años:

En el transcurso de cuatro días en junio, Keylin dice que los guardias de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. la pateaban para mantenerla despierta toda la noche. La joven de 16 años, cuyo apellido fue retirado de los documentos judiciales, le dijo a un abogado que se acostaba con miedo en el piso de cemento de la estación de la Patrulla Fronteriza en Texas, rodeada por una valla metálica. Fue separada de su madre, que había sido apuñalada tres veces en Honduras, después de cruzar la frontera con los Estados Unidos.

De acuerdo con un documento judicial, Keylin dice que las guardias femeninas también hicieron que las niñas se desnudaran frente a ellas antes de tomar una ducha, por lo que podían mirar sus cuerpos (su madre, Daise, corroboró la declaración a un abogado). Keylin dijo que las guardias las llamaban “sucias” y se burlaban de ellas constantemente.

El reporte también destaca el testimonio de una madre, quien declaró que su familia tuvo que beber agua del inodoro para mantenerse hidratada. Otra reveló que su hija de 8 años se vio obligada a usar ropa interior sucia durante días porque le negaron usar una ducha.

De acuerdo con Peter Schey, director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos y Derecho Constitucional, escribió en el expediente que aproximadamente el 90% de los testimonios regogidos por él y un equipo de más de 100 abogados son impactantes y atroces, y que los menores de edad con los que hablaron estaban “llorando, temblando, hambrientos, sedientos, insomnes, enfermos y aterrorizados”.

“El tratamiento de estos niños equivale a una tortura. Vemos una política de hambre forzada, deshidratación forzada e insomnio forzado junto con insultos de rutina y agresiones físicas”.

La demanda de su organización se encuentra pidiéndole a un juez federal que designe un supervisor independiente para chequear las instalaciones de detención y hacer cumplir las normas básicas establecidas en un acuerdo de 1997 conocido como el Acuerdo de Flores, que requiere satisfacer los necesidades básicas de vida, como alimentos, agua potable y asistencia médica. Se espera que la decisión llegue a finales de este mismo mes o a principios de agosto.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
No gender t-shirt SALE!

MOR.BO × Skinitchi

$15.000 $12.750
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. + More