Luego de que la policía de España detuvieran a autoridades catalanas, se llevaran consigo material electoral y el pasado 1-O demostrara ser una jornada violenta que dejó centenares de civiles heridos a manos de cuerpos policiales que les impidieron realizar el muy esperado (pero ilegal) referéndum sobre la independencia de Cataluña, sin duda alguna, las tensiones entre la región y el gobierno de España han alcanzado en los últimos días su punto más álgido.

La tarde de hoy el conflicto parece complicarse aún más luego de que el presidente de la región de Cataluña, Carles Puigdemont, arribara a la sede del Parlamento local para dirigirse no sólo a la gente de la región, sino al ejecutivo español y al resto de los partidos políticos de ese país, dejando en claro las secuelas que había dejado el referéndum, explicando que España los había empequeñecido, pero  que Cataluña ya era un asunto europeo.

Además, pidió un cese a la violencia que se ha registrado en la región en las últimas semanas:

“No voy a hacer ninguna amenaza, la situación es realmente grave y tenemos que asumir nuestras responsabilidades. Necesitamos desescalar la situación, y no alimentarla por más tiempo. Quiero dirigirme a todos sobre este tema. Todos somos parte de la misma comunidad y tenemos que avanzar juntos, nunca estaremos de acuerdo en todo, pero hemos demostrado muchas veces que la única manera de avanzar es con la democracia y la paz”.

Durante su intervención, Puidgemont también declaró de manera oficial la independencia de Cataluña pero pidió suspender durante varias semanas los efectos de esa declaración para poder emprender un diálogo y llegar a una solución acordada junto al gobierno español para de esta manera poder avanzar en las “demandas del pueblo de Cataluña”:

“Con los resultados del 1° de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente. Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena. Por nosotros no quedará. No somos unos delincuentes, ni unos locos, ni golpistas ni abducidos. No tenemos nada contra España y los españoles”.

Las primeras reacciones

Como se pueden imaginar, no a todo el mundo le hizo mucha gracia la declaración de independencia (aunque en suspenso) de Cataluña. Durante la sesión, la representante del partido de oposición catalán Ciudadanos, Inés Arrimadas, comentó que “nadie fuera de su ámbito ha comprado que el 1° de Octubre sea base para tomar ningún tipo de decisión. Nadie en Europa apoya lo que usted acaba de hacer, señor Puigdemont”. Además, afirmó que por culpa de Pigdemont, la gente en Cataluña ya no estaba unida:

El primer ministro español, Mariano Rajoy, ha dicho que cualquier declaración de independencia no será reconocida por Madrid, lo que provocará temores de disturbios civiles tras semanas de hostilidades entre separatistas y nacionalistas. De acuerdo con diarios internacionales como The Independent, se cree que Puigdemont pidió que la sesión parlamentaria se pospusiera durante una hora mientras se reunía con el presidente del Parlamento catalán y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La razón del retraso sigue siendo un misterio, pero algunas fuentes sugieren la posibilidad de una mediación internacional, lo cual tendría sentido si se toma en cuenta la invitación al diálogo hecha por Puigdemont durante su discurso.

¿Y ahora qué?

Al parecer, esta declaración lo que puede hacer es complicar un poco más las cosas: si el gobierno de Cataluña intenta separarse, el primer ministro español Mariano Rajoy puede imponer el mando directo de Madrid. De hecho, el gobierno español, ya se encuentra estudiando la posibilidad de poder activar el artículo 155 de la Ley Fundamental, a través del cual se suspendería de manera total o parcial la autonomía de la región.

Sin embargo, una medida de este tipo necesitaría de la aprobación por mayoría absoluta del Senado, que ya se asume por parte de la bandada del partido de gobierno, el PP, pero al parecer, Rajoy buscaría una coalición con el PSOE y Ciudadanos para aislar aún más las intenciones independentistas de Cataluña. ¿El problema? El artículo 155 nunca se ha aplicado, por lo cual existen dudas acerca de su alcance real, por lo que quizás buscarían otros instrumentos legales que lo complementen en la ley de Seguridad Nacional y en la de los Estados de Alarma, Excepción y Sitio.

Hasta los momentos, los activistas pro independentistas se han reunido en las calles de Barcelona, mientras que el Parc de la Ciutadella, que alberga el edificio del Parlamento de Cataluña, ha sido cerrado por razones de seguridad. A pesar de ello, hay aún gran cantidad de personas reunidas en los alrededores debido al momento histórico vivido hace apenas instantes. Pablo Iglesia, líder del partido Podemos, incitó al diálogo y la reflexión:

Por ahora, sólo falta conocer la reacción de la Unión Europea y del Parlamento Europeo. Pero considerando que el proyecto europeo tiene como horizonte la unidad, es bastante difícil que puedan ponerse del lado de las intenciones separatistas de Cataluña. Sin embargo, luego de que la semana pasada tanto Rajoy como el mismo Rey Felipe VI declararan la nulidad del referéndum y ni siquiera condenaran públicamente la violencia policial, un diálogo incluso parece estar destinado al fracaso. Pero veremos qué le espera a Cataluña en estas semanas de gracia para las conversaciones. El mapa político de Europa y España podría a estar al borde de un cambio permanente.

Despues de leer, ¿qué te pareció?