Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Art Perspectives

Todes fuimos cómplices de Banksy

"Love Is In The Bin" de Banksy. Fotografía: Getty Images
Words Dano Mozó

En 1955, en la Poindexter Gallery de Nueva York, se expone por primera vez en el marco de una exhibición grupal la obra Erased de Kooning Drawing, realizada dos años antes por Robert Rauschenberg. Esta obra, como su nombre lo dice, eran los rastros de un dibujo borrado sobre papel que de Kooning le había entregado a Rauschenberg para continuar su proceso de exploración de los límites del arte mediante la eliminación del trazo. Estaba enmarcado y tenía una placa en el borde inferior con la inscripción que indicaba el título, el autor y el año 1953 (instalada por Jasper Johns), y una etiqueta en la trasera especificando que el marco dorado era parte de la obra.

La obra despertaba curiosidad tanto por su historia como por la composición que el artista original tenía prevista. Al tener una pieza que sabemos que están involucrados Rauschenberg, de Kooning y Johns, es ineludible establecer asociaciones y recrear diálogos intelectuales que le suman un valor histórico, y así fue posible clasificarla como uno de los tantos detonantes del conceptualismo. Aquí podemos encontrar una profundidad y multiplicidad de planos de lectura que nos provocan el misterio necesario para la contemplación de una obra de arte. Incluso durante el año 2010, el MoMA de San Francisco, actual propietario, intentó recuperar los trazos originales de esta obra mediante procesos digitales, intentando descubrir algunas pistas como que probablemente fue hecha de carboncillo o grafito.

El sábado pasado, la reconocida Gagosian Gallery, con cuatro sedes en Estados Unidos y seis en Europa y que está instalada en el centro del mercado del arte primario y ha representado a célebres artistas como Andy Warhol y Jeff Koons entre tantos otros, publicó en su cuenta de Instagram una imagen donde comparaba Erased de Kooning Drawing con Love is in the bin, la obra recientemente creada por Banksy en vivo durante el último remate de Sotheby’s en Londres. El comentario de la foto es “Banksy follows Rauschenberg in creating through destruction” (Banksy sigue a Rauschenberg, creando a través de la destrucción).

Para nadie pasó desapercibida la noticia asociada a lo ocurrido con Banksy durante la semana pasada, y mediante redes sociales se mantuvo siempre un ritmo de construcción del hecho: primero se viralizó el registro del momento exacto en que el papel que contenía la imagen de la “niña con el globo” bajara luego del clap del martillero que cerraba la puja en 1.04M de libras y atravesara la trituradora escondida en el marco para asomarse en tiras por debajo de la obra. Al día siguiente, Banksy publica a través de su Instagram un video de cómo fabricó este mecanismo y alcanza el millón de reproducciones en cosa de minutos. Acto seguido, comienza una discusión en los medios sobre las implicanciones de este hecho y se recurre a expertos para tomar postura frente a esto.

Al encontrarse esta situación en un contexto exclusivamente mercantil, donde los actores involucrados son el artista, la casa de remate y los compradores, la discusión se centra principalmente en la posible revalorización de la obra tras someterse a este acto performático. Así es como las primeras interrogantes que se despiertan tienen que ver con las complicidades entre los actores de este hecho, que es muy entendible en un mundo de plena desconfianza hacia los agentes de mercado, pero que es muy distinto a las preguntas plásticas y estéticas que provocaba la obra de Rauschenberg hace seis décadas.

Finalmente y tras una semana de negociación, Sotheby’s comunicó que la coleccionista anónima sí se quedará con la obra, en el precio acordado, y se oficializó como la primera obra en la Historia del Arte en ser creada durante una subasta. Si bien el tiempo y la distancia a estos hechos serán los encargados de evaluar teóricamente este momento, la masificación inmediata de la noticia a través de los medios ya dejó instaurada en la sociedad esta concepción, dejando en evidencia el peso de la palabra del agente comercial.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

. “The urge to destroy is also a creative urge” – Picasso

Una publicación compartida por Banksy (@banksy) el

El edificio de la Secesión de Viena, que fue construido en 1897 y cuyo movimiento dio origen a uno de los períodos más fructíferos de la cultura occidental, tiene inscrito sobre su entrada la luminosa frase “a cada Tiempo su Arte, y a cada Arte su Libertad”, entonces me pregunto: ¿Cuál es la Libertad que le corresponde al Arte en este Tiempo?

La creación de “Love is in the bin” nos confirma el único origen de nuestra libertad: el Mercado.

Damien Hirst con su obra “The incredible journey” en Sotheby’s, Londres, 2008. Fotografía: Shuan Curry/AFP/Getty Images

Damien Hirst con su obra “The incredible journey” en Sotheby’s, Londres, 2008. Fotografía: Shuan Curry/AFP/Getty Images

No sonaría preocupante si el mercado no estuviera autoregulado, pero los hechos históricos nos han demostrado lo contrario. Podríamos seguir acotándonos al mundo del arte recordando el episodio de Damien Hirst, también en Sotheby’s en 2008, donde se consagró como la subasta más cara de solo un artista con ganancias sobre los 200M de dólares, el mismo día que el Banco Lehmann Brothers anunciaba su quiebra en Estados Unidos, provocando la gran caída económica que remeció todo el planeta.

Mientras la Economía es un sistema que necesita regular sus agentes para mantener el equilibrio, la Cultura construye una roca con la solidez del pensamiento. Y en un mundo donde el acceso a la cultura es más restringido que al consumo, donde el mundo de los intelectuales es silenciado tras libros que se publican y no se leen, donde se ha perdido el interés por entender la humanidad y se reduce todo tipo de acto humano al beneficio económico propio, podemos decir que hemos traspasado nuestras bases a ese equilibrio que creemos estable.

Y ahí es donde entra en riesgo uno de los pilares mas fuertes que tenemos: la Democracia. Ante la pérdida de la solidez cultural en la cual fue fundada, estamos siendo trasladados a circunstancias alarmantes como la inminente elección presidencial de Bolsonaro en Brasil, y que tras el ejemplo de Trump, nos revalida la aparición de estos nuevos seres fascistas disfrazados de héroes, que con la superficialidad de la solución rápida, efectiva y carente de empatía, logran, con toda propiedad, despedazar y tirar nuestra libertad a la basura, tal como Banksy lo acaba de hacer con el Arte.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 5
    Lo amé
  • Me deprime
  • 3
    WTF!
  • 1
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

$6.000

Jair Bolsonaro en entrevista con Ellen Page: “Creo que es un asunto de comportamiento. Cuando era joven, en términos de porcentajes, había pocos gays. Con el tiempo, debido a las libertades, a las drogas y a las mujeres trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales” + More