Para muchos, el director japonés Hirokazu Koreeda es uno de los grandes maestros del cine: con una carrera que abarca unos 25 años, es considerado como uno de los principales cineastas japoneses de la actualidad, y uno que definitivamente no está interesado en dirigir superhéroes para protagonizar grandes y melodramáticos blockbusters. En cambio, su filmografía sobresale justamente por captar los elementos líricos y poéticos de la vida cotidiana.

A menudo elogiado por su enfoque humanista del cine, Koreeda está constantemente dispuesto a ofrecerle una plataforma a personajes que han pasado por un trauma, y con los que el público puede relacionarse. Esta semana, el japonés está presentando su más reciente filme, The Third Murder, en el Festival Internacional de Cine de Toronto. En la pelicula, deja atrás sus recientes dramas para llevarle al público un intenso thriller legal.

La historia comienza en una noche fría y oscura, cuando un hombre llamado Misumi (Kōji Yakusho) golpea a su jefe en la cabeza y lo enciende en llamas. Además, está feliz de confesar que cometió el crimen, pero cuando se reúne con su equipo de defensa, un trío encabezado por un abogado llamado Shigemori (Masaharu Fukuyama), comienza a cambiar su historia.

The Third Murder. Fotografía: Gaga Corporation

The Third Murder. Fotografía: Gaga Corporation

A Shigemori no le importa mucho, pues trabaja con cualquier versión de la verdad que pueda ahorrarle a su cliente la pena de muerte. Sin embargo, poco después el abogado se ve obligado a cuestionar si Misumi realmente incluso cometió un crimen. En el momento cumbre del filme, el director se preocupa mucho menos de la culpabilidad de Misumi que de la naturaleza misma de la culpabilidad y de cómo nos enfrentamos a ella.

Las escenas más fascinantes de la cinta se desarrollan en una pequeña habitación donde Misumi y Shigemori hablan desde lados opuestos del cristal. A veces estas escenas se enmarcan de modo que vemos ambos lados simultáneamente, y al igual que la mayoría de las películas de Koreeda, este parece ser cuento moral profundamente complejo, por lo que es bastante apropiado que el director sitúe su cámara en el centro de la acción: al fin y al cabo, allí es donde está el corazón de todo.

La nueva película de Hirokazu Koreeda se estrena esta semana en el TIFF antes de continuar su recorrido por el circuito de festivales internacionales. A continuación, los dejamos con el trailer, que aunque sólo tiene subtítulos en inglés, es mejor que verlo 100% en japonés, ¿no?:

Despues de leer, ¿qué te pareció?