SACO6

A diferencia de Stranger Things, The OA entrega un universo imaginativo no muy fácil de digerir, pero con una fuerza de atracción que al menos a nosotros nos hizo caer en el binge watching. Ocho capítulos de extensión irregular (acierto aquí, ya que nunca sabes cuando estás cerca al final de cada capítulo) que te transportan a una aventura en tres líneas de tiempo argumentales, La llegada de Prairie Johnson (Britt Marling) a nuestro mundo, su “secuestro” y su regreso.

The OA es una historia de fe, una especie de mesías en tiempo contemporáneo, creer o no creer es la dualidad que viven todos los personajes que acompañan a Prairie durante la historia, incluso para nosotros los espectadores, creamos o no en su relato, nos dejamos conquistar por su forma de enfrentar la situación, sus ganas de hacer un cambio, de no dar pie atrás y de ayudar a otros a encontrarse a sí mismos para trascender.

Los cinco seguidores de Prairie son en su mayoría jóvenes inadaptados de un pequeño pueblo en los Estados Unidos, receta ya probada aquí y en todos lados, Netflix sabe cual es su público, pero esta vez además nos encontramos con una una profesora, mujer de edad que debido a extrañas circunstancias termina siendo una más de este grupo de adolescentes, traspasando las fronteras de la edad, género y estilos de vida. Todos encontrando en Praire la luz que buscaban, una razón por la cual existir.

The OA

Fotografía: Netflix

Por otro lado la parte científica del asunto, el ECM (en inglés, near-death experiences, NDEs) percepciones del entorno narradas por personas que han estado a punto de morir o que han pasado por una muerte clínica y han sobrevivido. El Dr. Hunter Hap (Jason Isaacs) es el encargado de mostrarnos este importante hemisferio de la historia, escenas larguísimas de experimentos y análisis de datos le dan a este mítico relato una posibilidad en nuestras mentes de cuestionarnos más allá de lo poco y nada que sabemos sobre la muerte.

Es muy difícil hablar de la historia sin que perdamos gran parte de la sorpresa que significa cada capítulo, la misma producción mantuvo en hermetismo absoluto los detalles del argumento por esta razón, la fortaleza de la serie está en eso, en no saber que estamos viendo ni a que llegaremos. Una experiencia sensorial, depresiva y mágica, tan sorpresiva como las estruendosas y crudas escenas que rompen con la fotografía melodramática de la producción, todo esto y la frescura de los actores hacen de The OA una serie genuina que no hay que perderse por nada del mundo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?