Un grupo de personas – agarrando sus niños y posesiones – saltan de un bote inflable y caen a la playa. Los fotógrafos se agrupan alrededor de ellos, con cámaras parpadeantes, antes de buscar el siguiente barco.

Escenas como ésta se han vuelto tristes y  comunes en la narrativa actual de la crisis de refugiados. Los fotógrafos nos traen algunas de las imágenes más poderosas e impactantes de la lucha humana… pero barridas en el ciclo de la cobertura de noticias, rara vez parecen conectadas a la historia de la humanidad detrás de ellas.

Fabio Bucciarelli es diferente. El fotógrafo italiano ha estado cubriendo historias sobre desplazamiento y migración mucho antes de que se convirtiera en una noticia internacional en 2015. En la búsqueda de la un punto de vista diferente, su obra revela una profundidad mucho mayor en la lucha de los refugiados y los migrantes, ya que han sido expulsados de sus hogares debido a la guerra y los disturbios.

“Recuerdo que antes de que la OTAN entrara y comenzara a bombardear Libia, había cientos de personas procedentes de Bangladesh que se estaban escapando de los enfrentamientos entre las fuerzas de Gadafi y los rebeldes de Benghazi. El año pasado, cuando la crisis de refugiados se convirtió en el evento noticioso principal, decidí publicar un libro para proponer un punto de vista diferente sobre la crisis.”

Bucciarelli sintió que era necesario y útil desterrar el estereotipo que la mayoría de las personas tiene acerca de los refugiados — como pobres escapan de gases lacrimógenos o que cruzan países a través de cercas de alambre de púas. Quería que la gente considerara al refugiado como un ser humano; como las personas que no quieren mudarse pero deben huir del mundo que conocían.

En su libro The Dream, imágenes punzantes de fotoperiodismo dan paso a exámenes clínicos de algunas de las posesiones que estas personas cargan consigo través del Mediterráneo — y cómo sobrevivieron el viaje. Pero lo más llamativo son las fotos tomadas con una cámara estenopéica, o pinhole. Es una herramienta única que se adapta de igual manera a vistas de mujeres durmiendo, así como a multitudes que a duras penas se distinguen debido a lo borroso de la foto.

Las imágenes producidas son etéreas, indistinta y, por supuesto, un sueño.

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

The Dream, por Fabio Bucciarelli

Fotografía: Fabio Bucciarelli

Despues de leer, ¿qué te pareció?