Sumergirse en una exhibición del calibre de Art Basel puede ser intimidante y abrumador para cualquier persona: en especial cuando se visita en su edición de Miami, en donde galerías de Norteamérica, Latinoamérica, Europa, Asia y África muestran lo mejor de los modernos maestros del arte contemporáneo, así como de la nueva generación de artistas emergentes.

Por todas partes te rodean pinturas, esculturas, instalaciones, fotografías, filmes y trabajos mixtos de la más alta calidad en su inmenso salón principal. Obras de arte de gran escala, performances y llamativas puestas en escena forman parte del paisaje de la ciudad en las locaciones de Collins Park y SoundScape Park, que le dan a Miami Beach ese toque cosmopolita y único durante el mes de diciembre.

Si para un espectador que visita la feria es a veces algo abrumador, imagínense lo difícil que es para un artista sobresalir entre la multitud, en especial si te presentas en la periferia de las principales atracciones. Es probable que la artista norteamericana Suzy Kellems Dominik se haya preguntado eso antes de llevar su instalación I Can Feel al Hotel Nautilus de Miami Beach durante algunos días, pero luego de encender el switch hacia la posición de “on”, estamos seguros de que las dudas se borraron de su mente.

Después de todo, no es común ver una vulva de 1,60 metros palpitando en un orgasmo de neón frente a tus ojos.

Su obra fue una de las más comentadas y fotografiadas de la pasada edición de Art Basel Miami, así que decidimos conversar un rato con Suzy acerca del origen de este homenaje a la sexualidad femenina, de la importancia del feminismo en el mundo del arte contemporáneo actual y de su próxima exhibición, que nos llevará a meternos entre las sábanas.

Suzy Kellems Dominik. Fotografía cortesía: Suzy Kellems Dominik

Suzy Kellems Dominik. Fotografía cortesía: Suzy Kellems Dominik

El año pasado escribimos sobre I Can Feel, que fue parte de Art Basel Miami. ¿Cuál fue tu inspiración detrás de este orgasmo mágico hecho de luz? Háblanos de tu proceso y qué significa esta pieza para ti.

La chispa de la pieza vino de un baile con el cuñado de un amigo y, literalmente, el baile fue solo un baile. Eso es todo lo que fue. Pero, este baile (en serio, sólo un baile) me llevó a un nuevo lugar en mi vida. Estaba saliendo de una relación personal muy difícil y complicada, de décadas. Una que requería y absorbía mis reservas personales aparentemente interminables. Me sentía como una cáscara de mí misma, y que me hizo preguntarme si mi momento como un ser sexual había terminado.

Afortunadamente, me di cuenta en ese momento de alegría abandonada, zumbando alrededor de la pista de baile, de que en realidad iba a vivir y sobrevivir Mejor que sobrevivir: iba prosperar y sentir de nuevo. Entonces, dejé el baile, me fui a casa, hice algunas notas y comencé a trabajar en la pieza. Esa pieza escultural y ligera es la recuperación de mi independencia física y emocional. Soy una autobiógrafa emocional, así que mi trabajo es por lo tanto una extensión de lo que soy y la lente a través de la cual mis emociones afectan y le dan forma a mi experiencia.

La obra de arte fue definitivamente una de las piezas más populares de Instagram durante Art Basel. ¿Sientes que su popularidad diluye un poco el mensaje que intentas retratar y la gente simplemente posa porque se ve genial en una foto?

¡Todo lo contrario! Me siento honrada de que mi trabajo le haya hablado a tantas personas. ¡Que el espectador de arte se haya sentido conectado con el trabajo, lo haya querido capturar, discutir y compartir su experiencia lo es todo! Significa que los moví a un nivel visceral. El hecho de que la gente inclinada al arte se relacione con la tecnología me ha dado el regalo de tener una comunidad mundial que pueda ver mi trabajo.

Esta vagina gigante es también un autorretrato. ¿Qué tan difícil fue cosificarte a ti misma en el neón?

Fue una perspectiva emocionante y una manera importante de expresarme artísticamente. Para serte honesta, en el momento en que estaba creando el trabajo, no lo vi como algo anarquista. ¡Cosificarme poéticamente de alguna manera en I Can Feel, y representarme en forma de una vulva de neón de 1,60 metros fue fantástico! ¡Y además le puse fuegos artificiales!

Al representarme en el centro del trabajo como la vulva, no me siento tan diferente de artistas como Frida Kahlo en su autorretrato con un collar de espinas y un colibrí de 1940: es mi privilegio y responsabilidad, como lo es para muchos artistas, desafiar el concepto y la complejidad de uno mismo.

La llegada de Suzy al mundo del arte fue casi un encuentro consigo misma y con sus deseos: por mucho tiempo fue miembro del equipo nacional de gimnasia de los Estados Unidos, así como madre de dos hijas. Pero como ella misma cuenta, proviene de una larga línea de mujeres inteligentes, curiosas y motivadas, así que un buen día se dijo, “¿por qué no?” De alguna manera se sintió obligada a compartir su voz y su punto de vista a través de su trabajo, examinando la narrativa cultural y la interconectividad de sus experiencias personales. Pero sobre todo para dirigir, enseñar, aprender e inspirar a quienes la rodeaban a través de su honestidad.

Eres muy franca sobre la necesidad de tener un punto de vista radical, feminista y valiente en el arte, especialmente en estos tiempos difíciles. ¿Cuáles crees que son las mejores maneras de que una artista femenina como tú se sienta empoderada?

La mejor manera es que que haya un camino verdadero para las artistas femeninas y para todos, para que podamos expresarnos y para queciertos temas surjan y nos sintamos con poder. Es tan necesario ser vistas y escuchados. Hay que combatir la invisibilidad en nuestras propias vidas y dentro de la sociedad. Tomar control de nuestra narrativa y capturar los momentos de cambio, tanto grandes como pequeños, cuando están sobre nosotros.

I Can Feel es un trabajo de empoderamiento personal. Busco que este trabajo logre agitar y desafiar al espectador y a la sociedad, que haga preguntas incómodas. Que proponga alternativas inesperadas a nociones preconcebidas y examine temas difíciles. Espero cambiar la vida de alguien en la forma en que puede pensar sobre sí mismos y sobre quienes le rodean.

¿Crees que las grandes ferias de arte como Art Basel siguen siendo buenos lugares para encontrar nuevos y emocionantes artistas y sus propuestas, o crees que el aspecto comercial ha superado el lado artístico?

Agradezco el entusiasmo y la energía que rodean a Art Basel y las ferias de arte en general. El espectáculo y el interés de los coleccionistas y los medios de comunicación ofrecen una oportunidad sin igual para que los artistas emergentes y consolidados lleguen y se conecten con coleccionistas, curadores y curiosos. Lo único que diría es que nunca hay que olvidarse de ir a ver lo que sucede alrededor de las ferias de arte. Hay muchos lugares tradicionales y no tradicionales en donde artistas llevan sus obras: I Can Feel terminó en un hotel y no una galería: el mundo del arte está evolucionando, hay arte en todas partes y puedes deleitarte con trabajos que puedes encontrarte en el camino.

I Can Feel. Fotografía: Suzy Kellems Dominik

I Can Feel. Fotografía: Suzy Kellems Dominik

Luego de su paso por Miami, Suzy no se tomó un break: por el contrario, ya está preparando su próxima exhibición llamada In Her Dreams, que formará parte de la feria PAD en París, que ha estado reinventando durante los últimos 22 años la noción de eclecticismo, con un refugio íntimo para aquellos que han hecho de las artes decorativas y el diseño el núcleo de su pasión. Con una instalación que tiene como centro una cama de una mujer, estará diseccionando las interacciones, relaciones y expectativas humanas.

¿Puedes contarnos un poco más sobre tu próxima exposición In Her Dreams? ¿Qué nos mostrarás?

In Her Dreams, estará en exhibición durante la exhibición PAD de París el próximo mes de abril. Este trabajo es el tercero de un trío de instalaciones multisensoriales que analizan la interacción, las relaciones y las expectativas humanas. Gira en torno a la relación de una mujer joven con su cama: la cama sirve de compañera, un depósito para sus esperanzas, sueños y desilusiones. Es una obra universal de autobiografía emocional y, por lo tanto, sirve de manera absoluta e irrevocable como una experiencia profundamente personalizada y participativa.

Los invitados están invitados a tocar e investigar las muchas capas de la cama y tomar fotos sobre y entre las sábanas. Para los verdaderamente aventureros, pueden quitar las sábanas hasta la cubierta del colchón, en donde todas las promesas implícitas van a morir, en un punto húmedo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?