http://ismorbo.com/issue/

Desde principios de los años 70, Suzanne Ciani ha sido una de las pioneras del sintetizador pionero, pero también una de las más aventureras compositoras electrónicas, desafiado estereotipos de género y del diseño de sonido. La pasión de Ciani con los sintetizadores comenzó a una edad temprana, cuando tuvo una introducción a la modulación del sonido con su primer sintetizador Buchla, y como pianista y tecladista entrenada, en las últimas décadas le ha dedicado gran parte de sus esfuerzos musicales a extraer sonoridades femeninas de las máquinas, proporcionando un punto de vista diferente al machismo inherente del mundo tecnológico.

Sin embargo, el sintetizador Buchla tenía sus limitaciones en el mainstream musical. En las discográficas durante los 70 y 80 iba a buscar que la firmaran, pero después que sacaba el Buchla los reclutadores de talentos quedaban rascándose la cabeza, preguntándole en dónde estaba su guitarra y porqué no cantaba. “Eres una chica, debes cantar, ¿no?” Así terminó en la industria publicitaria creando sonidos para marcas como Coca-Cola.

Hoy, a los 71 años de edad, sigue siendo la heroína del sintetizador, la novia del Buchla y una músico incomparable. Esta semana estuvo presentándose en el festival Sónar de Barcelona, en donde siguió derrumbando estereotipos frente a nuevas generaciones, y tal como le contó a El País, no puede vivir sin tener ruido a su alrededor:

“Después de 19 años en la ciudad de Nueva York con todo tipo de ruidos, ahora vivo en mi ambiente sónico perfecto, cerca del océano. El sonido de las olas siempre está ahí y puedo conectarme o desconectarme de él. Cuando viajo, agradezco mucho tener a mano mis cascos Bose que anulan el ruido. Me perturba bastante el Prius de mi hermana… porque no hace ningún sonido. Creo que lo más importante para mí es controlar el sonido que escucho. Respecto a mis fobias: los aspiradores de hojas en la calle”.

En el Sónar estuvo con su Buchla 200e, 100& todo en directo, sin samples, ni ordenadores, con una experiencia sónica inmersiva con cuatro fuentes de sonido y, en cuadrofenia. Muchas veces se ha referido al Buchla como su novio, y según ella, en estos días se porta bastante bien.

“Pues ahora mismo está siendo muy majo y cooperativo. Como en todas la situaciones tecnológicas, o está en ‘on’ o en ‘off’ y lo amo cuando está en on’. A veces necesito adaptarme un poco a su voluntad y cambiar mis ideas sobre lo que deberíamos hacer”.

Cuando le preguntan si la nueva generación está lista para adaptarse a los sonidos sintetizados, dice que tiene fe en los jóvenes, pues conocen más sobre el sonido de los sintetizadores que hace cuatro décadas:

“Absolutamente. Por eso sigo tocando. Es tan refrescante actuar para estas generaciones. Cuando tocaba hace 40 años, nadie sabía de dónde venía el sonido”.

Además, participar en un festival de gente joven como el Sónar siempre le da chance de descubrir nuevos artistas, y gente nueva. Quizás es por ello que Ciani se mantiene tan vigente: dejó atrás el miedo hace muchos años, y el sintetizador sigue sonando tan actual como cuando comenzó a tocar los pernos del Buchla, su fuente de la eterna juventud.

Despues de leer, ¿qué te pareció?