Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Suspendido el diálogo entre Corea del Norte y EE.UU.: ¿Qué depara el futuro?

Un grupo de mujeres organizan una manifestación por la paz en la península de Corea cerca de la Embajada de los Estados Unidos en Seúl esta semana. Fotografía: AP/Ahn Young-joon
Words mor.bo

Hace casi exactamente un mes, en una reunión sostenida entre Kim Jong-un y Moon Jae-in, los líderes de Corea del Norte y del Sur prometieron traer “paz duradera” a la península con un compromiso de desnuclearización que prometía  poner fin a décadas de hostilidades. Fue un momento sorpresivo, indudablemente histórico, pero también frágil, gracias a las presiones del gobierno norteamericano y una muy anticipada reunión entre Kim Jong-un y Donald Trump programada para el día 12 de junio.

Sin embargo, el optimismo duró poco: la tarde de hoy, Trump hizo una declaración oficial en la que decía que la reunión estaba suspendida debido a las “hostilidades” del gobierno de Corea del Norte, pero que esperaba que las conversaciones pudieran reanudarse en un futuro. Si el tono parece demasiado conciliador para Trump, estás en lo correcto, pues para finalizar recalcó que las fuerzas armadas norteamericanas están “dispuestas” y “en posición” para enfrentar “cualquier amenaza” si al líder norcoreano se le curre decir o hacer “cualquier tontería. Oh, la ironía.

Lo cierto es que la reunión Estados Unidos/Corea del Norte estaba condenada a ser un fracaso desde el principio, y en gran parte, el desastre diplomático de hoy es básicamente culpa de las erradas decisiones del presidente norteamericano, quien desde un principio asumió que Kim Jong-un daría su brazo a torcer y haría una desnuclearización total del arsenal de su país sin nada a cambio de EE.UU., algo que cualquier presidente con más preparación habría sabido desde un principio.

El principio del fin de las negociaciones

De hecho, en algunas reuniones sostenidas con representantes de Corea del Norte, autoridades estadounidenses reaccionaron con sorpresa al darse cuenta de Jong-un esperaba concretar en la reunión una desnuclearización similar por parte de la nación norteamericana. Eso sin mencionar un faux pas diplomático que terminó por reventar cualquier posibilidad de reunión: hace unos días, John Bolton, el nuevo secretario de Seguridad Nacional de Trump, dijo en una entrevista televisiva que su país usaría el “modelo libio” para abordar el desarme norcoreano.

Bolton tenía en mente el acuerdo de Muammar Gaddafi para desmantelar y entregar el programa de armas nucleares en 2003, pero para Pyongyang, la mención del “modelo libio” sirvió de recordatorio de que ocho años después de abandonar su programa, Gaddafi fue derrocado y asesinado. Trump y su vicepresidente, Mike Pence, profundizaron esa impresión al advertir a Kim que enfrentaría el mismo destino que Gaddafi si no llegara a un acuerdo. Oh, shit.

Como es de imaginarse, la reacción de Corea del Norte fue menos que favorable, así que no es de extrañar que ahora el presidente norteamericano quiera hacer ver que Pyongyang reaccionó de manera “hostil”, haciéndolos responsables del fracaso de la reunión. Vale la pena agregar que en la carta enviada por Trump a su par en Corea, agregó lo siguiente:

“Tú hablas de tus capacidades nucleares, pero la nuestra es tan inmensa y poderosa que le ruego a Dios que nunca tenga que ser usada”.

¿Y ahora qué? Sin duda alguna, hablar de paz en la península coreana el día de hoy es una utopía. Con un presidente que parece amar el conflicto bélico, los Estados Unidos no se encuentran en posición de negociar con Corea Del Norte, ya que sencillamente ellos no van a aceptar reducir su propio arsenal nuclear a cambio de que Pyongyang haga lo mismo.

Así que las únicas soluciones hasta los momentos es mantener los esfuerzos diplomáticos (que ya vemos no son los mejores), tratar de continuar con conversaciones que al menos permitan que Corea Del Norte deje de aumentar su capacidad nuclear, o lamentablemente, podríamos estar a puertas de un conflicto de una magnitud inimaginable. Si bien es cierto que nadie quiere darle su brazo a torcer a Corea del Norte, la alternativa es demasiado aterradora.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

CLP $6.000

Yayoi Kusama acerca del miedo Aunque estemos pasando por un momento oscuro y difícil, estos nos ofrecen una oportunidad de aprender quiénes somos. “La psiquiatría no era tan aceptada en mi juventud como lo es ahora. Tuve que luchar por mi cuenta con lo que me pasaba, con mi ansiedad, sin hablar de las visiones y alucinaciones que a veces me abrumaban”. More