Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Cine / TV

“Sorry To Bother You”, surrealismo punk y sátira social salpicada de cocaína y capitalismo

Sorry To Bother You. Fotografía: Annapurna Pictures
Words mor.bo

Si hay una producción que este año prometa convertirse en una película de culto, esa es sin duda alguna Sorry To Bother You, la ópera prima del artista y productor de hip hop Boots Riley, y que después de su premiere a principios del 2018 en el Festival de Cine de Sundance se ha convertido en toda una sensación gracias a su naturaleza bizarra y totalmente demente.

La película está protagonizada por Lakeith Stanfield (Atlanta), Tessa Thompson (Thor: Ragnarok) y Armie Hammer (Call me By Your Name). Stanfield interpreta a un operador de telemercadeo que asciende rápidamente en la escala corporativa una vez que adopta una “voz blanca”, y las cosas a partir de ahí se vuelven cada vez más extrañas y complicadas: hay conflictos de empleados, CEOs psicópatas, capitalismo, tensión racial, desnudos frontales de centauros con penes gigantes, y una orgía en la que el personaje de Armie Hammer aspira cantidades industriales de cocaína.

Si te suena un poco WTF, es porque lo es: hay alucinacones lisérgicas y realismo mágico incluido en escenarios bañados de neón, y quienes la han visto dicen que sin duda no va a haber otro filme de este calibre lanzado este año. El elenco de Sorry To Bother You se completa con Steve Yeun, Jermaine Fowler, Omari Hardwick, Terry Crews, Patton Oswalt, David Cross y Danny Glover, y se estrena este viernes 6 de julio. Disfruta del salvaje trailer a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 2
    Me gustó
  • 7
    Me prendió
  • 2
    Lo amé
  • Me deprime
  • 3
    WTF!
  • Me confunde
Magazine

ISSUE #02

$5.000
Limpiar

Thom Yorke está harto de la apatía: “Si sales a la calle, si te involucras en la política, puedes cambiar las cosas. Ahora es mucho más difícil pensar así, pese al gran potencial de Internet y las redes sociales. De hecho, sucede lo contrario. Hay un vacío de acomodo y negación donde todas las opiniones son iguales y nada tiene consecuencias” + More