Descubrir los affairs del pasado de algunas de las figuras más famosas de la actualidad suele ser interesante, en especial cuando indagamos y descubrimos parejas inesperadas: este es el caso del artista Jean-Michel Basquiat y Madonna, quienes tuvieron un romance breve entre los años 1982 y 1983. Gracias al antiguo asistente de Basquiat, Stephen Torton, tenemos esta imagen que representa un momento cumbre de la creatividad que se vivía en la ciudad de Nueva York a principios de los años 80.

Los detalles de cómo se conocieron Madonna y Basquiat son un poco nebulosos: ella acababa de lanzar su primer single, Everybody, y estaba trabajando en el track Lucky Star, la canción que la catapultaría a la fama en Estados Unidos y el resto del mundo. En ese entonces, Basquiat ya era un nombre interesante en el mundo del arte, ganando reconocimiento no sólo gracias a su amistad con Andy Warhol, sino por ser uno de los representantes más excitantes del arte moderno.

Sin duda alguna, esta imagen representa un momento especial en el tiempo, cuando dos individuos creativos y excepcionales se encontraron en el camino. Lamentablemente, Basquiat falleció demasiado joven, apenas a los 28 años, y nunca conocimos el espectro completo de su talento. Sin embargo, la foto demuestra que la influencia de Madonna en el arte, la moda y la música abarca diversos rincones de las últimas tres décadas, y que la que hoy es una artista consagrada también fue una aprendiz.

Despues de leer, ¿qué te pareció?