Leí esta frase en el eslogan de una tienda sensual y cuando la escuché cantada por Cola Condenada, supe que éste tenía que ser el título de mi primer artículo en esta morbosa plataforma.

Esta segunda versión del Festival de Arte Erótico se llevó a cabo el 12 y 13 de diciembre de 2015 y es el resultado de un aprendizaje y crecimiento agigantado de la primera instancia en el Centro Cultural Chileno de las Artes. El erotismo y la sensualidad fueron los principales componentes de este encuentro, que se podía absorber tanto por los expositores comerciales como en el arte y las performances. Esta vez pudimos apreciar una curatoría contundente que reunió un vasto imaginario de penes y vaginas reproducidas en distintas técnicas, dentro de un sencillo montaje lineal en el espacio conector de toda la arquitectura.

morbo_danomozo_fae01

Era un largo corredor que articulaba las actividades que ofreció este festival: una selección de productos afrodisíacos y juguetes sexuales en el comienzo; una generosa barra de sangrías, cervezas y pizzas en la zona intermedia; las dos salas mayores e incluso el rincón donde te podías hacer tu propia foto erótica. Por aquí deambulaban los convocados con su mejor atuendo para complementar el lugar, dejando a la vista piel con tatuajes y perforaciones, escotes, piernas, tetas y cabelleras rapadas y coloridas.

El programa del festival se desarrollaba en dos salas, una pequeña para talleres y una mayor para las Artes Escénicas, que, sin duda, fueron las protagonistas del fin de semana. Cada una de ellas despertó una emocionalidad generalizada en la concurrencia, que provocó que nadie se quisiera ir y que el lugar se siga llenando mientras avanzaba la tarde, a pesar del calor del encierro. Comenzamos con la elegante danza “Enaguas”, para luego conocer la otra sala con la roja performance tras la cortina Instructivo erótico número 2. Con esto se dio paso a las proyecciones visuales y nuevos desempeños en la sala superior. En los intertantos, el relleno era juguetón: hubo concursos de todo tipo para estimular a los asistentes, incluso terminamos fingiendo un orgasmo entre todos. Se presentaron las “Divas a la deriva” con su show de improvisación; el colectivo poético “cuerpo de texto” nos interpretó su lírica sobre el proscenio y luego “la bibliotecaria” trajo el bondage a escena, mientras cuatro parejas semivestidas de blanco se besaban sin parar sobre una lámina de algodón en el corredor, mojándose con el suero que caía de unos diamantes de espejo. Sin duda, lo más audaz de la noche fue la bizarra performance de “Irina la loca”, quien después de animar al público con su vestido con penes, convirtió el espacio en un sórdido antro perfumado a genital, bailando, manoseándose y bebiendo sus fértiles fluidos. Todo esto respaldado por un necesario homenaje a “Hija de Perra” en la proyección, que cual deidad de lo bizarro miraba desde arriba para apoyar a su amiga.

Al día siguiente hicieron lo suyo “Burlesqueens” con su danza asiática-sensual, y quizá la mayor sorpresa del evento dada por Marcela Cerda y su performance autoreferente llamada “Meta-morfé”, a quién necesito dedicarle un artículo completo en otra ocasión. El cierre estuvo a cargo de Cola Condenada junto a Sofía Oportot, los adorables y abominables músicos que entregaron el mensaje sociopolítico, con el que seguramente todos los asistentes estábamos de acuerdo.

El Festival de Arte Erótico de Santiago comienza a tomar fuerza de a mucho, el orgullo de los organizadores se reflejó en una producción de escasos imprevistos y grandes propuestas, por lo que ya estamos ansiosos de una tercera versión. Al fin descubrimos en Santiago un lugar donde hay pelos en la lengua por otras razones, no porque exista el tabú del sexo en esta sociedad que necesita conversar de “eso”.

* El correcto resultado para el proceso creativo se da mediante la sinergia entre normas y azar, donde lo primero otorga una estructura y lo segundo le da vida. En este caso, mi regla es utilizar siempre un objetivo de 50 mm (f1.4), y sus respectivas distancias y focos que este permite.

Despues de leer, ¿qué te pareció?