Si hay una droga de la que se habla insistentemente como una de las más peligrosas en la actualidad es el MDMA, ya que muchas veces es mezclada con componentes extra dañinos en las pastillas de éxtasis o molly que todos conocemos, y terminan causando muertes accidentales, por lo que en los últimos años algunos países como el Reino Unido han decidido incorporar laboratorios ambulantes de pruebas de drogas en festivales musicales para asegurar un consumo más seguro.

Ahora, una nueva investigación parece indicar que los estudios previos que examinaron las alteraciones cerebrales causadas por el éxtasis se han centrado en usuarios inusualmente intensos de la sustancia. El estudio, publicado en el Journal of Psychopharmacology, sugiere que investigaciones anterior probablemente sobreestimaron el alcance de las alteraciones experimentadas por la mayoría de los usuarios de MDMA.

El autor del estudio, Balázs Szigeti, de la Universidad de Edimburgo, estaba investigando otro proyecto cuando leyó un estudio de neuroimagen que encontró evidencia de que el uso de éxtasis resultó en niveles más bajos de transportador de serotonina cerebral (SERT).

“Me pareció raro que llamaran a los usuarios que toman 2 píldoras dos veces al mes ‘usuarios de bajo a moderado’, y sospeché que es mucho más de lo que el usuario promedio toma. Le envié un corro a la gente del Global Drug Survey, y nos dimos cuenta de que hay una diferencia importante que hacer entre usuarios casuales y gente que usa MDMA de manera compulsiva”.

Szigeti y sus colegas encontraron que los usuarios de MDMA que participaron en estudios previos de neuroimagen habían consumido una cantidad mucho mayor de la droga que el usuario típico: en promedio, los participantes consumieron un 720% más de píldoras en un año. Wow. Así, los encuestados del Global Drug Survey apenas usaron 12.2 píldoras por año en promedio, mientras que los participantes en imágenes cerebrales informaron que usaron un promedio de 87.3 píldoras por año.

“Nuestro análisis sugiere que las alteraciones de serotonina inducidas por el éxtasis probablemente se sobreestiman para la mayoría de los usuarios. Esta es una buena noticia para los usuarios de éxtasis y para la aplicación médica del MDMA, pero como destacamos en el estudio, esto no implica que todo el consumo de éxtasis y MDMA sea inofensivo”.

El autor del estudio espera que además de las implicaciones para el consumo de éxtasis, el estudio sirva para resaltar la importancia de considerar cómo los usuarios reales usan las drogas cuando se estudia el consumo de las mismas, pues esa información es a menudo difícil de obtener cuando se trata para las sustancias ilegales, y siempre hay que buscar que los resultados que se den al público estén conformes con el uso de drogas en la vida real.

Despues de leer, ¿qué te pareció?