El fotógrafo y artista Sam Gregg vive en Londres, y a sus 28 años es reconocido por su trabajo documental, así como por sus imágenes, que capturan su particular interés en comunidades marginalizadas y desposeídas. Con fotos que nos hacen sumergirnos en el entorno de cada encuadre, encuentra su mayor satisfacción tratando de captar atmósferas complejas y llenas de narrativas que destaquen aspectos idiosincráticos y culturales.

Una de sus series más llamativas se titula See Naples and Die, inspirada por la famosa frase del escritor Johann Wolfgang von Goethe: Vide Napule e po’ muore, que escribió luego de visitar las costas italianas de Nápoles. El alemán encontró la localidad tan hermosa, impactante y opulenta, que sabía que cuando llegara la hora de morir, jamás se arrepentiría de haber estado allí, pero para Gregg, la frase sirve como una referencia humorística y un tanto irónica: hoy en día, Nápoles es la ciudad con mayor índice criminal en Europa, así que si visitas la ciudad, podrías terminar muriendo. Sin embargo, en la serie fotográfica busca rescatar el rostro humano de una ciudad llena de matices.

“Mis fotografías son una documentación del espíritu y la vitalidad de las personas que viven en estas áreas, incluso cuando deben hacerle frente a una adversidad absoluta. Están ferozmente orgullosos de su herencia y son el emblema de lo que significa ser un verdadero napolitano. Llevan sus corazones a flor de piel y eso es lo que los hace tan entrañables”.

Para las fotos, Sam visitó lugares como el Barrio Español y Rione Sanità, en donde encontró a personakes excepcionales, quienes lo ayudaron a comprender los problemas socioeconómicos de la ciudad, y a darle forma al proyecto. Terminó capturando a fanáticos de losbronceados, niños, monjas y abuelos desgastados por el tiempo en imágenes en donde los rostros refrejan las vidas que han tenido.

En los retratos se ve tanto la fuerza como la fragilidad de la gente que conoció, en su mayoría decente, de bien, respetuosa y afable, que sólo querían un poco de respeto y empatía. En este recorrido visual, vemos la variedad idiosincrática de Nápoles y cómo al enfrentarse a los estereotipos culturales y de género, este fotógrafo pudo capturar momentos de vulnerabilidad y cotidianidad que revelan el espíritu napolitano.

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

See Naples and Die. Fotografía: Sam Gregg

Despues de leer, ¿qué te pareció?