¿Conoces esa sensación de estar escuchando por primera vez un disco y sentir cómo los músculos te van presionando desde el abdomen hasta el pectoral? ¿Esa mezcla de tensión y fervor? Si no te ha ocurrido, deberías experimentarlo. Anota: Salve Discordia (Mushroom Pillow, 2016) de Triángulo de Amor Bizarro.

fotografía triángulo de amor bizarro promoción de salve discordia

Suelen decir que el tercer álbum de una banda es como el miércoles en la semana, que una vez superado pasa el peligro de venirse abajo. Lo de Triángulo de Amor Bizarro con Victoria Mística (Mushroom Pillow, 2013) habría equivalido entonces a un viernes por la tarde: potente, ilusionante, soberbio, para beber cerveza, un regalo de la vida. Cuando lo descubrimos muchos nos preguntamos qué sería del próximo material.

Lo que ha sido es un giro de mirada, se han ido a su debut y han barrido todo lo cosechado desde entonces para plasmarlo en este Salve Discordia, que esconde todo eso y más. Volviendo a contar con Carlos Hernández como productor, tal y como hicieron en 2007, el cuarteto gallego dispara de nuevo su peculiar lírica que tiene tanto de intimidad existencial como de provocativa crítica social.

Shoegaze, psicodelia, death pop, rock o post-punk. Y en nombres de bandas: New Order, The Jesus & Mary Chain, Joy Division o The Cure. Un poco de todo esto es lo que encontramos en este trabajo que, sea como sea, termina sonando a puro Triángulo de Amor Bizarro. Y qué puta alegría.

No hay otra forma de corroborar el éxito que esas ganas de romper lo que tengas a mano cuando se oye la voz de Rodrigo repitiendo “Europa es una zorra” en “Euromaquia”; o que el “cuando te follen las fuerzas” (porque en el fondo sabemos que es lo que dice Isa en lugar de “fallen”) de “Barca Quemada” se te grabe en la mente durante horas. Van pasando las canciones y la sorpresa fluye en ascendente. “Desmadre Estigio” y “Gallo Negro Se Levanta” no fueron más que un prólogo sutil.

Después de escuchar “Baila Sumeria” y ese “la ciencia es mentira sin ti” no querrás que nadie utilice otra frase que no sea esa para declararse, ni querrás mandar a tus enemigos a la mierda si no es con un “no esperaré a que un rayo te parta” como el de “Nuestro siglo Fnord”. Vas a enloquecer con “Cómo Encontró a la Diosa”, de pronto frenarás en seco para volver a ir al trote con Isa en “Qué Hizo Por Ella Cuando la Encontró”, te engancharás a la melodía de “Luz del Alba” y pedirás más al acabar “O Salve Eris”.

Como diría un twittero del montón: Triángulo de Amor Bizarro lo han vuelto a hacer. Es el momento. Abre tus pulmones como si fuese la última vez y coge aire. Después de dar a ‘play’ en Salve Discordia, está prohibido respirar.

Despues de leer, ¿qué te pareció?