Aunque para muchos los años 60 fueron la década de la liberación sexual, no se compara con el increíble abanico de libertades y experimentos que se viven hoy en día, en donde el género es tan fluido como el agua, el amor está desligado completamente del placer y la visión binaria de la sexualidad es algo que quedó en el pasado.

Desde los millenials a la generación z, la cultura de la sexualidad es casi tan inmediata como enviar un tweet, y gracias al avance de la tecnología, encontrar a alguien que sólo quiera liberar un poco de tensión y pasar un buen rato es bastante probable siempre y cuando tengas activado el GPS. No importa si es en un callejón a las 5 de la mañana o en el baño de un centro comercial mientras estás de compras con tu familia: hay un abanico de opciones para todos los gustos.

El pasado 1° de diciembre se celebró alrededor del mundo un día más de lucha contra el VIH, recordándonos una vez más que las cifras de contagio siguen manteniéndose en aumento, con 2,5 millones de nuevos pacientes cada año. Para el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, el virus sigue siendo la mayor amenaza para la salud mundial de nuestro tiempo.

El atractivo bareback

bareback

Fotografía: Alef Ghosn

Pero para una parte de los jóvenes de Latinoamérica que han vivido toda su vida escuchando de la enfermedad, el riesgo de contagio forma parte de su vida sexual diaria. El peligro de contraer el VIH ya no los asusta, por lo contrario: tener en su perfil la palabra bareback los hace más atractivos.

Para quienes no conocen el término, la palabra inglesa bareback describe el contacto sexual penetrativo sin ningún tipo de barrera, en especial el condón. Nacido del término ecuestre que equivale a montar un caballo sin silla, tiene una connotación de ser salvaje, divertido y arriesgado. Y al final, resulta ser la práctica más común entre los más jóvenes de la población, sin importar su preferencia sexual.

De acuerdo con Carlos Beltrán, infectólogo y presidente de la Corporación Sida Chile, los infectados en el país en los últimos 5 años han aumentado en un 125% en jóvenes entre los 15 y los 19 años. Entre los 19 y los 24 fue del 113%. Esto se debe que aunque tienen educación sexual y saben la importancia del uso de preservativo, deciden tener relaciones sexuales sin utilizarlo. La excusa es la de siempre: “es como comerse un caramelo con el envoltorio.”

Brenda, Tindr y Grindr: una ruleta rusa

Fotografía: venturebeat

Fotografía: venturebeat

Según Beltrán, el comportamiento sociosexual de los jóvenes de hoy en día está regido por la experimentación, los encuentros casuales y la falta de pruebas anuales para saber si se es portador. La mitad de los contagiados no tienen idea que tienen el virus, porque no tienen la rutina de hacerse la prueba regularmente, propagando la enfermedad de manera indiscriminada.

Para nadie es un secreto que la popularidad de aplicaciones móviles para encuentros sexuales casuales tienen algún tiempo formando parte indispensable de la sexualidad de muchos adolescentes y adultos jóvenes. Incluso, hay websites como Gaychat.cl en donde hay grupos denominados “Ruletas Rusas de Bareback” en donde hacen fiestas de sexo y uno de los invitados es portador de la enfermedad. Todos los asistentes conocen el riesgo, pero al parecer, esto hace la experiencia mucho más excitante para algunos.

Además, algunos piensan equivocadamente que eyaculando fuera están libres del contagio, lo que nos enseña que los mitos sobre el VIH aún siguen tan vigentes ahora como en los 80. Pero cuidado: ya los homosexuales no son el grupo con más infectados: de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, el repunte de heterosexuales lidera la tabla con 52%.

Swingers y sexo en grupo

sexo en grupo

Fotografía: Alef Ghosn

Otras de las prácticas que se han popularizado en los últimos años como parte de la experimentación sexual de los más jóvenes en la región, es el sexo en grupo, el intercambio de parejas o swingers y hasta las relaciones abiertas. Ya no hay distinción de preferencias sexuales o géneros: los grupos simplemente se reúnen a ver qué es lo que puede pasar y con quién. Claro, sin ningún tipo de protección.

Algunos, sin embargo, suelen tomar una medida diferente: la profilaxis pre-exposición (mejor conocida como PrEP) con el fármaco Truvada o con otros parecidos que combinen el tenofovir y la emtricitabina, que reduce el riesgo de infección por VIH en un 86%, y además ha sido respaldado por la Organización Mundial de la Salud y centros para el control y la prevención de enfermedades alrededor del mundo.

Sin embargo, el preservativo nunca es considerado como opción.

¿Cómo prevenir?

prevención

fotografía: Salud Neuquén

Con esta nueva realidad, las políticas públicas se han quedado cortas al tratar de educar a los jóvenes en materia de sexualidad: ellos se educan en la calle, entre ellos, y sobre todo con lo que ven en Internet. Quienes preparan los folletos sobre cómo prevenir el VIH quizás no tienen idea de que los adolescentes a quienes buscan educar tal vez saben más que ellos. El problema ahora es otro: a algunos ya no les importa contagiarse…. ni contagiar a los demás.

Aún así, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA quiere acabar con la enfermedad en Latinoamérica para el 2030. Su slogan para la región es “Acepta el reto. Terminemos con el SIDA”, pero todavía queda mucho trabajo por hacer: en los dos países más grandes del Cono Sur hay datos que hacen sonar las alarmas: en Brasil unas 827.000 personas son portadoras del VIH, de las que 112.000 no saben que tienen la enfermedad y 260.000 lo saben pero no se tratan, según estadísticas divulgadas por el Ministerio de Salud brasileño.

Mientras tanto, en Argentina viven alrededor de 126.000 personas con el VIH y de ellas, el 30 % no sabe que lo tiene, algo que genera un doble impacto: la aceleración del contagio y los diagnósticos tardíos, y provoca 1.600 muertes cada año en el país.

Sólo quedan 13 años para alcanzar esta meta, pero con una población cada vez más joven y cada vez más desinteresada en evitar el contagio, un final exitoso se proyecta cada vez más difícil. El primer paso viene envuelto en un pequeño recuadro de papel aluminizado y plastificado. Hay que atreverse a disfrutar de una sexualidad llena de experimentos y sensaciones… sin olvidar la responsabilidad.

Despues de leer, ¿qué te pareció?