http://ismorbo.com/issue/

Sang Woo Kim tiene 22 años de edad y unos pómulos tan afilados como una katana que balancea con una sonrisa que una abuelita podría llamar adorable. De ascendencia coreana pero criado en Londres, este estudiante de Bellas Artes de la Universidad de Goldsmiths y graduado Central Saint Martins en Fotografía entró como parte del staff de modelos de Select Model Management en el año 2013, y desde entonces se ha convertido en el primer coreano que desfila en una pasarela de Burberry, en el favorito de diseñadores como Dolce & Gabbana, y en el encantador amante de Cara Delevingne en la campaña primavera/verano de DKNY.

Sang Woo Kim

Fotografía: Sang Woo Kim/Instagram

Sin embargo, pese a su éxito como modelo, su verdadera pasión es el arte. Hasta los momentos, modelar para él es un medio para un fin. Pero además, se adentra en todo tipo de disciplinas: está experimentando con la fotografía, pero su meta es ocupar su tiempo como un creativo de la pintura. De hecho, en su página oficial y en su cuenta de Instagram es posible ver algunas de sus obras, en las que combina sus instintos, espontaneidad e intuición para lograr cuadros abstractos.

“El arte era algo que siempre he disfrutado a fondo y algo que ha sido de mi interés desde que era niño. Supongo que gran parte de mi trabajo es, sin duda, una reminiscencia del período expresionista abstracto. Las obras de Franz Kline y De Kooning son siempre algunas de mis favoritas, aunque mi artista preferido de todos los tiempos es Lucian Freud debido a su compromiso con la pintura de retratos y su inocencia con respecto al mundo del are. Lo que me inspira principalmente es su forma escultórica de pintar con texturas e impasto en sus pinturas”.

Pero aunque lo quiera o no, el hecho de modelar ha afectado su manera de ver el arte, puesto que mientras viaja y desfila y posa, va aprendiendo más la gente, modificando la manera en que ve las cosas en general, que es probablemente lo mejor que le ha pasado a su proceso como artista, al igual que cuando está bajo la lente de la cámara, pues dice que trata de verse a sí mismo a través de los ojos del fotógrafo.

Sang Woo Kim

Fotografía: Tim Walker

Su meta es trabajar un día al 100% como artista plástico, pues aunque he trabajado con su fotografía y algunos dibujos en varios editoriales y revistas, le gustaría incorporar sus pinturas dentro de una sesión de fotos, tal vez como fondo del set. Piensa que debido al carácter innato e intuitivo de su trabajo en la pintura, resulta ser lo más personal que tiene para ofrecer, mucho más que su rostro o su cuerpo delante de la cámara.

Arte: Sang Woo Kim

Arte: Sang Woo Kim

Arte: Sang Woo Kim

Arte: Sang Woo Kim

Arte: Sang Woo Kim

Arte: Sang Woo Kim

Hace poco hizo su primera exposición, llamada If You See Me, Now You Don’t, que realizó en la Magic Beans Gallery de Berlín, con pinturas en donde ahondó sobre su pasado, explorando temas sobre identidad e inmigración, en especial cuando sus padres continúan siendo extranjeros en Londres. Mientras tanto, continúa en el negocio de la moda, sin dejar atrás la creatividad, pues para Sang Woo Kim, la belleza y la creatividad es extremadamente necesaria en este momento, cuando el arte es una de las disciplinas que sigue recordándonos acerca de nuestra propia humanidad.

Despues de leer, ¿qué te pareció?