Cuando el pasado fin de semana la actriz Uma Thurman se sentó a hablar con el diario The New York Times acerca del acoso sexual sufrido a manos de Harvey Weinstein, uno de los aspectos más interesantes de la entrevista fue cuando también habló de otro tipo de abuso sufrido en el set de la película Kill Bill, dirigida por Quentin Tarantino.

En el artículo, Uma hablaba de cómo el director se había dado a la tarea de interpretar personalmente algunas de las escenas más humillantes para su personaje, Beatrix Kiddo, como escupirle la cara o ahorcarla con una cadena: sin embargo la historia más destacada fue un accidente automovilístico que sufrió en el set a insistencia del realizador, y que la dejó con algunas secuelas permanentes. Ahora, Quentin Tarantino se refirió a la entrevista de Thurman en una conversación con Deadline Hollywood, asumiendo su responsabilidad en el hecho.

“Uma tenía reservas acerca de hacer la toma, y ninguno de nosotros realmente lo consideró como una escena de acción riesgosa. Era simplemente manejar. Quizás debimos considerarla de manera diferente, pero no lo hicimos. Yo estaba muy feliz, pensando, ‘ella absolutamente puede hacer esto, no será un problema’. La respuesta de Uma fue ‘OK’. Porque ella me creyó. Porque ella confiaba en mí y porque se lo dije: estaría segura. Y no fue así. Estaba equivocado”.

Durante la entrevista, Tarantino acepta la culpabilidad del accidente sencillamente por estar confiado en vez de tomar las medidas de seguridad necesarias para proteger a su elenco. Dijo que lo consideraba uno de sus mayores errores de su carrera:

“Ese es uno de los mayores remordimientos de mi vida. Como director, aprendes cosas y, a veces, las aprendes a través de terribles errores. Ese fue uno de mis errores más horrendos, porque no me tomé el tiempo para evaluar el camino en el que ella manejaría, una vez más, solo para ver lo que ella iba a ver”.

El día de ayer, Uma Thurman también publicó en su cuenta de Instagram una aclaratoria diciendo que en ningún momento culpaba a Tarantino del accidente, y que de hecho el director había sido una de las personas quienes se había arriesgado para ayudarla a conseguir la filmación que compartió con el NYT.

“Quentin Tarantino se arrepintió profundamente y sigue arrepentido por este lamentable evento, y me dio el metraje años después para poder exponerlo y dejarlo salir a la luz del día, independientemente de que sea un evento para el que la justicia nunca será posible. También lo hizo con pleno conocimiento de que podría causarle daños personales, y estoy orgullosa de él por su valentía y por haber hecho lo correcto”.

Para Uma, el hecho de que el accidente haya sido encubierto por los productores Lawrence Bender, E. Bennett Walsh y Harvey Weinstein fue lo peor y lo que es verdaderamente imperdonable para ella, pues mintieron, destruyeron evidencia y continuaron mintiendo sobre el daño permanente que le causaron, pues siempre tuvieron intenciones maliciosas.

A continuación, los dejamos con el post de Uma en Instagram.

i post this clip to memorialize it’s full exposure in the nyt by Maureen Dowd. the circumstances of this event were negligent to the point of criminality. i do not believe though with malicious intent. Quentin Tarantino, was deeply regretful and remains remorseful about this sorry event, and gave me the footage years later so i could expose it and let it see the light of day, regardless of it most likely being an event for which justice will never be possible. he also did so with full knowledge it could cause him personal harm, and i am proud of him for doing the right thing and for his courage. THE COVER UP after the fact is UNFORGIVABLE. for this i hold Lawrence Bender, E. Bennett Walsh, and the notorious Harvey Weinstein solely responsible. they lied, destroyed evidence, and continue to lie about the permanent harm they caused and then chose to suppress. the cover up did have malicious intent, and shame on these three for all eternity. CAA never sent anyone to Mexico. i hope they look after other clients more respectfully if they in fact want to do the job for which they take money with any decency.

Una publicación compartida de Uma Thurman (@ithurman) el

Despues de leer, ¿qué te pareció?