Espera un poco!

No tienes nada aún.

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Coverages Music Shows

Queens of the Stone Age: La pasión recortada se va al anecdotario

Fotografía: Lukas Cruzat
Words Homero Ramírez

La cuarta noche de rock que ofrecieron los Queens of the Stone Age en Santiago de Chile fue un derroche de emociones. Cuando la icónica Go With the Flow terminaba entre frenéticas notas y un outro extendido, que fue la tónica de la jornada, Jon Theodore se dañó su mano y no pudo ofrecer el encore que estaba planificado. En modo de disculpas, Josh Homme optó por una compensación: tocar dos de sus canciones más ágiles y provocar un tanto más de desorden en la cancha. Para despedirse de un país que cada vez los acoge mejor, las elecciones fueron Regular John, primer track de su debut homónimo, y la icónica A Song for the Dead. Y el baterista, como si nada importara.

Y si bien muchos sabían que tras el primer set venía un cierre más demoledor, hubo consenso. Los de Palm Desert explotaron sus capacidades sobre el escenario del Movistar Arena, que desde el primer minuto conectó con los acordes de, por ejemplo, Head Like a Haunted House o Feet Don’t Fail Me. Con las nuevas canciones, del promocionado Villains, la invitación de la banda era a saltar, bailar y gritar. Generaron un delirio. Esa cancha general era una mezcla de sudor, fiesta y expectación. Nadie quería perder el tiempo y a Homme lo llegaron a recriminar por frenar el ritmo al entablar una conversación en español.

QotSA intentó presentar todo el último disco y lo hizo encajar en medio de algunos cortos donde la guitarra protagonizaba sus cierres hasta que la ovación era total (fundamentalmente en No One Knows, You Can’t Quit Me Baby y Little Sister). Troy Van Leeuwen, el guitarrista que se para a la derecha de Homme, solía golpear unas flexibles luces led -dispuestas a lo largo del proscenio- con su instrumento estrella. Y todo pasó del fuego a la calma. Tras Hangin’ Tree, original de Mark Lanegan y con la figura de Alain Johannes emergiendo de regreso tras una teloneada penetrante y llena de canciones de Eleven, su ex californiano y noventero proyecto de hard y grunge rock, vino la pausa y la reflexión. La contemplación. Make It Wit Chu y I Appear Missing aportaron a esa dinámica.

Cuatro horas después de que los hermanos Foncea enaltecieran el sonido de Johannes, las luces del recinto de Parque O’Higgins se apagaron. Homme fue práctico pero arrollador. Sutil pero eficaz pese a que su micrófono nunca lo terminó de favorecer. El sonido no fue perfecto, pero ahí apareció la mística y la experiencia. …Like Clockwork fue recorrido con pinzas y por momentos la pista de baile se convirtió en un mar de añoranzas del pasado. Y por otros, en intensidad y lucha. Si algo faltó, nadie lo notó y el recorte de pasión quedó en el anecdotario.

Fotografía: Lukas Cruzat

Fotografía: Lukas Cruzat

Fotografía: Lukas Cruzat

Fotografía: Lukas Cruzat

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 4
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

$6.000

Thom Yorke está harto de la apatía: “Si sales a la calle, si te involucras en la política, puedes cambiar las cosas. Ahora es mucho más difícil pensar así, pese al gran potencial de Internet y las redes sociales. De hecho, sucede lo contrario. Hay un vacío de acomodo y negación donde todas las opiniones son iguales y nada tiene consecuencias” + More