TEXTO Mirangie Alayon — 30 Ago. 2018

Ilya Milstein es un ilustrador autodidacta nacido en Milán, criado en Melbourne y ahora residente en Nueva York. Podría decirse que su carrera se definió cuando comenzó a dibujar de manera obsesiva cuando era niño, y creó más de 1000 páginas de cómics personales, sin hablar de su evolución a las zines DIY que hizo durante toda su adolescencia. Sin embargo, terminó estudiando arquitectura y escultura contemporánea en la universidad, y finalmente la musa del lápiz y el papel terminó seduciéndolo una vez más.

Sus piezas combinan trazos nerviosos y una cantidad increíble de detalles que hacen de sus dibujos piezas que merecen ser digeridas con una taza de café, paciencia y curiosidad. Los fanáticos de figuras famosas como Hergé (el ilustrador de los cómics de Tin Tin) o Martin Handford (quien durante años nos ha hecho escrutar su trabajo en busca de Wally) quizás reconocerán la influencia de ambos, así como la de grandes figuras como Hyeronimous Bosch, quien en piezas como El Jardín de Las Delicias nos distrae con múltiples focos de acción y atención.

Recientemente conversamos con Ilya para conocer un poco más de su proceso creativo, de por qué le gusta incluir tantos “huevos de pascua” en sus creaciones, y por qué tener una fecha límite siempre será la mejor manera de evitar los bloqueos creativos.

“Creo en el dicho ‘cada uno en lo suyo’: no hay una forma incorrecta de ilustrar, y cuanto más variados sean los procesos, mejor y más diversa será la cultura”.

Tyrrhenian. Ilustración: Ilya Milstein

Tyrrhenian. Ilustración: Ilya Milstein

Boats. Ilustración: Ilya Milstein

Boats. Ilustración: Ilya Milstein

Boats. Ilustración: Ilya Milstein

Boats. Ilustración: Ilya Milstein

Ilya, por favor cuéntanos de tus inicios como ilustrador, y cómo adquiriste tu estilo particular.

Dos días después de graduarme de la escuela de arte, cuando estaba muy preocupado acerca de mis perspectivas profesionales, alguien a quien conocí cuando era adolescente me contactó para preguntarme si me gustaría hacer algún trabajo de ilustración, y no he estado sin un proyecto desde entonces. Después de tener otros trabajos paralelos, finalmente pude empezar a trabajar como ilustrador a tiempo completo en enero de este año.

Adquirí mi estilo particular en parte al copiar mis muchas influencias, pero también a través de la toma de decisiones. Puedo dibujar de muchas maneras, pero quería enfocarme en un estilo que me resultaba familiar, nostálgico, vulnerable (por lo tanto, no tenía líneas definidas) y se sintiera cercano (por eso mi uso de la proyección isométrica y los caracteres planos; quiero que mi trabajo se sienta como que proviene de un punto de vista visual objetivo, por lo que el espectador puede verlo con autonomía).

Por favor, guíanos a través de tu proceso creativo. ¿Todavía trabajas en papel o has evolucionado al formato digital por completo? ¿Cuáles crees que son los pros y los contras de ambos?

La computadora siempre está allí, Google Maps y las imágenes son cruciales para mis detalles, pero siempre empiezo con papel, dibujando mis dibujos en lápiz azul sobre cartulina, a menudo usando herramientas de medición y luego con tintas con marcadores vietnamitas de líneas finas. Después de eso, escaneo y coloreo mis dibujos en Photoshop. Me parece que puedo ser más flexible y más imaginativo cuando dibujo en papel, y no creo que las líneas digitales se puedan comparar con las de un bolígrafo, pero usar la computadora para el color permite que su trabajo se sienta más moderno y sea más adecuado para las publicaciones con las que trabajo. Sin embargo, creo en el dicho “cada uno en lo suyo”: no hay una forma incorrecta de ilustrar, y cuanto más variados sean los procesos, mejor y más diversa será la cultura.

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

Minimalist. Ilustración: Ilya Milstein

Minimalist. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

¿Puedes contarnos sobre el proyecto que hiciste con The New York Times recreando la ciudad de Nueva York en los años 80 con un mapa enorme que tocó cada burrough e incluyó lugares icónicos y figuras de esa década? Debe haber sido un proyecto intimidante al principio. ¿Cuánto tuviste que investigar y cuánto tiempo llevó todo?

¡Afortunadamente no tuve tiempo de intimidarme por la tarea! Fue para un número de la revista de estilo del New York Times que se centró en los 80 en Nueva York. Un artista diferente había abandonado al último minuto, así que cuando el director de arte Daniel Wagner me contactó con el brief, solo tuve seis días para hacer todo el proyecto. Era mi primera gran oportunidad, así que investigué y trabajé alrededor de 100 horas en esos seis días, comiendo y cenando en mi escritorio, y volviendo a casa solo cuando estaba demasiado cansado para dibujar correctamente. No recomiendo trabajar de esa manera con regularidad, pero cuando empiezas, una oportunidad como estas es rara y debe aprovecharse con todo lo que tienes.

Tiendes a incluir muchos detalles en tus dibujo, lo que los hace aún más atractivos para los espectadores. ¿Te gusta agregar los “huevos de pascua” en tu trabajo para tus fanáticos más curiosos, y tienes uno favorito?

Creo que el mundo es un lugar detallado y nuestras vidas dentro de él son igual de complejas, así que me gusta reflejar eso en mi arte. Poder agregar pequeños huevos de Pascua es muy divertido porque puedes agregar significados íntimos y privados al trabajo comercial (por ejemplo, la mayoría de mis compañeros aparecen en mis ilustraciones). Mis huevos de Pascua favoritos son los de mi pieza más reciente para el New York Times: esta pieza requería una gran escena con muchas narraciones pequeñas, que me recordaban a los Proverbios flamencos de (Pieter) Brueghel, así que incluí muchas pequeñas características de su pinturas.

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

Cualquiera que se precie de haber prestado atención particular en sus clases de historia de arte, sin duda encontrará en el trabajo de Ilya innumerables referencias y throwbacks que incluso llegan a la edad media. Cuando le preguntamos justamente acerca de sus influencias, es generoso, y sabe que su estilo es una mezcla de grandes maestros y de sus propias ideas ingeniosas.

Su manejo de la paleta de colores crea la atmósfera perfecta en cada una de sus ilustraciones, y encontrarse con un nuevo detalle minucioso la quinta vez que te encuentras con uno de sus trabajos es como redescubrirlo una vez más con otra mirada. Al fin y al cabo, sabemos que no hay una representación de la ciudad de Nueva York que sea realmente fiel a la original si no incluye el óxido de las papeleras metálicas, un desfile de ratas o la acumulación fecal de las palomas sobre un aire acondicionado.

¿Qué artistas han sido una influencia para ti? ¿Te comparan con alguien? Vemos algunas similitudes con el trabajo de Hergé, que es absolutamente fantástico, e incluso lo has mencionado directamente en tu trabajo.

A menudo me comparan con Hergé y Martin Handford (quien hizo los libros de Where’s Wally?), que es a la vez preciso y halagador. He amado a ambos toda mi vida. Creo que es mejor reconocer tus influencias que pretender que tus ideas son totalmente originales, por lo que me refiero a estos artistas todo el tiempo: por ejemplo, en una ilustración reciente, mi novia viste una camisa roja a rayas y pantalones azul claro como Wally.

¡Tengo tantas otras influencias! Ver el trabajo de Hieronymus Bosch y Pieter Brueghel el Viejo como un niño pequeño sigue siendo la mayor revelación estética de mi vida, viendo el trabajo de R. Crumb y Will Elder unos años más tarde fue el segundo. Me encantan los primeros dibujantes de periódicos como Frank King, Lyonel Feininger y Gluyas Williams. Creadores de cómics como Dupuy y Berberian, Rutu Modan y Joost Swarte. Artistas como Cy Twombly, Philip Guston, Kara Walker. Peter Greenaway, W.G. Sebald, Jorge Luis Borges, Jean-Jacques Sempé, podría continuar eternamente.

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

NYC. Ilustración: Ilya Milstein

¿Cómo superas los bloqueos creativos?

Un gran beneficio de tener fechas límite es que no tienes permitido tener bloqueos creativos. Aprendes a entrenarte para pensar rápidamente y siempre encontrar soluciones a problemas creativos. A veces eso significa que tu trabajo no es tan bueno o inspirado como podría ser, pero es importante recordar que nadie hace su mejor trabajo todo el tiempo.

¿Tienes algún consejo para los creativos que repentinamente no pueden producir el trabajo que desean?

Creo que es importante ser un termómetro de tus necesidades y deseos: si ya no puedes producir un tipo de trabajo, podría significar que en el fondo realmente desea producir un tipo diferente de trabajo. Mucha gente sigue repitiendo una fórmula mucho después de que esta es relevante para sus vidas: cambiamos y nuestro trabajo también debería hacerlo. Siempre trata de ser honesto contigo mismo en tu arte, y nunca dejarás de crecer.

Courier. Ilustración: Ilya Milstein

Courier. Ilustración: Ilya Milstein