TEXTO Mirangie Alayon — 3 Sep. 2018

Todos los años, durante la novena luna del calendario chino, los devotos de los Nueve Emperadores Dioses en países del sureste asiático como Myanmar, Malasia, Indonesia y Tailandia salen a las calles a rendirles tributo de una manera muy peculiar: con el Festival Vegetariano, que en Tailandia se realiza en la localidad de Phuket, y en donde los taoístas se someten a una ceremonia religiosa llena de fervor, éxtasis y escenas extremas, ofreciendo su cuerpo como sacrificio.

De acuerdo con la tradición, los devotos se hacen mutilaciones rituales mientras están en estado de trance, atravesándose mejillas, brazos, rostro, piernas, espalda y más con objetos punzantes tan pequeños como jeringas o tan grandes como espadas, que acompañados de cortes de brazos, pechos, estómagos y lenguas como una muestra de veneración para sus dioses y antepasados, pero también como una demostración de sus creencias, pues pese al tratamiento médico requerido a posteriori, las cicatrices por lo general son pocas, y si las hubiese, valdrían la pena.

Este es uno de los escenarios más impactantes en los que el fotógrafo documental londinense Sam Gregg se ha enfrentado durante una carrera dedicada a capturar comunidades marginadas y desposeídas, con imágenes inmersivas que se refugian en su entorno como una manera de reflejar la riqueza de la cultura que nos rodea. Anteriormente hemos destacado su trabajo en localidades como Nápoles, pero después de encontrarnos con esta impactante colección de imágenes tomadas en Tailandia, decidimos conversar con él para que nos diera su punto de vista acerca de la importancia de captar a los olvidados y los imperfectos, y por qué identificarnos con las emociones en el rostro de otro ser humano es una de las experiencias más hermosas que podemos vivir.

“La sociedad se está volviendo cada vez más uniforme y son estas comunidades marginadas las que representan las últimas fronteras de la individualidad intrépida”.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

¿Qué te hizo interesarte por la fotografía de estilo documental cuando comenzaste, y por qué cree que tanta gente considera el género tan atractivo?

Nunca estudié fotografía o conocí a alguien que estuviera interesado en la fotografía, así que al principio todo lo que tenía era yo mismo, mi cámara y mi entorno, así que tuve que conformarme con lo que tenía. Soy una persona inquisitiva por naturaleza y autoproclamada ‘observadora de personas’, así que la fotografía documental fue una progresión natural. Creo que tanta gente está interesada en este género de fotografía porque, para decirlo en términos simples, todos somos seres humanos. Somos naturalmente inquisitivos el uno del otro.

La buena fotografía documental con fuertes elementos emotivos puede trascender la raza, el color y la religión, ya que todos estamos sujetos a estas mismas emociones identificables. Mientras que la fotografía abstracta puede requerir una lectura intelectual para comprenderla, no se requiere la misma intelectualidad para comprender la expresión emotiva en la cara de otro ser humano.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

¿Hay algún evento o lugar que te gustaría visitar que aún no hayas podido visitar? ¿Hay algún trabajo de algún documentalista que te atraiga en particular?

Para ser sincero, no hay ningún lugar en mi lista actualmente. Estoy descubriendo que Inglaterra y el Reino Unido son muy inspiradores en este momento. Después de pasar unos años en el extranjero, estoy comenzando a ver mi país bajo una nueva luz. El próximo mes terminaré un proyecto existente en Nápoles, pero aparte de eso, tengo los ojos firmemente fijos en casa. Hay tantos fotógrafos inspiradores por ahí; es casi imposible de decir. Lo mantendré corto y dulce. En términos de enfoque, técnica y tema, siempre vuelvo al trabajo de Paul D’Amato.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

Tu trabajo tiende a enfocarse en comunidades marginadas y desposeídas. ¿Qué te hizo enfocar tu trabajo en estos grupos en particular, y por qué son sus historias tan importantes?

Los medios dominantes constantemente nos bombardean con imágenes de perfección. Mi fotografía destaca que no hay vergüenza en ser diferente, que hay belleza en los rincones más remotos de la sociedad. Estoy destacando que las comunidades marginadas a menudo tienen las personas más fascinantes y resistentes. La sociedad se está volviendo cada vez más uniforme y son estas comunidades marginadas las que representan las últimas fronteras de la individualidad intrépida. Por supuesto, al mismo tiempo, muchas de estas personas están injustamente marginadas por razones como la sexualidad, las creencias o la adicción. Si mi fotografía puede de alguna manera mejorar su situación al resaltarlos de manera positiva, entonces considero que mi trabajo vale la pena.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

Uno de los más grandes maestros de la fotografía callejera, Bruce Gilden, quien es conocido por sus imágenes cándidas de los habitantes de la ciudad de Nueva York, dijo una vez que la mejor manera de saber si una fotografía calificaba como callejera, lo único que debíamos preguntarnos era si podíamos percibir el olor de la calle cuando la observábamos.

Y quizás una de las series en donde más de uno de nuestros sentidos se encuentra funcionando perfectamente es esta del Festival Vegetariano de Sam Gregg: a primera vista, respiramos la humedad de la ciudad, el sudor de los asistentes, el incienso que permea el aire junto con los millones de flores que rodean la ciudad, así como el sabor metálico de la sangre y el frío del metal que atraviesa los rostros de los devotos. Son retratos fascinantes e impactantes, pero también respetuosos de la cultura a la que representan.

Imágenes como las que tomaste en el Festival Vegetariano son indudablemente impactantes, pero también hermosas y respetuosas con el momento cultural que estás presenciando. ¿Cómo equilibraste la crudeza del momento sin explotar a las personas que estabas fotografiando? 

Como pasé tres años viviendo en Tailandia, desarrollé un profundo cariño y respeto por los tailandeses. El Festival Vegetariano no fue una tarea de “entrar y salir”, así que ya tenía un gran conocimiento de la cultura tailandesa y las costumbres de las personas. En el fondo, son personas muy amables y respetuosas, por lo que no querría crear ningún trabajo que los retratara negativamente.

La fotografía es una experiencia recíproca. Debe alimentarse de la energía de su sujeto y tratar de grabar esa emoción y sensación en sus imágenes. En cuanto a cómo creo un trabajo no explotador, honestamente no puedo decírtelo, ya que ni siquiera es algo que se me cruce por la cabeza. Me gustaría pensar que es un reflejo de mi personalidad. He sido educado para respetar otras culturas y soy una persona muy sensible, así que siempre trato de ponerme en el lugar de mis sujetos y tratar de imaginar cómo les gustaría ser retratados. Siempre me esfuerzo por ser honesto.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

¿Puede contarnos un poco sobre tu experiencia en Tailandia en ese momento en particular? ¿Cuáles eran tus expectativas y cómo era la atmósfera en el momento de las fotografías?

Tailandia es un país increíble con una narrativa visual y social increíblemente rica. Por supuesto, tiene sus problemas, pero lo mismo pasa en todos lados. En términos de mi experiencia fotografiando el Festival Vegetariano, puedo decir honestamente que fue una de las experiencias más increíbles de mi vida. Durante todo el festival tuve escalofríos.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

Cuéntanos acerca de una de tus experiencias más recientes fotografiando, alguna que se haya quedado en tu mente por una razón en particular. ¿Por qué crees que ese recuerdo se quedó contigo?

Cada fotografía tiene una experiencia detrás de ella. Al mirar cierta imagen puedo transportarme a ese momento exacto. El calor, el olor, los ruidos, los colores, el ambiente, las conversaciones. Tuve una experiencia reciente en Londres con un hombre que tenía un ojo de vidrio. Nuestro breve encuentro me enseñó el valor del amor propio y la importancia de abrazar nuestras diferencias, y a través de mi fotografía esa lección vivirá conmigo para siempre.

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg

The Vegetarian Festival @ Phuket, Thailand. Fotografía: Sam Gregg