Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con Catnapp: “Por más que su música les parezca extraña, insistan y crean en ella, porque es real”
Catnapp. Fotografía: Lex Johannes

Q&A con Catnapp: “Por más que su música les parezca extraña, insistan y crean en ella, porque es real”

Words Mirangie Alayon

Antes de que terminara en Berlín haciendo fusiones hipnóticas para la pista de baile, Amparo Battaglia comenzó su proyecto musical Catnapp en Argentina. Usaba distorsiones vocales y agresión y el sonido hacía que sus fans terminaran en mosh pits frente al escenario. Con el tiempo fue enamorándose del hip hop y de paisajes sonoros más oscuros, hasta que un buen día terminó en la capital alemana buscando inspiración en el underground.

Sus shows, sin embargo, siguen caminando por ese filo de peligro y placer al igual que su música, que se alimenta de influencias tan variadas como The ProdigyFever Ray, Placebo o Britney Spears. Su bandcamp es una experiencia electrónica increíble que se pasea entre el R&B, rap, breakbeat, pop y drum and bass con remixes, EPs, álbumes y temas sueltos que nos llevan por lo que ha sido su carrera durante casi una década. Recientemente conversamos con ella para conocer un poco más del nighlife de Berlín, de su sello disquero y de los ingredientes que Latinoamérica aún necesita para transformarse en una meca de la música electrónica.

“Supongo que los grandes inversores están mas cómodos y seguros apostando una y otra vez al rock nacional y sus secuaces porque saben que es la fórmula que siempre funciona. No es que tenga nada en contra del rock nacional, solo que es un poco triste ya que el paso está de cierta forma enroscado en su propia trampa”.

¿Qué te hizo salir de Buenos Aires y mudarte a Berlín?

La razón principal fue el sentimiento de no poder crecer, desarrollarme ni evolucionar como artista. En Buenos Aires y Argentina en general se siente un techo que no se mueve a no ser que hagas un tipo de música que sea segura y rentable para las empresas. Hay muy poca gente que realmente invierte en la música nueva y que se atreve a apostar a algo un poco diferente. Es comprensible por la situación en la que está el país, todos están enloquecidos por poder conseguir llegar a fin de mes, y bueno, consecuentemente nadie quiere ni puede meterse en algo nuevo.

También el respeto y cuidado que se le da al artista es bajísimo. El approach es básicamente pagarle lo menos posible, hacer que toque lo máximo posible. Cumplir con que haya una buena prueba de sonido, o con los requerimientos técnicos que el artista necesita para tocar son cosas que fallan muy a menudo. Y bueno, sumado a otros detalles son cosas que hacen que las ganas de exponerte y mostrar lo que haces ahí vayan decayendo.

Paralelamente a esto, necesitaba irme a un lugar que me inspirase y me diera el lugar para crear y descubrir cosas nuevas.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en una ciudad tan llena de música y con una vida nocturna tan intensa?

Me fascina que todos los días esté la posibilidad de conocer a alguien nuevo, o un tipo de música o arte distinto. Personas que estén creando algo diferente y atrevido. Es magnífico también el respeto que hay por el artista, y el lugar que se le da. Lo mismo con el respeto por las personas en general y sus elecciones y preferencias de cualquier tipo. Estas cosas no son motivo de burla, de hablar a las espaldas, o criticar. La noche es intensa, sí. Hay que saber cómo manejarse alrededor de ella, tener en claro los objetivos que se tienen y no perderse (que está servido en bandeja).

Catnapp. Fotografía: Lex Johannes

Catnapp. Fotografía: Lex Johannes

¿Qué artistas han influenciado tu sonido desde tus inicios hasta ahora, y cómo sientes que tu música ha evolucionado desde entonces?

Mi influencia más fuerte siempre fue The Prodigy. Productores como The Chemical Brothers, Aphex Twin, Fatboy Slim, también bandas como Placebo, Limp Bizkit, No Doubt, Garbage. O mismo súper pop como Britney Spears o Beyoncé. Nací en el 87 y viví en los 90 y 2000, así que me rodeé mucho de pop, nü metal, rap y big beat en la música electrónica.

Tuve también un periodo bastante M.I.A. (en Bardo, o Caterpillar), Fever Ray (en A Cliff in an Eyeblink)… toda la música a lo largo de mi vida fue influenciando la música que fui haciendo. En mi EP Back se encontraron mis viejas influencias con las más nuevas, y creo que el material nuevo en el que estoy trabajando ahora está súper influenciado otra vez por The Prodigy, como en los comienzos en 2010, fusionado con un poco de modernidad más minimalista con muchos ritmos quebrados y más percusión que melodías.

“Las letras fueron cambiando a la par que la música. En mis comienzos las letras eran más sencillas, porque apenas empezaba con Catnapp, y lo que sale cuando recién comienzas es la primer capa de creatividad que tenías guardada desde toda tu vida. A medida que pasó el tiempo quise escribir sobre contenidos más profundos, más personales”.

¿Cómo nació la idea de tener tu propio sello, NAAP Records?

Necesitaba tener una plataforma donde pudiera darle el lugar a otros artistas (y a mí misma) de crear y mostrar su música al mundo, independientemente de otro sello discográfico. Me parece importante — si se tiene la posibilidad de ayudar a otros que creo que merecen ser escuchados — a que lo hagan. De momento estamos trabajando en 3 releases con diferentes artistas para sacar muy pronto.

¿Qué sientes que le falta a la escena electrónica latinoamericana para llegar a convertirse en una meca como Berlín?

Dinero a la gente que tiene la intención, e intención a la gente que tiene dinero. Sin dinero, la gente va a seguir estando desesperada por sobrevivir, y sin intención, la gente con dinero va a seguir apostando a lo mismo una y otra vez. Además de esto se necesita empezar a evolucionar en una cuestión de respeto por el otro (que creo que afortunadamente ya está sucediendo) y por el artista (que desafortunadamente no está sucediendo).

Catnapp. Fotografía: Lex Johannes

Catnapp. Fotografía: Lex Johannes

Antes de que podamos escuchar uno de los tracks de big bass de Catnapp, la argentina se inspira y encuentra un sonido que le haga click, y que combine con ciertas palabras que ya tiene en mente, para luego aventurarse con software de producción y sintetizadores  ¿De último? los beats. A veces termina siendo un banger energético que se desliza por el cuerpo, y otras, logra un tema oscuro, saturado, distorsionado.

Pero curiosamente, aunque sabe de manera eficiente qué es lo que hace a su público vibrar, sabe que su lugar está detrás del deck. Parece que no tiene ambiciones de hacer un Berghain propio.

¿Alguna vez has pensado en tener tu propio club? ¿Cómo sería y qué escucharíamos? 

Creo que jamás tendría un club. Me parece algo tan estresante que la única manera de sobrellevarlo sería vendiendo mi alma al diablo, ¡jaja! Prefiero irme a vivir al bosque.

¿Qué consejos tienes para los artistas jóvenes que están comenzando?

Que confíen en sí mismos, y en lo que hacen. Por más que su música les parezca poco rentable o muy extraña, que insistan y crean en ella, porque es real. Y al fin de todo su originalidad es lo que les va a hacer perseverar. Existen 7.000.000 millones de artistas que están haciendo lo mismo, pero finalmente serán solo una moda que ya pasó. Sin embargo, lo especial siempre quedará resonando. También que estudien, que se instruyan en cómo ser los mejores en lo que quieren hacer. Inviertan tiempo en eso, investiguen, e infórmense. No paren de crear. Si algunos días odian lo que crean, nos pasa a todos. Hay que sacar también esos temas horribles para afuera y purgarse de ellos, para que después pueda salir lo bueno. ¡Es importante dejarlos salir!

¿Es cierto que te gustaría componer un soundtrack para una película algún día? Descríbenos la película que iría perfectamente con tu estilo, y cómo sonaría tu banda sonora.

¡Sí! Me encantaría componer el soundtrack de una película de ciencia ficción inteligente, del estilo de Annihilation o Arrival. Es mi sueño. Mucha de la música que hago todos los días es sci-fi. Es una lástima que géneros de cine como esos estén muriendo, y que todo el arte en general sea cada vez más efímero y superficial. Creo que la sociedad está cada vez mas simplificada y desinteresada. Las redes sociales y la cantidad de información que circula y su velocidad hace que cada vez podamos fijar menos nuestra atención, y en cosas menos complejas. Ojalá que de alguna mágica manera podamos torcer el camino y volvernos a interesar por las cosas, pero se ve bastante difícil.

PHOTOGRAPHER/AD. Lex Johannes
STYLING. Cassandre Clerc
ASSISTANT. Alan Salari
ACCESSORIES. Studio Obectra
LOCATION. Anomalie, Berlin

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

CLP $6.000

Conoce a Lachlan Watson, el actor no binario de 17 años: “Yo estaba como, ‘estoy presentándome como alguien trans, ¿por qué sigo siendo tan infeliz? Cuando te embarcas en una vida queer, cuando intentas descubrir quién eres, te sientes muy solo…” More