SACO6

Hace apenas una semana, el futuro del dúo de queercore punk PWR BTTM era absolutamente brillante: su segundo álbum, Pageant, prometía convertirlos en la banda de rock más importante del momento, con críticas que llamaban a la producción discográfica “el disco queer punk del año”, y a Ben Hopkins y Liv Bruce los salvadores de la música. En Noisey estaban enamorados del álbum; Stereogum los nombró el disco de la semana; incluso fueron entrevistados por The New York Times. Todo esto antes del jueves 11 de mayo, un día antes de la llegada de Pageant, el viernes 12.

Antes de ese día, PWR BTTM se habían hecho un nombre por sí mismo en el underground, con un sonido garage rock disidente e inconforme en donde la comunidad queer, LGBTQ y sus aliados heterosexuales podrían sentirse bienvenidos, con una combinación de originalidad y actitud fuck you hacia el establishment e himnos hechos para el mundo contemporáneo en donde el género es una construcción social. La banda perfecta para la generación millenial, una que defendía principios de justicia social y que se enfrentaba a manifestantes homofóbicos con tal y sus fans pudieran entrar con seguridad a sus shows.

El 11 de mayo salió a la luz a través de un grupo cerrado de Facebook llamado DIY Chicago una grave acusación hacia Ben Hopkins. Kitty Cordero-Kolin, quien frecuenta la escena underground de la ciudad, dijo que Hopkins era “conocido por ser un depredador sexual”, por ser perpetrador de múltiples ataques, por hacer bullying a otros miembros de la comunidad LGBTQ, y por hacer avances sexuales a menores de edad. Además salió a la luz una fotografía de Hopkins del año 2011, en donde se le ve posando con una esvástica en una playa, y por la cual el músico se disculpó a finales del año pasado.

Imagen: Kitty Cordero-Kolin/Facebook

El efecto fue inmediato: pese a que la información fue compartida en un grupo privado, comenzó a replicarse por portales como Reddit y en redes sociales, lo que generó una respuesta de la banda a través de sus cuentas oficiales en Twitter y Facebook, en las que afirmaban que las acusaciones eran “una sorpresa”, y que “no representaban a Ben como persona y la manera en que se comporta”. Además, establecieron una dirección de e-mail con un mediador para abrir una línea de comunicación con las personas afectadas.

Una víctima lo cuenta todo

Lo que no se esperaban era que horas después, una de las víctimas de Ben daría declaraciones al website feminista Jezebel, afirmando no sólo que Hopkins había tenido sexo con ella sin permiso y sin protección mientras estaba bajo los efectos del alcohol, sino que cuando despertó, encontró al músico tratando de tener sexo con ella de nuevo:

“Me sentí sin poder alguno en la situación, en primer lugar por el aspecto físico, ya que es una persona más grande y fuerte que yo, incluso en estatus social. Estaba tratando de reconciliarme con lo que estaba sucediendo”.

Dice que un mes después, Hopkins volvió a hacer lo mismo, y decidió comentar la experiencia a un grupo de amigos y músicos, incluyendo al compañero de banda de Ben, Liv Bruce, quien le dijo que Ben probablemente no sabía lo que había hecho y que tal vez conversando con él se resolvería la situación.

“Y luego nunca hablaron de nada y siguieron con la banda. Esa declaración que hicieron, sé que de hecho es una mentira porque sí sabían de mi caso. Así que ese comentario de ‘sorpresa’ fue 100% falso”.

Con esta declaración y las acusaciones hechas ese mismo día por Kitty Cordero-Kolin, el estatus de defensores de derechos LGBTQ de la banda instantáneamente se destruyó. Y tan sólo era el comienzo.

El principio del fin

Luego de que el testimonial se hizo público, el castillo de naipes comenzó a desmoronarse, pues varias locaciones de su tour por los Estados unidos, que estaba a punto de comenzar, decidieron cancelar los shows. Cosa que les vino bastante bien, ya que sus teloneros Nnamdi Ogbonnaya y T-Rextasy decidieron abandonar la gira, al igual que las bandas Tancred e iji. Los festivales tampoco se hicieron esperar: eventos como el Hopscotch Festival y Bled Fest decidieron sacar del line-up a PWR BTTM. Las cosas no mejoraron después de eso: la compañía de management de la banda decidió no representarlos más, y como si fuera poco, la disquera Polyvinyl informó que dejaría de vender y distribuir la música de la agrupación de manera inmediata:

La acción no sólo involucra la devolución del dinero por la compra del álbum o cualquier otro merchandise de la banda, sino la eliminación completa de la música de PWR BTTM de todas las plataformas de streaming, no sólo de Pageant, sino también del primer álbum de la agrupación, Ugly Cherries, la disquera Father/Daughter Records, uniéndose al boicot generalizado. Hasta los momentos, sus conciertos en Nueva Orleans, Chicago, Providence, Montreal, Tallahassee, Orlando, St. Louis, Salt Lake City, Durham, y Seattle han sido cancelados, lo que nos indica que es muy difícil que vayan a irse de gira.

Desde el pasado 11 de mayo, varios medios han intentado obtener nuevas declaraciones de Ben Hopkins y Liv Bruce sin ningún éxito. Después de una caída tan pública y repentina, ¿qué podría venir después? ¿Es posible que la banda pueda recuperarse después de tales acusaciones? Aún no lo sabemos, pues aunque la corte de la opinión pública ya tomó su posición, aún faltan las investigaciones pertinentes al caso. Pero sea cual sea el resultado, al menos podemos estar de acuerdo en que hay que aprender que el mejor acto sexual es el consensual bajo cualquier circunstancia.

Update 18/05/2017, 18:00 horas: La banda acaba de publicar tres declaraciones oficiales a través de su cuenta oficial de Facebook: una de Ben Hopkins, una de Liv Bruce y una en conjunto como banda. Esto fue lo que dijo Hopkins:

“Lo que ha ocurrido en los últimos días ha sido emocionalmente abrumador y difícil de comprender. El jueves pasado, me enteré de que alguien anónimo había hecho alegaciones de asalto sexual contra mí. Esta alegación fue devastadora para mí, ya que es contraria a la manera intencional que busco para interactuar con los que me rodean. Al digerir las alegaciones, traté de pensar quién pudo haber sido para tratar de reconciliar en mi memoria esa interacción sexual en particular. He esperado para responder al artículo de Jezebel debido a que las declaraciones hechas sobre mí por la fuente anónima no se alinean con ninguna experiencia sexual que he tenido”.

En el comunicado, Hopkins “se opone fuertemente” a las acusaciones que se han hecho, ya que había entendido que la interacción con la persona, cuya identidad estuvieron de acuerdo en mantener en secreto, había sido completamente consensual. Además, recalcó que no acostumbraba a tener relaciones sexuales sin protección. Finalmente, la banda dijo que desea regresar a los escenarios muy pronto, y agradecieron el apoyo de su familia, sus amigos y de sus fans durante este momento difícil en sus carreras.

Despues de leer, ¿qué te pareció?