El día de hoy se celebró en el estadio Luzhniki de Moscú uno de los eventos deportivos más importantes del año: la final del Mundial de Fútbol 2018. Sin embargo, en el minuto 52 ocurrió algo pocas veces visto: un grupo de cuatro personas irrumpieron en la cancha vestidas en lo que parecía ser uniformes de policía antes de ser sacados rápidamente por el cuerpo de seguridad del lugar, pero no antes de que todo el mundo pudiera verlas saludando a los jugadores, e incluso dándoles high-fives a otros.

Minutos después, el colectivo punk Pussy Riot informó a través de su cuenta de Twitter que habían sido ellos los responsables de la invasión con un comunicado detallando las razones por las que decidieron darle un fuck you personal a Putin en el último día del evento: pidieron la liberación de presos políticos, el fin de los “arrestos ilegales” de manifestantes así como de personas por sus “likes” en redes sociales, así como la competencia política en Rusia.

Tal como puede leerse arriba, la protesta tuvo como marco al poeta, artista e intérprete ruso Dmitri Aleksandrovich Prigov, quien falleció hace 11 años. Una de las creaciones icónicas de Prigov, presente en su poesía y actuaciones, fue la imagen de un policía ideal, una autoridad justa y definitiva que la declaración de Pussy Riot apodó el “Policía Celestial”.

En contraste con el Policía Celestial, el comunicado de Pussy Riot se enfrenta al “Policía Terrenal: “El Policía Celestial protegerá a un bebé mientras duerme, mientras el Policía Terrenal persigue a los presos políticos y encarcela a las personas por compartir y por darle like mensajes en las redes sociales”.

El Policía Terrenal, que representa al presidente ruso Vladimir Putin y sus autoridades, es según Pussy Riot uno que le teme a la celebración del Mundial de Fútbol, a la diversidad, y que “entra en el juego sin hacerle caso a las reglas”.

“El Mundial de Fútbol de la FIFA nos recuerda de las posibilidades del Policía Celestial en la Gran Rusia del futuro, pero el Policía Terrenal, entrando a este juego de manera brutal, destruye nuestro mundo”.

Hasta los momentos las tres mujeres y el hombre que protagonizaron la prrtesta aún se encuentran detenidos por la policía, y en un video compartido en Twitter esta tarde, las autoridades les han dicho que “lamentan que no sea 1937”, para poderles dar un castigo más extremo.

Los cuatro fueron acusados ​​de violar los derechos de los espectadores y usar ilegalmente símbolos de las fuerzas del orden público y podrían enfrentar penas de hasta 11,500 rublos ($ 185) o 160 horas de servicio comunitario, informó la agencia de noticias Interfax. Se espera que en las próximas horas, la cuenta oficial de Pussy Riot publique una actualización sobre el status de los protestantes.

Despues de leer, ¿qué te pareció?