Sin duda alguna, las increíbles creaciones del estudio japonés Studio Ghibli han sabido conquistador a su audiencia por más de cuatro décadas, con historias que combinan mundos fantásticos y personajes que parecen salidos de nuestra imaginación. A principios de este mes, el mismísimo Hayao Miyazaki anunció que saldría de su retiro una vez más para traernos su película final, Boro the Caterpillar, para llevarnos de la mano al mismo universo en donde viven Chihiro, Ponyo, Howl y hasta Totoro.

Un nuevo ensayo visual hecho por Asher Isbrucker nos muestra un poco más sobre el universo creado por este estudio, en el que nos explica porqué la inmersión realista es uno de los elementos más importantes al momento de crear las historias de Ghibli. Y aunque suene difícil unir el realismo con los mundos imposibles creados por Miyazaki y su equipo, se trata justamente de eso: de su capacidad infinita de hacernos creer que cada elemento que vemos es verdadero y cómo su animación táctil puede sumergirnos por completo en la fantasía.

Con The Immersive Reality of Studio Ghibli exploramos cómo la compañía logra crear narraciones que nos envuelven con una capa increíble de realismo mágico, movimientos casi reales de personajes fantásticos, y animación rotoscópica. De acuerdo con Isbrucker, los animadores crean para nosotros una mentira tan elaborada, que los espectadores piensan que ese mundo que ven en la pantalla podría ser real en alguna parte.

Disfrutemos de este interesante ensayo visual a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?