Dependiendo de qué tanto tiempo pasaste el pasado fin de semana en redes sociales, es posible que te hayas conseguido el video Mooo! de la rapera Doja Cat, y si no, quizás te hayas conseguido un gif, o incluso la frase Bitch, I’m a cow sin ningún tipo de contexto. Si aún tus ojos no han sido bendecidos por esta obra maestra del meme, no te preocupes, ya te la vamos a presentar, pero de antemano te advertimos que puedes terminar con una hipnosis causada por tetas de animé:

Como podemos ver en el video, la artista se refiere a sí misma como una vaca de manera repetitiva y procede a encontrar una asombrosa variedad de maneras de convertir la frase distintiva Bitch, I’m a cow con rimas audaces e hilarantes. Es un video extraño, lo-fi, DIY e increíblemente pegadizo, grabado con una pantalla verde para maximizar su atractivo viral con gifs que se repiten al fondo mientras Doja hace twerking. ¿La reacción de la artista? “Me gusta decepcionar a la gente woke del hip-hop”. Además,  dice que le gusta que “la mayoría de ustedes son saludables, y toda esta gente que no le gusta la canción que escribí sobre vacas se la están tomando muy en serio y perdiendo el pelo”.

A pesar de que la primera introducción al mainstream de Doja es con un disfraz de vaca y un video deliberadamente pobre, en verdad Doja Cat es en realidad una artista “seria”. Su ADN es de ciudadana digital de Tumblr, de hipster de Los Ángeles, y de SoundCloud rapper que quiere convertirse en una diva tanto del pop como del hip-hop.

Su nombre verdadero es Amala Zandile Dlamini, y actualmente está firmada por RCA Records. Hasta los momentos ha lanzado dos proyectos: El primero, Purrr!, fue su EP  debut autoeditado, lleno de beats afrofuturistas y experimentales con toques de R&B y rap, y en marzo de este año lanzó su primer larga duración, Amala, en donde el pop tomó más fuerza en una producción mucho más pulida.

Sin embargo, los que quieran conocerla realmente, pueden visitar su SoundCloud, el lugar en donde lanza de manera contante sencillos sueltos de forma sistemática durante los últimos cinco años, sin las limitaciones de su disquera. Así que es allí donde realmente brilla como artista, dejando sus impulsos creativos al máximo en tracks extraños y experimentos musicales que desafían la clasificación, tales como Yeeeah!, Magic Pink Capsule o Take Yo Bitch. 

Puede que no muchos tengan la intención de tomársela muy en serio con este éxito viral, pero en los últimos días, Doja consiguió al menos un importante nuevo fan:

Nada mal para una vaca, bitches.

Despues de leer, ¿qué te pareció?