Hablar de arte latinoamericano en los Estados Unidos en estos días es un asunto un tanto complicado, especialmente luego de que Donald Trump asumiera la presidencia de ese país con un discurso que trató a los mexicanos de violadores y traficantes, y que ahora busca expulsar de su nación a cerca de un millón de hijos de inmigrantes ilegales que forman parte del motor productivo de la nación, simplemente porque sus padres buscaron darles un mejor futuro.

Sin duda alguna, en momentos difíciles, el arte suele ser el medio al que muchos recurren para hablar de resistencia, pero también para hablar de su herencia, de la sangre que les corres por las venas y del orgullo que es representar a su país en comunidades multiculturales como la de la ciudad de Los Ángeles, que poco a poco se han visto afectadas por el proceso de gentrificación de sus espacios, y que han dejado por fuera a comunidades latinas.

"Danny" (2013), mural de Levi Ponce. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

La exhibición Pacific Standard Time: LA/LA busca ser ese puente entre el mundo del arte y las raíces latinoamericanas, uniendo los mundos de Los Ángeles (el primer LA de su nombre) y Latinoamérica (el segundo LA) en un evento multifacético y multitudinario que transformará a Los Ángeles y el sur de California durante cinco meses, así como la comprensión del arte moderno y contemporáneo.

Reescribiendo la historia del arte

"La Briosa" (1981), de Lourdes Grobet. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

“La Briosa” (1981), de Lourdes Grobet. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

A través de una serie de exposiciones temáticas vinculadas por ese espíritu de traspasar fronteras y compartir la cultura, Pacific Standard Time: LA/LA presentará una amplia variedad de importantes obras de arte, muchas de ellas completamente nuevas para el público de California.

Cuando el evento comenzó a gestarse hace 5 años de mano de la Getty Foundation, los organizadores nunca pensaron que las calles estarían llenas de gente protestando por las políticas inmigratorias, tal como explica Joan Weinstein, su directora:

“En ese momento estábamos reescribiendo la historia del arte desde una perspectiva diferente. Nos preguntábamos cómo sería la historia del arte si se escribiera desde el punto de vista de Latinoamérica. Ahora se siente muy diferente con el clima político actual. No puede haber un mejor momento para afirmar que queremos construir puentes y no muros. Las fronteras son realmente creaciones políticas que no encajan en la producción cultural”.

Si bien la mayoría de las exposiciones tendrán un énfasis en el arte moderno y contemporáneo, también habrá exposiciones importantes sobre el mundo antiguo y la era pre-moderna, con temas como objetos de lujo de la América precolombina, el arte afro-brasileño del siglo 20, los espacios alternativos y las prácticas de artistas latinos que van más allá de las fronteras. Además, las exposiciones van desde estudios monográficos de artistas individuales hasta amplias muestras que atraviesan numerosos ámbitos y países: música, performances, literatura, e incluso las artes culinarias formarán parte del programa.

Arte y conflicto

"Documentation of Vanity Table", de Judith F. Baca. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

“Documentation of Vanity Table”, de Judith F. Baca. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

Chon Noriega, director del Centro de Estudios de Investigación Chicanos de la UCLA, cuenta que la muestra también servirá como una manera de ver los conflictos históricos entre Estados Unidos y las naciones Latinoamericanas:

“Cuando pensamos en el hogar y pensamos en el sueño americano, en esa cerca de piquetes blancos y en comunidades segregadas, queríamos ver el otro lado de eso: ¿qué es lo que ese sueño le hacía al resto del continente? Se puede mirar la inestabilidad de un país como Colombia porque el intercambio principal entre Colombia y Estados Unidos es la cocaína, que no va a las calles, si no a la clase media alta”.

En la exhibición que se extenderá por el sur de California, de Santa Bárbara a San Diego, y de Santa Mónica a Palm Springs, más de 70 artistas llevarán su visión acerca de todos esos puntos que interconectan a Latinoamérica con los Estados Unidos, aunque estos representen conflictos: ya sea a través de la cultura queer, los actos de rebeldía contra el establishment en forma de graffiti como los que llevará José Carlos Martinat, o sencillamente con el ritmo tropical que puede casi escucharse al fondo de fotografías de artistas como Paz Errázuriz, en donde una mujer baila con un cigarrillo en la mano durante la dictadura de Pinochet.

"La Palmera" (1987) de Paz Errázuriz. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

“La Palmera” (1987) de Paz Errázuriz. Fotografía: Cortesía The Getty Foundation

Teniendo como raíces históricas la América Latina y su demografía actual, la exposición describe a Los Ángeles como “la capital de mañana”, y LA/LA planteará de manera implícita preguntas complejas y provocativas sobre la situaciónnactual de toda América de punta a punta, y cómo se va construyendo ese tejido social y cultural rápidamente cambiante, nos sólo al sur de California, sino en nuestras comunidades que son mucho más que la icónica estampa de Frida Kahlo.

Despues de leer, ¿qué te pareció?