Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Music

Olvídense de Drake: 8 razones por las que Kendrick Lamar es el G.O.A.T. del rap

Fotografía: MTV
Words Mirangie Alayon

En el mundo del hip hop, siempre hay una búsqueda interminable, constante e intimidante: la del mejor rapero que existe sobre el planeta. Es un título con el que sueñan los chicos del barrio que sueltan rimas sin parar en pleno rap battle; un título que los fanáticos otorgan a veces casualmente gracias a la pasión, y uno que ha pasado por muchos nombres: desde Ice Cube, pasando por Nas, Tupac Shakur y The Notorious B.I.G., sin dejar atrás al mismísimo Eminem.

Las habilidades casi mágicas de estos hombres en el micrófono son legendarias, reconocidas, y no hay nadie que se atreva a negarlas. Hay pocos juglares de las palabras tan efectivos y mortales en un momento de improvisación, y en los últimos años han habido grandes debates entre aficionados, críticos y músicos acerca de quién es el poseedor del honor en este momento. Hoy, Drake está más preocupado por ser estrella pop; Vince Staples es quizás más calculador; el momento de Kanye West pasó luego de My Beautiful Dark Twisted Fantasy y su entrada a la farándula y a la prensa rosa; a Chance The Rapper le falta más oscuridad, y a Young Thug, control.

De los grandes sólo falta nombrar a uno: Kendrick Lamar, que con tan sólo tres álbumes a cuestas ha probado ser camaleónico, constante, complejo y muy talentoso. Originario de Compton, California, el mismo lugar que vio nacer a los míticos N.W.A., fue apadrinado por el mismísimo Dr. Dre, y desde el 2012 ha soltado tres álbumes que hasta los momentos podrían considerarse clásicos. ¿Es Kendrick Lamar el mejor rapero de esta generación? Es bastante probable, y te lo demostramos en esta lista que muestra algunas de sus mejores capacidades como artista.

1. Tiene el don de la poesía

Rimar versos para el rap no es algo mecánico. Aunque el arte de la poesía se ha perdido un poco en el rápido y violento mundo digital de hoy en día, hay una instancia que lo ha sabido redimensionar: el hip hop. Y si bien es cierto que todos los artistas del género no pueden considerarse poetas, al menos de Lamar podemos decirlo, pues sus letras se sienten crudas y auténticas, con densos juegos de palabras que a veces debemos revisar en Genius para comprender por completo sus vastas referencias bíblicas, que se desdoblan camaleónicamente entre susurros y potencia.

“Hope euphoria can slow dance
With society, the driver seat the first one to get killed
Seen a light-skinned nigga with his brains blown out
At the same burger stand where niggas hang out
Now this is not a tape recorder sayin’ that he did it
But ever since that day, I was lookin’ at him different
That was back when I was nine, Joey packed the nine
Pakistan on every porch is fine, we adapt to crime
Pack a van with four guns at a time
With the sliding door, fuck is up? Fuck you shootin’ for?”

m.A.A.d city

2. Ha creado un sonido que lo distingue

Lamar se ve y suena como ningún otro rapero en este momento; tiene una voz y un estilo reconocibles casi inmediatamente, así como hábitos al interpretar (algunos sonidos no verbales particulares que hace, por ejemplo) que los oyentes pueden identificar fácilmente. Muchos dicen que a la mayoría de la gente le gusta lo que conoce, y nunca se debe subestimar la importancia de ser reconocido en apenas segundos: saber que es Lamar el que nos canta casi inmediatamente nos dice que tiene su propio sonido.

3. Sabe cómo tejer una narrativa compleja

No todos los buenos MCs hacen buenas rimas, y no todos los que logran buenas rimas tienen el concepto de escala al momento de narrar una historia como Lamar. Sus álbumes son conceptuales en donde crea un universo particular lleno de interludios, y en donde las canciones funcionan por sí solas, pero también como capítulos de algo más grande, tal como lo vemos en canciones como How Much a Dollar Cost, en donde Lamar nos narra una parábola con un final inesperado que nos dice exactamente el precio de un alma.

4. Es transparente en su lírica

Un ingrediente para el éxito duradero en el mundo del rap es que a través de tu historia puedas superar pruebas y otras adversidades. Kendrick Lamar lo logró más allá de las fronteras de Compton, y en su reciente álbum DAMN., le da a sus fans un vistazo a lo que son sus relaciones con su familia, su pareja, su comunidad, y sobre todo, consigo mismo. A diferencia de sus dos LP anteriores, que se basaron en gran medida en narrativas arraigadas en su experiencia, no hay un tema general. Sin embargo, a través de las 14 canciones del álbum, Lamar lo entrega todo de sí mismo en pedazos, que suele ser algo más valioso que los beats y las rimas.

5. Mantiene un estándar de calidad casi impecable

Uno de los aspectos más destacados de la música de Lamar es que es bastante melodiosa, accesible y apetecible a una amplia gama de gustos. Además, sus canciones están bien producidas: no son ni demasiado perfectas ni ásperas. Tampoco alienan a su público principal ni aburre a sus fans con lo mismo. Por ejemplo, en su disco good kid m.A.A.d city, muchas de las canciones tienen estructuras interesantes y recapitulaciones, lo cual es una rareza en álbumes de hip hop.

6. No tiene miedo de expresar sus emociones

Dentro del mundo del hip hop siempre existe la tentación de dejarse llevar por la superficialidad de la masculinidad tóxica, en la que letras sobre promiscuidad son el pan nuestro de cada día, pero Lamar, aunque no deja las hoes de lado, tiende a hacer las cosas de manera diferente: es a menudo significativamente más emocional y abierto que muchos artistas de hip-hop.

“Me han llamado muchas cosas mientras crecía. Como crecí siendo un hombre negro, me han insultado y me han llamado de muchas maneras distintas. Incluso a mis antepasados los han insultado. Pero lo que he hecho es tomar esa negatividad y estar orgulloso de quien soy, haciendo de esas palabras y esos insultos parte de mí. Diciéndome que soy un rey sin importar cómo me llamen”.

— Entrevista con MTV, 2016

Expresa sentimientos comunes para todos: miedo, inseguridad, ansiedad sobre los valores de su comunidad y su cultura en su conjunto, sin dejar atrás el comentario social inevitable de la Norteamérica negra en temas como The Blacker the Berry, King Kunta o Complexion.

7. Confía en el sonido clásico del hip-hop

El álbum DAMN. de Lamar es tan sencillo y moderno como cualquier otra cosa que el rapero haya hecho hasta ahora, pero a diferencia de muchos de sus congéneres, evita las tendencias actuales como el trap a favor de un núcleo musical más clásico y más atemporal, haciendo que el disco se sienta como una mixtape underground de hace 20 años. Además, su referencias musicales (Tupac, Ice Cube, Jay Z, Eminem), están más en el pasado que en el presente, y quizás por ello su sonido está relacionado con el rap más clásico y legendario, ese que deja legados.

8. Es camaleónico

En el mundo de la música, hacer un álbum clásico es un logro por sí mismo, pero ser capaz de crear varios álbumes con diferentes estados de ánimo, temas y sonidos es básicamente mágico, y algo que pocos talentos pueden hacer. Lamar ha demostrado ser uno de ellos, pues luego del esencial To Pimp A Butterfly logró sorprender con DAMN., que representa un duro contraste con sus álbumes anteriores: mientras que good kid, m.A.A.d. city hablaba de la cultura de las pandillas californianas, To Pimp a Butterfly era un cuento funk de autodescubrimiento y redención. Con DAMN., Lamar se vuelve aún más accesible con un flow casi libre y orgánico que lo ha ayudado a elevarse como una de las voces más importantes del rap de hoy en día.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 9
    Me gustó
  • 6
    Me prendió
  • 68
    Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Magazine

ISSUE #02

CLP $5.000
Limpiar

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. More