En Nevada, es ilegal poner una bandera norteamericana en una barra de jabón. En Arizona, usted no puede tener más de dos consoladores en una misma casa. En Delaware es contra la ley ingerir perfume. En Indiana, está prohibido que un hombre se excite sexualmente en público. En Texas no está permitido que los niños tengan cortes de pelo inusuales. Y en Louisiana, es ilegal hacer gárgaras en público.

Suena extraño, ¿verdad? Pues estas son tan sólo algunas de las extrañas leyes estatales que existen en los Estados Unidos, y desde el año 2014, la fotógrafa norteamericana Olivia Locher ha estando haciendo una serie llamada I Fought The Law en la que se encarga de violar todas estas bizarras legislaciones. Todo comenzó hace cuatro años, cuando tomaba la foto de un amigo que le comentó que era ilegal llevar un helado en el bolsillo trasero del pantalón si estabas en Alabama, y aunque después la conversación terminó en otros temas, Locher se quedó enganchada con la idea tan absurda de llevar un helado en un bolsillo.

Durante meses, encontró que esa curiosidad aparecía una y otra vez rondando en su cabeza, así que decidió hacer algunas investigaciones sobre qué otros estatutos extraños había por allí. El descubrimiento provocó un esfuerzo para ilustrar a través de las fotografía todas estas leyes inusuales que existen en los 50 estados de la unión americana: con la ayuda de Internet y un libro para niños llamado Crazy Laws publicado en los años 70, Olivia se dio el lujo de romper la ley una y otra vez.

“Mientras hacía la investigación, encontré que algunas de las leyes eran específicas de su región, como en Hawai, donde era ilegal colocarte una moneda en el oído. Me di cuenta de que los narcotraficantes se ponen una moneda en sus orejas para que de esa manera las personas en las calles saben que tenían drogas. Hacerlo ilegal trató de recortar la venta y distribución de drogas. Fue muy interesante”.

Ahora, su serie se convirtió en un libro, en el que vemos una selección de algunas de estas ridículas normas. El resultado es una compilación francamente surrealista, en donde vemos a un hombre montando bicicleta en una piscina, cañas de pescar con carnada de dinamita, una erección gigante, una mujer quitándose la ropa frente a un cuadro y mucho más.

Según Locher, sus imágenes referencian los filmes fantásticos de Alejandro Jodorowsky de los años 70, pero manteniendo una sutil paleta de tonos pastel inspirada en el pop art. Las fotografías de Olivia dan una primera impresión graciosa y optimista, pero muchas veces la foto se convierte en algo mucho más subversivo cuando descubrimos de qué se trata. Su libro sirve como precaución, pero también como una colección de datos al azar que caminan la delgada línea entre la realidad y las verdades que muchos creen, pero que no se corresponden con lo que realmente es.

Sin embargo, Locher nunca revela cuáles de las leyes son sólo mitos: le quitaría lo divertido a las imágenes.

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

I Fought The Law. Fotografía: Olivia Locher

Despues de leer, ¿qué te pareció?