Una de las historias más impactantes del año pasado para los medios de comunicación alrededor del mundo fue sin duda el caso de la ex estrella de la lucha libre, Hulk Hogan, contra el ex website Gawker, cuando estos últimos publicaron sin autorización una sex tape de Hogan, en donde aparecía teniendo sexo con la esposa de otro luchador, Bubba The Love Sponge, y filmado a petición de este último.

La situación causó un escándalo tal que todo terminó en una demanda por USD$100 millones en contra de Gawker y en un jucio de alto perfil lleno de sexo, traición y testimonios extravagantes, ingredientes perfectos para un guión. ¿Quién no querría llevar esa historia al cine?

Hulk Hogan durante el juico. Fotografía: Getty Images

Hulk Hogan durante el juico. Fotografía: Getty Images

Sin embargo, el director Brian Knappenberger vio en el caso algo más preocupante que se escondía bajo la superficie, pues en el fondo, el juicio fue también una lucha contra la libertad de prensa, pues independientemente de lo que se pudiera pensar del contenido de Gawker, la decisión contra el website en el juicio caso podría abrir las puertas para silenciar a otros medios cada vez que se publicara una historia negativa sobre una persona con influencia. Para Knappenberger, fue una idea aterradora que se convirtió en realidad, y es por eso que decidió hacer un documental acerca de ello.

Nobody Speak: Hulk Hogan, Gawker y Trials of Free Press, disponible en la plataforma digital Netflix, es una fascinante mirada a la historia detrás de la victoria de Hogan contra Gawker: el veredicto de USD$140,1 millones a favor de Hogan hizo que Gawker se viera obligado a cerrar sus puertas para siempre, y que su editor, Nick Denton, se declarara en bancarrota.

El dinero lo puede todo

Peter Thiel. Fotografía: Dan Taylor.

Peter Thiel. Fotografía: Dan Taylor.

Dos meses después del veredicto a favor de Hogan, se reveló que el multimillonario de Silicon Valley y cofundador de PayPal, Peter Thiel, había sido el responsable de financiar el caso de Hogan contra Gawker. También se reveló que la mayor motivación de Thiel para hacerlo era porque comprendía por lo que Hogan estaba pasando: en el 2007, Gawker reveló que era homosexual, y estaba dispuesto a gastar lo que fuera necesario para acabar con la página web y su editor en jefe.

Además de tener lazos cercanos con Donald Trump, se podría describir a Thiel como un conservador a favor del caos: en varias oportunidades ha rechazado la noción misma de racismo y de supremacía blanca en un libro, ha calificado las violaciones como “arrepentimientos tardíos“, y además es alguien que se opone a que las mujeres voten. Casi es un personaje salido de The Handmaid’s Tale. Y que demuestra que cuando hay dinero de por medio, todo es posible, tal como explica el director del documental, Brian Knappenberger:

“La película trata de la amenaza inmediata de millonarios que pueden cerrar o silenciar las voces críticas, pero no hay duda de que hay una pregunta de muy amplia de lo que es la verdad. ¿Qué es lo verdaderamente real? Estoy interesado en las formas en que los individuos poderosos y ricos pueden poner un pulgar invisible en las escalas de la opinión pública de maneras que no son fácilmente evidentes. Es muy difícil llegar a lo que es real, hay desinformación intencional que se está alimentando en la esfera pública con el fin de confundir las cosas. Esta película es un ejemplo que demuestran que se necesita información, transparencia y buen periodismo sólido para tener una democracia funcional”.

El poder versus la verdad

El documental es una narración retorcida que a veces cuesta creer que esté inspirado en un caso real: hace una exposición fascinante sobre los millonarios de Norteamérica y a los esfuerzos que están dispuestos a hacer para silenciar a quienes los desafían. Knappenberger incluso le dedica algunos minutos a Trump, así como su rechazo absoluto de quienes desafían sus creencias y la aparición de este mundo “post-verdad”, en donde los poderosos buscan desprestigiar a sus oponentes con una campaña coordinada de desinformación y engaño, que suena demasiado familiar en estos días:

“En el documental hablamos con Jay Rosen, un profesor de la Universidad de Nueva York, quien dice que algunos ricos creen que son más poderosos que la verdad. Ellos creen que son más poderosos que la realidad. Eso es lo que estamos viendo con Peter Thiel y Donald Trump. Creo que uno ha influido en el otro. Los millonarios han sido dueños de medios por mucho tiempo, pero lo que es increíble es esta nueva ola que están comprando diarios en secreto. Eso es inaceptable, porque si no puedes saber cuál es el punto de vista del periódico, no sabes qué es lo que motiva su cobertura ni las noticias que están reportando”.

Según The Atlantic, uno de los momentos más memorable en Nobody Speak es la primera escena, cuando el ex editor de Gawker, A.J. Daulerio, explica a la cámara que su cuenta bancaria personal ha sido bloqueada por no contar con $USD 230 millones. Es un momento que el director Brian Knappenberger utiliza para transmitir la escala del desequilibrio entre una prensa empobrecida y un ejército de millonarios sombríos con bolsillos sin fondo, y el deseo de amordazar a los medios de comunicación. Con este documental, ahora cualquier parecido con la realidad será más que una coincidencia.

Nobody Speak: Hulk Hogan, Gawker y Trials of Free Press ya se encuentra disponible en Netflix. Los dejamos con su trailer a continuación:

Despues de leer, ¿qué te pareció?