Espera un poco!

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

No vale si no son para ti

Parte del grupo de universitarias chilenas que protestaban el día de ayer. Imagen: Publímetro
Words Catalina Garcia

Te encanta mirar mujeres desnudas. De seguro abriste la noticia de Radio Bio-Bío sobre la filtración de fotos íntimas de Karen Paola esperando encontrar un par de pechugas de un rostro de TV. Si la foto no estaba ahí, la buscaste en Google. Le deseas feliz cumpleaños a tus amigos enviándoles imágenes de mujeres en topless. Compartes cuánto video erótico aparece en Facebook y, por supuesto, visitas con frecuencia algún sitio de pornografía. Definitivamente te encanta, ¿no?

Pero hay tetas y tetas. Unas te calientan, otras te enojan. Algunas son placenteras y otras te violentan. Con unas te masturbas, con las otras te enajenas. Tienen la misma figura, se asemejan entre ellas; casi no hay diferencia. Aún así, para ti no son iguales. Por supuesto que no.


La marcha del día miércoles que convocó a más de 150 mil personas por una educación no sexista, pasó al debate nacional no por su objetivo; sino más bien por la imagen de un grupo de mujeres mostrando sus pechos bajo su propia voluntad.

Los comentarios no cesaron: “Innecesarias, ordinarias y violentas”. Tal vez se dijo un poco más. Tanto hombres como mujeres abusaron de internet para criticar a este grupo de manifestantes. El abogado y ex candidato presidencial Tomás Jocelyn-Holt, incluso usó su cuenta de Twitter para contrastar el actual movimiento feminista y la revolución francesa de acuerdo a los senos de sus protagonistas. Y eso es sólo una pequeña muestra de lo que las redes sociales han ido albergando. Hay miles y miles de comentarios misóginos y de alto contenido machista deambulando por las redes sociales, bajo una multiplicidad de formatos.

Y, ¿cuál es el verdadero conflicto? No es una imagen desconocida. Pechos hemos visto por montón. En el cine, en las revistas y en cuanto medio de comunicación exista. Pero siempre bajo esa mirada complaciente y sexualizada. Se cree que si una mujer exhibe sus senos es para la satisfacción y consumo de un hombre. Afuera queda la lactancia, el autoconocimiento y cuidado del cuerpo. Tu desnudez es sólo válida en nombre del erotismo patriarcal; es decir, para entretención y goce de alguien más.

Entonces lo que violenta no es un torso descubierto. Lo que disgusta, indigna y descoloca es que no sean para ti. Que su exposición sea de protesta: que los senos cuelguen y alardeen ser de propiedad femenina. Molesta que no sean esos turgentes y simétricos que a ti te gustan. No es la exposición pública y a la luz del día de esa parte del cuerpo que suele ir acompañada de píxeles o franjas negras de parental advisory, lo que conflictúa es su exhibición en representación de la libertad de acción que debe y debiese tener una mujer sobre su cuerpo.

El problema no son las tetas, eres tú. No vale si no puedes tocar ni mirar con los mismos propósitos de siempre. De un día a otro comenzaste a odiar lo mismo que tanto disfrutas, eso que almacenas de vez en cuando dentro de tu galería de fotos. Realmente, ¿Sigues creyendo que son ellas?

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 17
    Me gustó
  • 5
    Me prendió
  • 56
    Lo amé
  • 3
    Me deprime
  • 9
    WTF!
  • 2
    Me confunde
Canvas

MOR.BO × Lin Zhipeng

CLP $6.000

¿Podrías estar sufriendo de anorexia sexual sin saberlo? Los adictos al sexo se “sobrealimentan” a través de la promiscuidad o el comportamiento de alto riesgo, los anoréxicos sexuales se “mueren de hambre”, negándose a sí mismos el placer de las relaciones, las citas, el amor y una conexión genuina con los demás. More